Por Corresponsal de IPS, IPS Noticias, 18 de enero del 2021.

La temperatura promedio del planeta fue de 14,9 grados centígrados, 1,2 grados por encima de los niveles preindustriales (de 1850 a 1900), lo que significa que se está cerca del límite inferior pactado como meta por el Acuerdo de París, indicó la OMM.

El Acuerdo de París, adoptado por 195 países en 2015, busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, para que la temperatura global promedio no exceda este siglo los dos grados centígrados sobre los niveles preindustriales, y aspira que no aumente más de 1,5 grados antes de 2050.

Ni siquiera el fenómeno climático natural La Niña, de fuertes vientos alisios desde el oeste del océano Pacífico que enfrían porciones del planeta, pudo contrarrestar el calor a lo largo de 2020, y lo hizo, débilmente, solo a finales de año.

“Vamos camino a alcanzar un aumento catastrófico de la temperatura, de tres a cinco grados Celsius en este siglo. Hacer las paces con la naturaleza es la tarea que definirá el siglo XXI. Debe ser la máxima prioridad para todo el mundo, en todas partes”: António Guterres.

Los datos de la OMM señalan que la década de 2011 a 2020 fue la más cálida de la que se tiene registro, con tendencia persistente, a largo plazo, hacia el cambio climático. Los primeros lugares, con diferencias insignificantes, correspondieron a los años 2016, 2019 y 2020.

Desde los años 80, “cada nueva década ha sido más cálida que la anterior. Los gases que retienen el calor en la atmósfera se mantienen en niveles récord y el largo ciclo de vida del dióxido de carbono, el gas más importante, somete al planeta a un futuro calentamiento”, advirtió el secretario general de la OMM, Petteri Taalas

Para el secretario general de la ONU, António Guterres, “la confirmación de la OMM de que 2020 fue uno de los años más cálidos desde que se iniciaron los registros es un claro recordatorio de que el cambio climático avanza con paso firme, destruyendo a su paso vidas y medios de subsistencia en todo nuestro planeta”.

“Vamos camino a alcanzar un aumento catastrófico de la temperatura, de tres a cinco grados Celsius en este siglo. Hacer las paces con la naturaleza es la tarea que definirá el siglo XXI. Debe ser la máxima prioridad para todo el mundo, en todas partes”, agregó Guterres.

Algunas de las características más destacadas de 2020 fueron el calor sostenido y los incendios forestales en Siberia, una reducida extensión del hielo marino en el Ártico, y una temporada récord de huracanes en el Atlántico.

La temperatura es solo uno de los indicadores del cambio climático. Otros son las concentraciones de gases de efecto invernadero, el calor y pH (coeficiente del grado de acidez) oceánico, el nivel medio del mar a nivel mundial, la masa glaciar, la extensión del hielo marino y los fenómenos extremos.

Como en años anteriores, en 2020 el aumento de las temperaturas tuvo importantes repercusiones socioeconómicas, y la OMM cita como ejemplo las pérdidas de 22 000 millones de dólares causadas por desastres meteorológicos y climáticos en Estados Unidos.

El pronóstico de la temperatura mundial anual para 2021 elaborado por la Oficina Meteorológica del Reino Unido sugiere que este año también formará parte de la serie de los más cálidos de la Tierra, incluso cuando la temperatura se enfríe temporalmente como consecuencia de La Niña.

Según esa oficina, una de las fuentes que emplea la OMM, hay al menos una posibilidad entre cinco de que el aumento de la temperatura media mundial supere temporalmente los 1,5 grados centígrados ya para 2024, desbordando con un cuarto de siglo de anticipación la meta del Acuerdo de París.

A-E/HM

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.