Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 24 de noviembre del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • El concepto de apelar al miedo está basado en que, para implementar una medida de salud pública, es importante resaltar primero una amenaza. Y, para que funcione, la amenaza debe ser personal, para que las personas teman por su seguridad
  • Por tanto, las personas tienen la motivación necesaria para cooperar con el plan por completo. Ejemplos de esto durante la pandemia incluyen: no salir de casa, usar tapabocas, mantener una distancia de dos metros (seis pies), cerrar ciertos negocios y mantener las escuelas cerradas. En el futuro, existe la posibilidad de que las vacunas sean obligatorias para que podamos reanudar nuestra vida con normalidad
  • Al añadir confusión, una persona puede pasar del miedo a la ansiedad, que es un estado de confusión en el que ya no es posible pensar de manera lógica. Es más sencillo manipular a las personas de esta manera
  • Cuando el miedo y la ansiedad son tan grandes finalmente aparece la desesperación, momento en el que las personas están dispuestas a hacer cualquier cosa para obtener alivio

El Dr. Peter Breggin, ha escrito más de una docena de libros sobre psiquiatría y la industria farmacéutica. Con frecuencia se le conoce como “la conciencia de la psiquiatría” porque ha podido reformar la psiquiatría, al erradicar una de las prácticas más dañinas, como las lobotomías y otras psicocirugías experimentales.

El año pasado, se enfocó en el COVID-19 y el miedo que lo rodea, que es el tema de esta entrevista. También comenzó a investigar la historia del Dr. Anthony Fauci, quien ha sido el representante del Grupo de Trabajo sobre el Coronavirus de la Casa Blanca, donde aprendió más de lo que esperaba en el proceso.

“Solo se veía como un caballero amable, hasta que comencé a escuchar lo que decía e investigue lo que estaba haciendo”, dice Breggin. “A principios de abril, [mi esposa] Ginger me trajo este artículo científico y me dijo: “Esto parece imposible, es falso o algo”.

Fue un artículo de 2015 de un gran equipo de Carolina del Norte [dirigido por] el Dr. Jonathan Berek. Él es el autor final y el encargado de todo, aunque el autor principal es Vineet D. Menachery. Este artículo habla sobre la creación de un coronavirus que sería un nuevo agente epidémico. Es todo de lo que hablan. De hecho, crearon un coronavirus del SARS.

Es un virus que infecta los pulmones que proviene de los murciélagos, y descubrieron que infecta el epitelio pulmonar humano. El cual se les administra a los ratones, mientras que los ratones más viejos y los que padecen problemas de salud se enferman.

Suena [como] el precursor del SARS-CoV-2. Incluso intentaron crear una vacuna y no lo lograron. Y estoy pensando, “Dios mío, ¿qué está pasando aquí?” Y luego observo a todos sus autores. Existen [dos] hombres de China y se consideran como miembros del Instituto de Virología de Wuhan.

Y luego observo que China lo financia. Y Fauci lo financia desde el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos. Y pienso que: “les estamos otorgando un arma biomédica’. [Los dos autores chinos] son muy importantes en esto, que en esencia es un laboratorio militar. El Instituto de Wuhan, tiene todo que ver con la milicia en China”.

¿Cuál es el papel de Anthony Fauci en esto?

Breggin afirma que pudo compartir la información con una persona cercana al presidente Trump, y tres días después, el presidente canceló su colaboración entre Estados Unidos y China que estaba trabajando en la investigación de ganancia de función del coronavirus.

Sin embargo, Fauci se apoderó de los esfuerzos de investigación de los Estados Unidos y en octubre de 2020 otorgó fondos adicionales. Es probable que parte de dicho financiamiento terminará en China, explica Breggin, a través de EcoHealth Alliance, que durante años ha subcontratado el trabajo de investigación al Instituto de Wuhan. Fauci también otorgo financiamiento adicional a la Universidad de Texas. Breggin explica lo siguiente:

“En Galveston, existe un laboratorio de bioseguridad de nivel 4 que puede trabajar con los virus más peligrosos. Entonces, decidí investigar esto. No es tan difícil, es posible hacerlo al utilizar algunos motores de búsqueda como DuckDuckGo. Busqué “China” y “el Instituto Galveston”, y obtuve un comunicado de prensa, donde alardeaban de sus relaciones con el Instituto Wuhan sobre la creación del virus.

Entonces, no es de extrañar que estén involucrados. Comencé a investigar más y encontré una carta del departamento de educación a la Universidad de Texas, en la que dice que no se han concretado las conexiones con China y el Partido Comunista (PCCh), y en particular del instituto en Galveston.

Entonces, me encuentro con esta red de conexiones con China. Los mencionan a todos. También tenemos un blog sobre eso ahora. Y me di cuenta de que nada detiene a Fauci. Absolutamente nada. Va a continuar con esto y Fauci sabía que el Instituto Wuhan no era seguro”.

Breggin profundiza en algunos de los antecedentes que ayudan a explicar lo que ha estado sucediendo. En 2014, el presidente Obama solicitó suspender la investigación de ganancia de función [que aumenta la virulencia de los virus inofensivos] en los Estados Unidos.

Sin embargo, no mencionó las colaboraciones con el Partido Comunista Chino (PCCh). Para evitar la suspensión de Obama, Fauci subcontrató al Instituto de Wuhan para llevar a cabo la investigación. Al parecer Fauci es importante para la toma de control de los tecnócratas.

La tecnocracia es un sistema económico en el que el mundo está gobernado por tecnócratas, que son un conglomerado de élites, científicos y técnicos con mucho dinero cuyo objetivo es gobernar a la población mundial, así como asignar los recursos mediante el uso de tecnología.

El miedo es la herramienta de la tiranía

A Breggin se le solicitó que fuera el experto médico para finalizar al edicto de emergencia del gobernador de Ohio. En su informe médico, Breggin explicó por qué el aislamiento no funciona, así como los daños que causa en la población.

Esta demanda también ha provocado otros proyectos en los Estados Unidos que puede encontrar en el sitio web Breggin.com. Es importante reconocer que el miedo es la herramienta principal que permite a los líderes locales y estatales implementar mandatos inconstitucionales como el uso de tapabocas, cierres comerciales y medidas extremas de permanecer en casa.

Las personas no estarán de acuerdo con dichas medidas, salvo que estén aterrorizadas. Este es un hecho bien conocido y, como señaló Breggin, existe toda una investigación sobre cómo infundir el miedo en las personas, lo que se conoce como “apelar al miedo”.

“Qué nombre tan extraño: apelar al miedo. Es un eufemismo para asustar a las personas. Así es como los “atraemos”. Y es un [campo de investigación] muy antiguo.

El artículo que [Ginger y yo] estudiamos tuvo varios enfoques lógicos. Decía que no solo es necesario crear algo o tener algo que cause miedo para que se impongan medidas de salud pública, sino que es necesario hacerlo personal para que tengan miedo.

Entonces es importante generar algo inmediato para que comiencen a cooperar con los planes. Existen muchos ejemplos. Lo que quieren que hagamos es: No salir de casa; utilizar tapabocas; mantener la distancia a 6 pies; cerrar los negocios no llevar a los niños a la escuela y así sucesivamente.

Eso me llevó a examinar todo lo relacionado a la salud pública. Y por desgracia, la salud pública es un modelo totalitario. No plantea los daños colaterales o cuestiones de la Declaración de Derechos, la constitución, la libertad, el derecho a que las personas mueran con dignidad, así como la tradición de que las personas y sus propias comunidades tomen decisiones.

No existe tal concepto. Comienza con el supuesto de que lo que piensan los funcionarios de salud es verdad y debe aplicarse sin importar el contexto. Y esto se observa con el globalismo.

No importa si trabaja en África o en la China comunista, Vietnam del Norte o Estados Unidos, estos son los principios y se trata de política por encima de todo. Es bastante asombroso. Entonces, [la salud pública] se convirtió en algo muy utilizable por el totalitarismo.

En la cima hay personas y organizaciones muy ricas y poderosas. Lo veo como una especie de grupo cooperativo pero competitivo que recibió a la China comunista, lo que demuestra lo poco que estas personas, como Fauci, el Banco Mundial y nuestros gobiernos, se preocupan por cualquier cosa que no sea la riqueza y el poder.

Una vez que invitaron a la China comunista a esto, China se convirtió en un gran jugador junto con estos depredadores y se solaparon. Hasta que llegó Trump, ninguna persona importante dijo: ‘No, no, vamos a volver a [cómo era] antes’”.

La psicología de la impotencia aprendida

El miedo es sin duda una de las emociones más poderosas para las personas, así como la intervención más poderosa capaz de controlar a toda una población. Es cierto que es difícil ignorar que se ha utilizado el miedo para controlar a las masas durante la pandemia del COVID-19.

Los gobiernos ahora tienen acceso a tecnologías muy sofisticadas, incluyendo la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, que se está utilizando para impulsar el miedo. El objetivo final es llevarnos a un estado de impotencia, para que puedan “rescatarnos”. Durante décadas, Breggin ha estudiado la impotencia aprendida y cómo remediarla.

“Cuando nacemos, estamos indefensos. Todo lo que podemos hacer es llorar, movernos, y expresar sufrimiento. Pero no tenemos la capacidad de tomar el control del entorno más que atraer a nuestros cuidadores para que nos abracen o busquen lo que nos molesta.

Y ese sigue siendo un aspecto de la humanidad que nunca nos deja. En algún momento, todos podemos volver a sentirnos impotentes. Y cuando es así, volvemos a ser como un bebé. Sentimos que tenemos que ser salvados por otras personas, drogas, alcohol, religiones autoritarias y líderes de todo tipo”.

Del miedo a la ansiedad hasta la desesperación

Como explicó Breggin, la confusión crea ansiedad, que es un estado en el que ya no es posible pensar de manera lógica. Una de las características de un ataque de pánico o ansiedad es la incapacidad de pensar. Permaneces indefenso y confundido. Con el tiempo, llega la desesperación y es cuando las personas están dispuestas a hacer casi cualquier cosa.

“Así que esto, es una red de miedo”, explica Breggin. “Se trata de asustarnos, confundirnos, dejarnos indefensos. Hace poco escribí un capítulo que puedo incluir en el libro sobre mis 85 años de enfrentar el miedo, porque viví la Segunda Guerra Mundial. Bajaba a la playa cuando tenía 4 o 5 años y encontraba restos de las balsas salvavidas de nuestros marineros que se hundían justo a la orilla.

Teníamos miedo de las bombas conocidas como ‘blockbusters’, mientras nos escondíamos debajo de las mesas y lo que pudiéramos encontrar en la escuela. Pasé por la terrible epidemia de la polio. Mi amigo más cercano murió de polio dos días después de que yo la padeciera. Conozco el miedo, las epidemias, la guerra de Vietnam y el 11 de septiembre.

Y nunca había visto que los lideras promovieran el miedo, hasta que llego Fauci. No podía creerlo cuando encontraron un comentario realizado en privado por Trump que quería tranquilizar a las personas. La supuesta maldad era no querer asustar a las personas.

Eso es lo que hizo Roosevelt, así como todas las personas en los grandes momentos de crisis: Han dicho ‘No hay que tener miedo’, porque todos sabemos que un país que no tiene miedo y no detiene su vida normal, es el país más fuerte.

Ese es un principio real, el cual se rige con que funcionamos mejor cuando llevamos una vida normal, y pensamos que hay que luchar por la libertad”.

La biología del miedo

Entonces, ¿qué sucede en el cuerpo con el miedo? Es importante destacar que “confunde nuestro cerebro”, dice Breggin. La buena noticia es que todas las personas tienen el poder de controlar su mente y calmarse. La mala noticia es que nadie cree que puede controlar su mente.

La ansiedad nos abruma, nos vuelve ineptos, nos hace querer que alguna persona lo solucione. Pero, lo que necesitamos es una persona que diga que no hay nada que temer, que la ansiedad no nos matará; [una persona que] nos calme y diga que todo va a estar bien.

Sin embargo, recibimos el mensaje opuesto de Biden y Fauci, ya que la industria farmacéutica y la clase alta necesitan este miedo para crear una fortuna con todos sus medicamentos y vacunas”.

Los antídotos para la corrupción son la razón, el amor y la libertad

Comprender la profundidad de esto fue parte de por qué Breggin y su esposa, Ginger, decidieron emprender este nuevo campo de investigación.

“Sabíamos que teníamos la experiencia científica y en investigación. Y existen tantos libros y artículos publicados que no creo que ninguna persona pueda dudar de que soy investigador y científico”, explica.

“Fue increíble ver el grado de corrupción. De hecho, me imaginaba parado frente a Dios, explicando por qué no hice nada. Eso no funcionó muy bien. Creo que el mejor antídoto para enfrentar toda esta corrupción es saber que este mundo siempre ha sido un lugar corrupto.

Por lo tanto, debemos aprender a mantener intacto nuestro libre albedrío para amar. Necesitamos razón y amor. Podemos razonar, amar y respetar la libertad de otras personas. Esas son mis tres palabras clave en la vida: Razón, amor y libertad. La razón es la manera de superar la impotencia”.

¿Qué está en riesgo?

Educar y apoyar a otros son las estrategias que pueden resultar beneficiosas. Investigue toda esta información y comparta lo aprendido con las demás personas. La forma de salir de esto es estar al servicio de las demás personas. Como señaló Breggin:

“Necesitamos vernos a nosotros mismos como un ejemplo de éxito frente a todo esto, y difundirlo tan lejos como podamos, ya que no nos prometieron una vida fácil.

No hay ningún lugar que prometa una vida fácil. La vida es difícil. En este momento, creo que lo más importante no es el virus, sino salvar la libertad en Estados Unidos.

Algo que me gustaría decirles a los progresistas (durante una buena parte de mi vida fui uno de ellos), es que la mayoría son idealistas a quienes les gustaría ver cómo mejora la humanidad. Pero eso no es lo que está pasando en el mundo ahora.

No se trata de ser conservador o progresista. Nos enfrentamos a depredadores internacionales que están muy felices de trabajar con Irán, Corea del Norte, Vietnam del Norte o China. Solo están interesados en la riqueza y el poder. No tienen un compromiso real y profundo con el progresismo o capitalismo. Y no tienen el menor interés en la libertad. Bill Gates no es un ejemplo de esto.

Esto tiene que quedar claro. Estas personas no están a favor de la libertad. Todo este movimiento internacional es provocado por la riqueza y el poder. Han alcanzado las cimas del poder, que siempre están corrompiendo.

Bill Gates tiene tres personas en su consejo de administración (él mismo, su esposa y Warren Buffett), que son las personas número 2 y 4 más ricas del mundo. Este poder va más allá de la imaginación. No buscan nada más que el poder y la riqueza. La riqueza es una forma de [poder] y están usando tecnócratas para hacer esto”.

Información adicional

Estoy de acuerdo con Breggin en que lo más importante en este momento es reconocer que nos enfrentamos a un desafío grave para nuestra sociedad, cultura, el cual debe enfrentarse de frente. Necesitamos ayudar a nuestros semejantes con conocimiento, lo cual no se menciona en los medios de comunicación convencionales.

De hecho, los principales medios de comunicación son una parte importante del problema, porque se están utilizando como una herramienta para lograr sus objetivos. Por ello, es importante buscar otros canales de información, la mayoría de los cuales son cada vez más censurados y difíciles de encontrar.

Para estar al tanto de las investigaciones de Breggin, es importante suscribirse a las alertas de su sitio web, breggin.com. También cuenta con un programa de radio y televisión (en inglés) que se transmite una vez a la semana. En su sitio web, también encontrará enlaces sobre el informe de las relaciones entre el PCCh y Fauci, titulado “Dr. Fauci’s COVID-19 Treachery,” y el informe legal, “COVID-19 & Public Health Totalitarianism: Untoward Effects on Individuals, Institutions and Society” (ambos disponible solo en inglés).

Además, consulte el canal de YouTube del Dr. Breggin, el cual ofrece muchos videos sobre el COVID-19 (disponibles solo en inglés), incluyendo el video “US and China Collaborated to Make a Deadly Virus” que tiene más de 56 000 visualizaciones.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.