Por Basta de Venenos, Biodiversidad LA, 23 de noviembre de 2021.

Desde 1996 en la Argentina tenemos un modelo agroindustrial basado en cultivos transgénicos dependientes de agrotóxicos. Estos son insumos que se utilizan a gran escala como parte de un paquete tecnológico.

El más usado es el herbicida glifosato. Numerosas denuncias de poblaciones afectadas y cientos de investigaciones científicas han demostrado que estas sustancias son tóxicas y destruyen la biodiversidad.

Producen cáncer, abortos, malformaciones y muchas otras enfermedades. A 25 años de la expansión de este modelo, en la Argentina tenemos la tasa de aplicación por persona MÁS ALTA del mundo,12 litros por persona por año.

Se detectó la presencia de glifosato y otros agrotóxicos en la orina, en la sangre y en la leche materna, incluso en personas que viven en ciudades alejadas de los lugares de aplicación.

Los agrotóxicos están en el aire que respiramos, en el agua que bebemos, en los alimentos que comemos. ¿Cómo no van a estar en nuestros cuerpos?

Nuestro cuerpo es nuestro territorio y lo queremos libre de agrotóxicos.
Otro modelo es posible.

Fuente: Basta de Venenos

Photo by Arjun MJ on Unsplash

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.