Por Andrea Becerril y Victor Ballinas, La Jornada, 26 de marzo del 2020.

El Senado remitió ayer al Poder Ejecutivo federal la Ley para el Fomento y Protección del Maíz Nativo, aprobada un día antes entre expresiones de júbilo de las senadoras Jesusa Rodríguez y Ana Lilia Rivera de Morena, autoras de la iniciativa encaminada a preservar ese alimento, que es también la esencia de nuestra cultura, frente a los intereses de poderosas corporaciones trasnacionales.

La iniciativa fue aprobada en el Senado en septiembre del año pasado, la Cámara de Diputados le hizo modificaciones, por lo que regresó al recinto de Reforma e Insurgentes, donde se avaló casi por unanimidad, con 79 votos a favor y tres abstenciones.

Hoy podemos decir con todo el pueblo que triunfó la causa, porque México se funda en esta planta, en ella crece y en ella se levanta, porque van juntos, porque son los mismo, México y maíz son unos solo, recalcó la senadora Jesusa Rodríguez.

Su compañera de bancada Ana Lilia Rivera expresó también en tribuna que quienes han luchado toda la vida en defensa del maíz, festejamos y estamos orgullosos, porque con esta nueva ley “le arrebatamos a intereses mezquinos y perversos la posibilidad de crear propiedad intelectual sobre las variedades vegetales del maíz, que son más de 2 millones, de 64 razas y de más de 7 mil años de evolución y domesticación.

En el dictamen, elaborado por las Comisiones de Agricultura, Ganadería y Pesca y de Estudios Legislativos, se señala que aceptaron los cambios formulados por la colegisladora, ya que “no modifican la naturaleza ni el espíritu de la iniciativa, que establece mecanismos institucionales para la protección y fomento del maíz nativo y en diversificación constante.

Los legisladores resaltan que los cambios de fondo a la minuta que realizaron los diputados “permiten dar total de claridad al proyecto. Se modifica en el artículo segundo de la ley a fin de establecer con mayor claridad la definición de maíz nativo para su mejor protección.

Las modificaciones a los artículos sexto y séptimo, sobre la integración del Consejo Nacional del Maíz Nativo (Conan), le permiten mayor funcionalidad para sus reuniones y toma de decisiones.

En el dictamen se precisa que la fracción quinta, que se adiciona al artículo noveno, es para impulsar la investigación y difusión del conocimiento de los maíces en todo lo relativo a su producción, consumo y demás manifestaciones culturales relacionados. Los cambios nos parecen no sólo sólidos, sino necesarios.

Casi al final de la sesión con la que cerró actividades el Senado, este martes –para cumplir con las medidas gubernamentales de prevención del Covid-19– se aprobó la minuta y desde tribuna la actriz, activista y senadora Jesusa Rodríguez expresó la trascendencia de esa reforma. Citó, de entrada, parte del poema Suave Patria, de Ramón López Velarde: Patria: tu superficie es el maíz, y se preguntó qué sería de nuestros pueblos sin ese alimento. Sería como amanecer sin sol, como paisaje sin distancia, como árbol sin raíz.

Continuó en ese tono poético: Sin maíz qué fuera de nosotros, qué fuera del pasado y del futuro, que fuera del presente, si no fuera el maíz nuestro sustento, nuestro amor. Nada seríamos ya, porque somos maíz, no somos otra cosa.

A su vez, la senadora Ana Lilia Rivera insistió en que es una batalla ganada “contra monopolios agroalimentarios poderosos, ambiciosos calumniadores, a quienes hoy se les acabó la posibilidad de hacerse del maíz. ¡Sin maíz no hay país y milpa tampoco!, concluyó.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.