Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 11 de junio del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • En una publicación del 30 de abril de 2020 en GatesNotes, el blog de Bill Gates, afirma que considera que “la vacuna se convertirá en parte del programa de vacunación para los recién nacidos”
  • Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan someter a los recién nacidos a dos pruebas para el COVID-19 en 48 horas y separarlos de sus madres si se confirma o se sospecha la existencia de SARS-CoV-2
  • Al 2 de abril de 2020, solo se informaron tres muertes pediátricas por COVID-19 en los Estados Unidos
  • Se ha demostrado que la separación temprana causa problemas emocionales y neurobiológicos hasta la edad adulta
  • Han comenzado los ensayos en humanos para algunas vacunas diferentes. En el ensayo de Moderna, una de las personas desarrolló fiebre “de más de 103 grados” Fahrenheit, se desmayó y se sintió “más enfermo que nunca” después de su segunda dosis

La Fundación Bill y Melinda Gates es el mayor financiador de vacunas en el mundo y, según Gates, su esfuerzo por encontrar la vacuna “eclipsa cualquier cosa en la que hayamos trabajado antes”. De hecho, las iniciativas y la inversión de Gates para la vacunación obligatoria contra el COVID-19, no tiene precedentes.

En una publicación del 30 de abril de 2020 en su blog GatesNotes, Bill Gates declara que “que la vacuna se convertirá en parte del programa de vacunación de los recién nacidos”. Es decir, se les administrará una nueva vacuna que altere su ADN y ARN, lo que convertirá su cuerpo en una fábrica productora de antígenos, si se sale con la suya.

¿Qué podría salir mal? Si la historia nos ha enseñado algo, sabemos que casi cualquier cosa podría o saldrá mal si los CDC exigen la vacuna de ARNm COVID-19 para los recién nacidos.

Al considerar que la gran mayoría de las muertes por COVID-19 ocurren en las personas mayores, ¿por qué los bebés, necesitarían una vacuna para combatir el COVID-19, si son el grupo menos vulnerable? No hay ninguna evidencia que sugiera que vacunar a los bebés evite que propaguen el virus, o que desarrollen inmunidad de por vida.

Recién nacidos separados de madres infectadas

Más allá de noticias absurdas, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos recomiendan someter a los recién nacidos a dos pruebas para el COVID-19 y separarlos de sus madres si se confirma o se sospecha la existencia de SARS-CoV-2 Según lo informado por CBSN Pittsburgh el 26 de mayo de 2020:

“‘La recomendación es examinar a los bebes 24 horas después de su nacimiento. Si la prueba es negativa, recomiendan una segunda prueba a las 48 horas’, explica el Dr. Paul Weinbaum, un obstetra de Allegheny Health Network. Y es necesario separar a estos bebés.

‘El bebé debe separarse de otros bebés y de su madre si es posible’, explicó. Si las pruebas son negativas, la separación termina. Pero, ¿qué sucede si un bebé obtiene un resultado positivo? ‘No recomiendan mantener a estos bebés en el hospital’, explica el Dr. Weinbaum”.

La separación temprana puede tener efectos psicológicos duraderos

Es innecesario, cruel e insensato separar a los recién nacidos de sus madres por SARS-CoV-2 (en especial si solo es una “sospecha”), sobre todo que solo se han reportado 3 muertes en los Estados Unidos por supuestas enfermedades de COVID-19, y se ha comprobado que tal separación causa problemas emocionales y neurobiológicos hasta la edad adulta.

Como se indicó en un artículo de 2018 en Psychological Science:

“La relación de apego entre una madre y su hijo se forma en el útero, donde se ha encontrado que los fetos desarrollan respuestas preferenciales a los olores y sonidos maternos que persisten después del nacimiento.

Estos procesos de aprendizaje continúan durante la etapa de desarrollo del recién nacido, en la que los niños comienzan a reconocer los rostros y las voces de sus madres.

A partir de este momento, la separación temprana puede dar lugar a una serie de reacciones emocionales traumáticas durante las cuales el niño se involucra en un período ansioso de búsqueda activa, seguido de un período de menor respuesta conductual.

En un estudio en ratas, [el director del Instituto Sackler de Psicología del Desarrollo, Myron] Hofer descubrió que este comportamiento fue causado por la pérdida de calor que el niño recibe a través del contacto corporal, los nutrientes y otras interacciones fisiológicas con su madre.

La investigación sugiere que la separación temprana en la vida de un niño puede tener una serie de consecuencias fisiológicas y conductuales que podrían contribuir a un patrón complejo y cambiante de vulnerabilidad a lo largo de la vida.”

Tales hallazgos no son nuevos. Según un estudio del 2011 publicado en Biological Psychiatry, la evidencia demuestra que “separar a un bebé de su madre le genera mucho estrés al bebé”. Según lo informado por el sitio web Science Daily:

“Los investigadores midieron la variabilidad de la frecuencia cardíaca en los bebés de 2 días de nacidos durante el contacto físico con la madre y solos en una cuna al lado de su madre. La actividad neonatal fue 176 % mayor y el sueño tranquilo 86 % menor durante la separación en comparación con el contacto físico.

El Dr. John Krystal, editor de Biological Psychiatry, comentó lo siguiente sobre los hallazgos del estudio: ‘Este artículo destaca el impacto que tiene la separación materna en los bebés. Sabíamos que esto era estresante, pero el estudio sugiere que este es un factor importante para el bebé”.

Aunque el estudio del 2011 afirmó ser uno de los primeros en evidenciar que la separación causa un estrés innecesario, desde entonces se han publicado otros estudios que demuestran lo mismo.

Los ejemplos incluyen otro estudio del 2011, que encontró que “la separación durante una semana o más en los primeros dos años de vida se relacionó con niveles más altos de negatividad infantil (a los 3 años) y agresión (a los 3 y 5 años)”, y que “los efectos de la separación en la agresividad son tempranos y persistentes”.

Del mismo modo, un estudio del 2012 que analizó la “cercanía física y emocional entre el recién nacido prematuro y los padres en la unidad de cuidados intensivos neonatales”, encontró que la cercanía física y emocional es “importante para el bienestar físico, emocional y social tanto del bebé como de la madre”, y que esa cercanía es una parte importante del desarrollo saludable del cerebro infantil.

Esta vacuna podría ser más riesgosa que la mayoría

La vacuna contra el COVID-19 es la más rápida jamás creada en la historia, y algunas compañías están omitiendo las pruebas de seguridad antes requeridas, como las pruebas en animales.

Ya comenzaron las pruebas en humanos a las pocas semanas de la llegada de la infección a los Estados Unidos. En el ensayo Moderna de una vacuna experimental, una de las personas desarrolló fiebre “de más de 103 grados” Fahrenheit, se desmayó y se sintió “más enfermo que nunca” después de su segunda dosis.

Moderna y varios otros fabricantes de vacunas están utilizando la tecnología de ARN mensajero (ARNm) para fabricar sus vacunas en lugar de virus vivos o inactivos en células animales. (Por otro lado, las vacunas GlaxoSmithKline y Sanofi COVID-19 se producirán en células de insecto con el peligroso aceite de escualeno). Como explicó The New York Times:

“El ARN mensajero lleva las instrucciones para que las células produzcan proteínas. Al inyectar un ARN mensajero, la vacuna podría decirles a las células cómo producir la proteína spike del coronavirus sin enfermar a una persona.

Debido a que el virus usa esta proteína para desbloquear y tomar el control de las células pulmonares, la vacuna podría capacitar al sistema inmunológico para producir anticuerpos y combatir una infección. Pero ninguna vacuna hecha con esta tecnología para otros virus ha llegado al mercado.”

Entonces, no solo lidiamos con un virus nuevo, cuya mecánica aún no se comprende por completo (algunos expertos ahora dicen que parece ser un virus genéticamente modificado que ataca la sangre más que los pulmones), también usan una nueva vacuna a base de ARN que nunca antes se había usado.

Como explico en mi artículo “¿Qué podría salir mal con una vacuna para el COVID-19 creada apresuradamente?“, los intentos anteriores de crear vacunas para el coronavirus han fallado debido a que los coronavirus desencadenan la producción de dos tipos diferentes de anticuerpos, uno que combate la enfermedad y otro que “fortalece el sistema inmunológico” que resulta en una enfermedad muy grave o la muerte cuando la persona se expone a un virus.

Basándose en las fallas históricas para combatir los coronavirus con una vacuna, este podría convertirse en uno de los mayores desastres de salud pública en la historia. Y ninguno de los involucrados enfrentaría ninguna consecuencia. Ya que todos se beneficiarán de ello.

La vacuna contra el COVID-19 alterará el ARN y el ADN

Barbara Loe Fisher, cofundadora y presidenta del Centro Nacional de Información Sobre Vacunas (NVIC, por sus siglas en inglés), ha hablado sobre estas vacunas y el impulso para que sean obligatorias para viajar, trabajar y para la vida social en general.

Fisher señala que las vacunas de ARNm que se están desarrollando para combatir el COVID-19 alteran el ARN y el ADN, lo cual es preocupante.

Como se mencionó anteriormente, la idea es que el cuerpo produzca antígenos, y si el sistema inmunológico es hipersensible, podría reaccionar de forma exagerada y causar problemas graves. Al considerar la cantidad de personas que tienen alergias y enfermedades autoinmunes, estas vacunas podrían tener efectos devastadores en muchas personas.

“Tratar de estimular respuestas inflamatorias en el cuerpo, podría ser perjudicial para las personas que no toleran la inflamación en el cuerpo y presentan una inflamación crónica, enfermedad y discapacidad”, explicó Fisher.

“Esto es lo que hacen las vacunas. Estimulan la inflamación en el cuerpo. Tienen que hacerlo para provocar una respuesta de anticuerpos, lo cual no es normal. Esta no es la manera en la que el cuerpo genera una respuesta inflamatoria a un microbio.

Han hecho las cosas al revés. Pero, ¿por qué no piensan de manera lógica? ¿Por qué las personas no investigan y ven lo que están tratando de hacer antes de tomar un producto farmacéutico o una vacuna? Esto es lo que no entiendo. Hemos renunciado a nuestro pensamiento crítico.

Creo que es necesario informarse y obtener datos precisos. En Mercola.com y nvic.org, investigamos la información. Hacemos referencia de toda nuestra información para ofrecer información precisa, y necesita compartir esa información con sus familiares, amigos, líderes comunitarios y legisladores, porque la única manera en la que podremos cambiar al gobierno es al elegir personas que apoyen nuestros valores y creencias”.

¿El estado podría tener algún poder sobre los bebés?

Un número cada vez mayor de padres cuestiona la práctica habitual de inyectar vitamina K1 a los recién nacidos, y algunos hospitales han comenzado a acosar e incluso a separar a los recién nacidos de sus padres, al considerar el rechazo de la vacuna como “negligencia médica”.

Aunque la vitamina K1 es necesaria para los recién nacidos, la inyección dolorosa y potencialmente tóxica no lo es. Es posible normalizar de forma segura el nivel de vitamina K1 de un bebé con gotas orales.

En su artículo de 1999, “Babies Don’t Feel Pain: A Century of Denial in Medicine”, David B. Chamberlain, Ph. D., psicólogo y cofundador de la Asociación de Psicología y Salud Pre y Perinatal, escribió lo siguiente:

“Cuanto antes experimente dolor un bebé, mayor será su potencial de daño. Debemos alertar a la comunidad médica sobre los riesgos psicológicos del dolor temprano y pedir que eliminen todo el dolor que involucrados durante el nacimiento”.

Un estudio de 2004 encontró que las experiencias tempranas de dolor o estrés tienen consecuencias adversas duraderas para los recién nacidos, incluyendo cambios en el sistema nervioso central y cambios en la capacidad de respuesta de los sistemas neuroendocrino e inmunológico en la madurez. Se publicaron hallazgos similares en 2008.

En 2019, varias familias de Illinois que experimentaron acoso e investigación por parte de la Division of Children and Families Services por rechazar la inyección de vitamina K presentaron una demanda colectiva contra los hospitales locales (Silver Cross Hospital, Advocate Christ Medical Center y University of Chicago Medical Center), la American Academy of Pediatrics DCFS y varios pediatras.

Es muy inquietante que médicos, enfermeras, trabajadores de DCFS y funcionarios de salud estén tratando de eludir los derechos de los padres para tomar decisiones por sus hijos.

Lo más probable es que la pelea sobre quién tiene el control sobre los hijos se intensifique una vez más cuando salga la vacuna contra el COVID-19 y se añada al programa de vacunación recomendado por el gobierno federal, que en la mayoría de los estados es obligatorio.

Antes de que la vacuna contra el COVID-19 sea obligatoria para todos los niños y los adultos, espero que todos se unan a la lucha por la libertad de elección.

Recomiendo que se registre en el Portal del Centro Nacional de Información Sobre Vacunas, que es una herramienta que puede usar para comunicarse con sus representantes. Este servicio supervisa la legislación estatal relacionada con las vacunas en todo el país y le envían una alerta sobre el avance de las leyes propuestas.

El NVIC también brinda puntos de conversación basados en hechos, los cuales puede compartir con sus legisladores para educarlos sobre la necesidad de proteger el derecho legal de tomar decisiones voluntarias sobre las vacunas, tanto en lo adultos como en los niños.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.