Por Infobae, Biodiversidad LA, 07 de octubre de 2021.

Hallazgos del Grupo de Investigación en Agroecología (GIAUN) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira, detectaron la presencia de transgénesis (combinación de material genético) en semillas y plantas del departamento, debido a la entrada del maíz transgénico OGM a Colombia; algo que representarían una amenaza para la biodiversidad de maíces criollos y el equilibrio de agroecosistemas campesinos.

Según la institución educativa, la evidencia se logró después de un trabajo que desde 2017, adelanta el GIAUN en un acompañamiento a la Red de Mercados Agroecológicos y Campesinos del Valle del Cauca (Redmac), con la que busca “contribuir al desarrollo de estrategias que multipliquen las semillas criollas de maíz como detectar la contaminación de semillas nativas por la liberación y siembra incontrolada de maíces genéticamente modificadas”.

“Con la entrada de maíces transgénicos y su propagación tan rápida en el territorio nacional, las semillas se están contaminando, lo cual provocaría una pérdida de la biodiversidad en el territorio colombiano”, afirmó la profesora Marina Sánchez de Prager, coordinadora del GIAUN.

Asimismo, la docente, el Grupo de Investigación en Recursos Fitogenéticos Neotropicales (Girfin) de la UNAL Sede Palmira y la ingeniera agrónoma Lady Díaz Velandia, también de la Institución, explicaron que en Latinoamérica existen cerca de 220 razas de maíz, 69 de ellas en México (centro de origen del cereal) y otras 34 en Colombia.

En ese sentido, la coordinadora Sánchez manifestó que las semillas transgénicas afectan las dinámicas de poblaciones de insectos como mariposas, abejas, avispas e incluso bacterias.

“En países como México ya declararon no aceptar más las siembras de transgénicos, pues desplazan los maíces criollos. En Colombia, la Cámara de Representantes tiene pendiente revisar la modificación del artículo 81 de la Constitución Política para prohibir el ingreso, la producción, comercialización y exportación de semillas transgénicas OGM”, recordó.

Método para detectar la transgénesis

El GIAUN evidenció después de un proceso conocido como Técnica de ensayo de flujo lateral (LFD) que, mediante esta prueba con tiras reactivas, es posible para los agricultores detectar la presencia de transgénesis en las plantas o semillas:

“Los LFD solo detectan si hay o no contaminación transgénica en las semillas o plantas, mediante tiras reactivas que rastrean proteínas transgénicas específicas. La primera detecta cuatro proteínas (Cry2Ab2, Cry3Bb1, Cry34Ab1, Cry1F) de la familia del gen CRY, y la segunda la proteína CP4-EPSPS del Roundup Ready (herbicida a base del glifosato)”.

UNAL también indicó que, el equipo investigador, conformado por docentes, agricultores y estudiantes, “inició los ensayos seleccionando las semillas de maíz a evaluar y el tejido foliar de plántulas con 12 días de desarrollo”. Este proceso fue difundido a través de una cartilla entregada a la comunidad y que recoge recomendaciones para detectar la transgénesis mediante la prueba LFD.

Aún así, la ingeniera Díaz agregó que “recomienda realizar pruebas PCR (reacción en cadena de la polimerasa) en laboratorios especializados, ya que esta técnica es más exacta y visualiza en mayor cantidad cuántas de las muestras que se procesaron están contaminadas”.

Fuente: Infobae

Photo by Thomas Kinto on Unsplash

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.