Por Agencia AFP, Gestión, 30 de agosto del 2020.

El grupo agroquímico alemán Bayer admitió que varios “obstáculos” le impedían cerrar los miles de litigios sobre el glifosato en Estados Unidos, después de que un juez estadounidense manifestara nuevas reservas sobre el acuerdo propuesto.

El gigante alemán había anunciado a finales de junio un acuerdo de entre US$ 10,000 millones y US$ 11,000 millones para solucionar más de 125,000 demandas solamente en Estados Unidos, en particular relacionadas con Round’Up, herbicida a base de glifosato que es comercializado por su subsidiaria Monsanto.

Pero un juez de distrito de California, Vince Chhabria, expresó importantes reservas sobre su validez, lo que obligó a Bayer a dar marcha atrás sobre una parte del acuerdo con implicaciones en futuros casos.

La propuesta del grupo de crear un comité científico independiente, que decidiría en lugar de jueces y jurados en futuros juicios, no convenció.

El jueves, el juez Chhabria reiteró estas reservas y declaró en una vista pública sobre el caso que sospechaba que Bayer “manipulaba” el acuerdo desde junio, según la agencia Bloomberg.

El magistrado dio 30 días a todas las partes implicadas para volver a negociar el contenido del acuerdo. En caso contrario, dejaría que se acumulen más posibles denuncias.

“Suelen haber obstáculos en el camino para resolver un proceso de esta envergadura, pero estamos convencidos de que se concluirá y se implementará una resolución completa”, indicó Bayer en un comunicado.

Un dispositivo completo incluiría el proceso judicial actual sobre el Roundup y una solución para posibles denuncias futuras, según la estrategia que busca Bayer.

Tras la compra de su rival Monsanto en el 2018 por US$ 63,000 millones, el grupo alemán ha enfrentado miles de demandas en todo el mundo vinculadas a supuestos riesgos de cáncer a causa de la utilización de herbicidas Monsanto, como el Roundup.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.