Por Climaterra, Biodiversidad LA, 17 de octubre del 2019.

La crisis climática está provocando niveles alarmantes de hambre en el mundo, socavando la seguridad alimentaria en las regiones más vulnerables del mundo, según el índice mundial de hambre de este año.

El informe anual, una clasificación de 117 países que mide las tasas y tendencias del hambre, muestra los progresos realizados desde el año 2000, pero advierte que el mundo aún tiene un largo camino por recorrer para alcanzar la meta del hambre cero acordada por los líderes mundiales para 2030.

El informe se publica como una serie de reuniones del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial que se celebran en Roma en vísperas del Día Mundial de la Alimentación, el 16 de octubre. Los resultados muestran que los niveles de hambre son “graves” o “alarmantes” en 47 países y “extremadamente alarmantes” en uno: la República Centroafricana.

En Chad, Madagascar, Yemen y Zambia, las tasas se consideran “alarmantes”. Nueve países tienen peores resultados hoy que en el 2010: la República Centroafricana, Madagascar, Venezuela, Yemen, Jordania, Malasia, Mauritania, Líbano y Omán.

Faltan datos de varios países: Burundi, Comoras, Eritrea, Libia, Papua Nueva Guinea, República Democrática del Congo, Somalia, Sudán del Sur y Siria.

Los autores reconocen una disminución general de la pobreza en el mundo y un aumento de la financiación para la nutrición, pero sostienen que las medidas y los gastos actuales no permitirán alcanzar los objetivos mundiales de desarrollo sostenible ni las metas de la Asamblea Mundial de la Salud en materia de nutrición.

Dominic MacSorley, director general de Concern Worldwide, copatrocinador del informe junto con Welthungerhilfe, dijo que el progreso hacia el hambre cero para 2030 está ahora “bajo amenaza o se está invirtiendo”.

“Aproximadamente 45 países no lograrán alcanzar niveles bajos de hambre para 2030”, dijo. “Los conflictos, la desigualdad y los efectos del cambio climático han contribuido a la persistencia de altos niveles de hambre e inseguridad alimentaria en todo el mundo”.

El informe concluye que el número de personas subnutridas en todo el mundo está aumentando. El aumento ha sido mayor en los países de África que se encuentran al sur del Sáhara y están afectados por conflictos y sequías.

Los fenómenos meteorológicos extremos están poniendo en peligro la producción de alimentos y la seguridad alimentaria, y se espera que el riesgo aumente. Es probable que la producción de alimentos disminuya debido al aumento de las temperaturas, la escasez de agua, el aumento del CO2 y los fenómenos meteorológicos extremos. Los rendimientos del maíz y el trigo ya están disminuyendo.

Se estima que el sistema alimentario mundial contribuye con el 21-37% del total de las emisiones relacionadas con el hombre. La pérdida de alimentos después de la cosecha y antes de llegar al nivel de venta al por menor se estima en un 14% a nivel mundial, lo que significa que es probable que una proporción de la producción de alimentos exacerbe la emergencia climática sin siquiera contribuir a la seguridad alimentaria o a la nutrición. Se proyecta que los compromisos climáticos actuales provocarán un calentamiento de 3-4 grados para el año 2100, y el aumento de las presiones climáticas podría conducir a nuevos conflictos, según el informe.

Los autores concluyen que lo que se necesita es un cambio profundo hacia la sostenibilidad, con cambios en los valores y comportamientos y un equilibrio mundial de poder más justo.

En su prólogo, la ex presidenta de Irlanda, Mary Robinson, dijo: “Con el aumento del número de personas hambrientas de 785 millones en 2015 a 822 millones en 2018, ya no podemos permitirnos considerar que la agenda de 2030 y el acuerdo de París sobre el clima son voluntarios y una cuestión que cada Estado miembro debe decidir por sí mismo”. En cambio, pidió “la plena aplicación” de ambos para garantizar “un mundo habitable para nuestros hijos y nietos”.

“Esto requiere un cambio de mentalidad a nivel político mundial”, añadió.

En respuesta al informe, Lawrence Haddad, director ejecutivo de la Alianza Mundial para Mejorar la Nutrición, dijo que la mala calidad de las dietas es la causa principal de la desnutrición y también tiene un impacto crítico en las emisiones de gases de efecto invernadero y el uso de recursos naturales. También cree que los sistemas globales deben ser reformados, ya que los alimentos nutritivos simplemente están fuera del alcance de miles de millones de personas, ya sea porque no están disponibles o porque son demasiado caros.

“Para cambiar esto necesitamos transformar los sistemas alimentarios de los que dependen las personas de ingresos bajos y medios, y eso significa apoyar el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas alimentarias que ya producen y comercializan alimentos nutritivos”, dijo.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.