Por Angélica Enciso L., La Jornada, 3 de enero de 2018

Para 2030 se estima que en el país habrá 137 millones de personas, para las que se tiene que asegurar la provisión de servicios ecosistémicos que garanticen el derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar. Hacia ese objetivo se orienta la Estrategia Nacional sobre Biodiversidad de México (Enbiomex) y el Plan de Acción 2016-2030, elaborados por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

La biodiversidad considera la variedad genética de organismos, especies y la interacción que se da entre ellas para conformar comunidades biológicas o ecosistemas. Éstos generan servicios que son indispensables para los seres vivos.

México está entre los 17 países megadiversos que albergan entre 60 y 70 por ciento de la diversidad biológica del planeta, además de que es centro de origen de domesticación de al menos 100 especies cultivables como maíz, calabazas, frijol, aguacate, nopal, vainilla y cacao, detalla el documento.

La Enbiomex plantea los elementos para conservar, restaurar y manejar sustentablemente los recursos naturales con la misión de establecer las bases para impulsar, orientar, coordinar y armonizar los esfuerzos de gobierno y sociedad para la conservación, el uso sustentable y el reparto justo y equitativo de los beneficios derivados del uso de los componentes de la diversidad biológica y su integración en las prioridades sectoriales del país.

El objetivo estratégico es que para 2030 se incremente el conocimiento y la valoración de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos, impulsando la investigación científica interdisciplinaria, rescatando e integrando los conocimientos tradicionales e involucrando a la sociedad, con el fin de contribuir a una cultura de aprecio de la biodiversidad, al desarrollo sustentable del país y a la toma de decisiones fundamentadas para garantizar su conservación, recuperación y uso sustentable, ante el cambio global.

Por otro lado, entre los retos que enfrenta la diversidad biológica, está la secuencia genética de las especies, lo que significa que una variedad, por ejemplo, de maíz criollo, de una planta comestible o de cualquier especie se puede poner en Internet, algún laboratorio puede tomarla y reproducirla. Esto aún no esta regulado y hay información digital sobre millones de secuencias genéticas de especies en todo el mundo.

FuenteLa Jornada
COMPARTIR
ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.