Por Redacción, Contralínea, 02 de febrero de 2022.

En entrevista, el escritor e investigador indígena expone que fue durante los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto en que se entregaron las tierras a la trasnacional y, desde que se metió en la Manifestación de Impacto Ambiental por parte de la compañía ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), no han podido tener acceso al resolutivo; “entonces, no sabemos de la situación actual de esta concesión, si fue dada vista por buena, si fue rechazada”.

Hasta la fecha, los habitantes de la región exigen que se hagan claro el resolutivo, relacionado con el proyecto denominado “Santa Marta”, que pretende explotar cerca de 6 mil 410 hectáreas de la zona.

“Hasta el momento, no hemos tenido respuesta. Se hicieron varias asambleas donde nos enteramos de este trámite de la Minaurum gold. El año pasado se firmaron varias actas de asamblea en que la comunidad rechaza totalmente este proyecto, y tampoco quiere una consulta, eso hay que dejarlo claro”, comenta defensor ambiental.

La región de los Chimalapas, expone, es ostenta una gran biodiversidad, inmensa e importante, no solamente para el país, sino para el continente en el sentido de que al menos en México existen 11 ecosistemas, y en Chimalapas se concentran nueve de ellos, salvo que no tenemos nevadas ni desiertos. También, existen grandes masas, ríos de agua dulce que abastecen a los pueblos río abajo. Por donde se quiera mirar, geográficamente, nos ubicamos en el punto medio de los dos golfos, del pacífico y el golfo de México.

El impacto que tendría la presencia de Minaurum Gold, dice, “sería catastrófico porque de toda esta biodiversidad, esas masas de agua dulce, dependen muchas comunidades y pueblos. Entonces, realmente es una situación muy importante porque estamos viviendo una crisis del agua, climática, y devastar una de las zonas con mayor diversidad, con mayores emisiones de oxígeno, sería contraproducente”.

La resistencia contra Minaurum Gold

La amenaza que significa Minaurum Gold en los Chimalapas ha promovido la organización de las comunidades. No obstante, hay insistencia por varios organismos, intereses locales y externos que se juegan en la región por querer impulsar este proyecto.

“La situación actual de la concesión es de incertidumbre, porque hasta la fecha no hemos podido saber cuál fue el resolutivo final que emitió la Semarnat, ya que la Minaurum Gold hizo una petición a que no hiciera pública, así como de mantener privada la consulta del resolutivo que la Semarnat le dio”, expone.

Cuando se hizo la movilización mediática y el cierre simbólico de los polígonos de la concesión en el área denominada, la Semarnat se presentó a la comunidad argumentando que no sabía nada de ese trámite, lo que “viola nuestro derecho, la libre autodeterminación y autonomía de nuestros pueblos, nos han ocultado la respuesta.

“Esta concesión es terminal entre 2050 y 2054. Lo que queremos es abolirla de raíz porque está atentando con nuestro derecho a la libre autodeterminación. Hemos definido y decidido desarrollar un proyecto civilizatorio de vida en esta región en el que nos afirmamos herederos material y simbólicamente en este territorio”, dice.

—¿Por qué están rechazando, los zoques de los Chimalapas, esta consulta?

—Principalmente, hemos visto que este sistema muy a favor de las consultas que en teoría debe darse en consenso por las comunidades. Muchas de las veces esas consultas están atravesadas por intereses locales, externos, en el que justamente no sería lo más “democrático” o como le queramos llamar. En tanto que las instituciones, las organizaciones, muchas otras agrupaciones que tienen injerencia en la región, abonan a esa consulta sus propios intereses.

Realmente rechazamos la consulta porque la tierra y la vida no son negociables. Se trata de defender nuestra propia vida, y nuestra vida no se negocia a través de una consulta, no tiene precio, no es negociable. Por eso las comunidades de la región decimos “no a una consulta”, “no a un proyecto” que va a atentar contra nuestra propia vida.

— ¿Cómo se podría garantizar la libre determinación y la autonomía de los pueblos, y cómo podrían ser escuchados?

— En primer lugar, como sucede en muchos de los pueblos del país, su autonomía no siempre es respetada, siempre hay una injerencia. Nuestra autonomía se afirma en las bases con las que nosotros mismos hemos decidido organizarnos dentro de nuestra propia comunidad, se garantizaría respetándola, dejando que nuestros pueblos puedan decidir qué hacer con sus propias tierras y aguas.

— ¿Cuáles han sido las afectaciones, hasta este momento, por esta minera?

Ha tenido muchas repercusiones en el plano comunitario, a tal grado que en la comunidad hay muchos grupos que han querido dividirla para poder avanzar con la instrumentación de este proyecto. Actualmente el tejido comunitario está ya casi devastado, destruido, por estas dinámicas que implican estos proyectos.

También se da en un momento un poco crítico, en el que también la asamblea está perdiendo su vigencia en términos de poder ser el espacio de toma de decisiones. Actualmente, con todo este separatismo, las personas de las comunidades no van a las asambleas, saben que muchos de los discursos que se llevan ahí, de los acuerdos que realmente no se respetan. Ha habido una coacción de parte de varios elementos en la región que ha debilitado el tejido, y al debilitarlo, también se debilita la organización comunitaria para la defensa del territorio.

Proyecto Santa Marta

Santa Marta es un proyecto de cobre y oro ubicado en la parte sureste del estado de Oaxaca, México. La primera extracción conocida de cobre en Santa Marta ocurrió durante la década de 1960 cuando se trabajó en una pequeña operación a cielo abierto durante aproximadamente 2 años y se estima que produjo entre 50 mil y 70 mil toneladas, indica el portal de Minaurum Gold.

“Se cree que Santa Marta representa un sulfuro masivo volcanogénico (VMS) con un horizonte de sulfuro masivo lixiviado subyacente”, expone.

Según la empresa Santa Marta “parece tener todas las características clásicas de los sistemas VMS altamente productivos”.

“La zona de larguerillos en Santa Marta ha sufrido una ligera meteorización oxidativa y ya ha soportado una pequeña operación minera histórica. La zona de óxido masivo parece no haber sido explorada en gran medida; vimos evidencia de solo dos pozos de perforación, y no hay registros de qué estos se cruzaron”, indica la compañía de origen canadiense.

Photo by Ivan Bandura on Unsplash
ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.