Por Ecoosfera, 09 de mayo del 2020.

La naturaleza es, por esencia, magnánima, y como seres que disfrutan de sus beneficios nos toca devolver ese cuidado. Las plantas de interiores comparten sus bondades sin límites y, por ende, necesitan de tiempo para sanar y ofrecer mucho más a sus anfitriones humanos.

No es ninguna incógnita que, más allá de una hermosa decoración, las plantas brindan beneficios útiles como aumentar los niveles de oxígeno, evitar alergias, limpiar el aire, impulsar el ánimo, aliviar el estrés y más.

Incluso, las plantas ya son parte de un tratamiento médico. El centro de Hulme en el Reino Unido lanzó la Práctica Médica de Cornbrook, un sistema que permite a los pacientes cuidar de una planta a cambio de disfrutar sus beneficios y, al mismo tiempo, promover la participación de las personas en el cuidado de la naturaleza.

Pero así como nosotros somos seres vivos dependientes de nuestro entorno, las plantas también necesitan de cuidados básicos para mantenerse saludables y llenas de vidaEllas también despiertan, bostezan, se estiran, se alimenta y crecen. Prácticamente podemos escucharlas, sentir su estado de ánimo u observar sus movimientos, sólo necesitamos abrir nuestros sentidos para percibirlo.

En la naturaleza las plantas trabajan distinto a las plantas de interiores, pues lo hacen de acuerdo con las estaciones y sus ciclos. Para asegurarnos de que nuestras plantas de casa vuelvan a crecer llenas de vigor, ellas necesitan nuestra ayuda.

Cómo cuidar tus plantas para que cuiden de ti

Límpialas

Durante el invierno el polvo se puede llegar a acumular en las hojas de tus plantas, lo cual puede atraer a las plagas e insectos. Con un trapo húmedo, quita el polvo de encima y aprovecha para evaluar la salud de las hojas.

Elimina los excesos

Algunas plantas suelen crecer bastante y con el paso de la temporada de invierno es posible que no todas las hojas hayan resistido. Si observas que las puntas se ven amarillentas o poco saludables no temas podarlas, el mantenimiento es indispensable para que crezcan aún más.

Replanta

Analiza la posibilidad de replantar alguna que otra planta que haya superado la maceta en la que estaba. La primavera es la mejor temporada para hacerlo; bríndales un lugar cómodo y seguro para que se desarrollen al máximo.

Encuentra el mejor sitio

El lugar donde coloques tu maceta también influye en su desarrollo. Asegúrate de que reciban la luz necesaria, aire y que sea un espacio que impulse su crecimiento. Si observas que al cambiarla de lugar se marchita, considera ubicarla en donde sí ha florecido o crecido.

Alimenta a tus plantas

El agua es vital, pero también puedes considerar suplementos o fertilizantes para evitar que se pongan amarillas o pierdan el ánimo en el invierno.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.