Los cultivos de cobertura (cover crops) es una manera fácil de recargar de energía y mejorar los nutrientes del suelo. Antes de cultivarlos, debemos de conocer la región en donde estamos y saber qué cultivos son los que funcionarán mejor. Por otro lado, también debemos de saber qué espacio tenemos disponible. Existen muchas plantas que no solamente nos sirven para mejorar el suelo sino que adornan nuestros huertos, por ejemplo  la scabiosa o azulejo (Centaurea cyanus) y  el trébol blanco (Trifolium incarnatum).

Grass clover. Por The Turf Farm
Mezcla de trébol blanco con pasto como cultivo de cobertura. Por The Turf Farm

Hay tres maneras principales para mejorar nuestro suelo:

  • Cultivos de cobertura verde
  • Acolchado o mulch biodegradables.
  • Agregar composta o nutrientes naturales

Todos estos métodos tienen sus pros y contras, que dependen de la disponibilidad de materiales y espacio que tenemos. A continuación mencionaremos los distintos métodos de cobertura natural, algunos ejemplos y su manejo.

Cómo ayudan los cultivos de cobertura

Cultivos de cobertura. Por ELAYNE SEARS
Cultivos de cobertura y su interacción con los organismos en el suelo. Por ELAYNE SEARS

El objetivo principal de los cultivos de cobertura es mejorar el suelo. Desde principios del siglo pasado, los agricultores han utilizado cultivos de cobertura para mejorar la fertilidad en el suelo. Además estos cultivos también proveen de materia orgánica, previenen la erosión y suprimen malezas. Otra función básica es crear y hacer circular los nutrientes del suelo por la energía solar. Los avances recientes en la biología del suelo revelan otras dos maneras en que los cultivos de cobertura mejoran el suelo:

  • La deposición de rizobios es una buena ventaja de trabajar con cultivos de cobertura. Muchas plantas liberan azúcares y otras sustancias a través de sus raíces. Son como pequeños motores de energía solar, una energía  que se bombea en el suelo. Utilizando cultivos de cobertura fuertes y resistentes, este proceso puede tener una profundidad de hasta casi 2 metros en la avena y centeno. Si durante el invierno dejamos nuestro huerto si vegetación, estamos perdiendo la oportunidad de utilizar cultivos resistentes al frío como centeno o avena que cargan de energía nuestro suelo. Gracias a estos azúcares, las raíces de las plantas pueden alcanzar mayor profundidad en el suelo.
Rizobio en la raíz de una leguminosa
Rizobios en la raíz de una leguminosa, con la función de fijar nitrógeno en el suelo

Si usted ha utilizado cultivos de cobertura, tal vez ha visto las raíces de las plantas de haba o alfalfa con nódulos en las raíces para producir nitrógeno. También ha podido ver como el trigo sarraceno va de semilla hasta flor en tan solo cuatro semanas. Cuando comienza la primavera, la tierra tiende a calentarse y secarse. Si utilizamos trigo durante el otoño e invierno, observaremos que al preparar el suelo para la siguiente siembra, habrá muchas raíces y será fácil de manejar. La estructura del suelo estará llena de nutrientes y materia orgánica lista para utilizar en el siguiente cultivo.

  • La bio-perforación es lo que sucede cuando se utilizan las características físicas y talento de los cultivos de cobertura para “perforar” un suelo compactado. Por ejemplo, podemos cultivar oleaginosas (girasol, maíz, entre otras) o rábano blanco (daikon) con cultivos de cobertura. Las raíces de estas plantas son como flechas que perforan profundamente el suelo compactado.  Esta acción también sucede cuando los cultivos de cobertura entran en el subsuelo y mueren, dejando espacio y materia orgánica en descomposición.  Por lo que el siguiente cultivo tendrá mayor facilidad para crecer siguiente las raíces del cultivo de cobertura. Investigadores de Maryland, Estados Unidos realizaron un seguimiento de este proceso con cámaras especializadas. Se observó la interacción de canola (cultivo de cobertura) y soya (cultivo principal).  Después de que las raíces de canola se desintegraron como materia orgánica, las raíces de soya siguieron el camino de esas raíces en el subsuelo. Además de tener un espacio libre para crecer, también se beneficiaron de los nutrientes de la materia orgánica y microorganismos  dejados por el cultivo de cobertura.
Bio perforación de cobertura vegetal. Por ELAYNE SEARS
Bio perforación de los cultivos de cobertura. El siguiente cultivo utilizará esos espacios para esparcir sus raíces. Por ELAYNE SEARS

Existen docenas de plantas que podemos utilizar como cultivos de cobertura. Antes de elegir qué cultivo de cobertura va a utilizar, es importante observar el clima en el que estamos: clima caliente, frío, húmedo o seco. Así sacar el mejor provecho de estas maravillosas plantas. Tenga en cuenta que muchas de las plantas que utilizamos como cultivo de cobertura pueden convertirse en maleza.

Cómo quitar o reintegrar los cultivos de cobertura

por-together-farm
Integración de cultivos de cobertura en el huerto. Por Together farm

Para muchas personas, el hecho de quitar o reintegrar los cultivos de cobertura es un punto delicado, por lo que es buena idea comenzar poco a poco con las primeras plantaciones de estos cultivos. Tradicionalmente, los cultivos de cobertura  son arados en el suelo, pero la mayoría de los agricultores y jardineros cortan o arrancan las plantas para utilizar los restos como abono. Otra manera utilizada, es dejar que las gallinas se coman las plantas. Es posible que al compostear los residuos obtengamos un mejor equilibrio en comparación con cortar y dejar a que se descompongan directamente en el suelo. Arrancar las plantas es rápido, ya que no debe esperar entre dos o tres semanas para colocar el siguiente cultivo, también evitamos posibles reacciones negativas de los residuos en descomposición.

Un ejemplo, es el  uso de Sudex (una hierba híbrida de sorgo que crece rápidamente)  que produce mucha biomasa pero sus residuos inhiben el crecimiento de tomates, lechuga y brócoli. La avena, trigo y otras plantas de cultivo de cobertura también tienen sustancias alelopáticas que pueden disminuir la germinación o crecimiento de otras plantas. Si cortas tus cultivos de cobertura y los reintegras al suelo, toma en cuenta que deberás esperar entre dos y tres semanas para sembrar.

Los mejores cultivos de cobertura

Los siguientes cultivos de cobertura funcionan muy bien en  muchos climas y situaciones, y no son difíciles de cultivar, siempre y cuando lo hagas en el momento y manera adecuada. A continuación se enlistan seis cultivos de cobertura que son fáciles de utilizar con herramientas que tenemos en casa, en distintas estaciones del año y proporcionan múltiples beneficios a nuestro huerto.

  1. Trigo Sarraceno
Trigo sarraceno. Por Wolfgang Bischoff, naturschutzlösungen
Trigo sarraceno. Por Wolfgang Bischoff, naturschutzlösungen

Trigo sarraceno (Fagopyron esculentum) es un cultivo de cobertura de verano. Las semillas deben sembrarse en tierra húmeda, estas se convierten en un mar verde que asfixia las malezas en una semana. La altura de la planta es un poco más alta de 60 cm y florece al mes aproximadamente. Si necesitas recuperar un espacio que ha sido invadido por maleza, el trigo sarraceno puede ser de excelente ayuda especialmente en climas cálidos. Elimina la mala hierba del espacio y siembra este cultivo de cobertura por un par de años. Otra ventaja, es que atrae a abejas y otros polinizadores a nuestro huerto. Incluso al retirar el trigo sarraceno de nuestro huerto es fácil, podemos arrancarlo o utilizar un azadón. Los residuos del trigo sarraceno puede colocarlos sobre el suelo  para usarlo como mulch para el próximo cultivo o usarlos en la composta.

2. Cebada

Cebada como cobertura vegetal
Cebada como cobertura vegetal

Cebada (Hordeum vulgare), un cultivo de cobertura para otoño. También es un grano de crecimiento rápido que captura los residuos de nitrógeno del cultivo anterior. Esta planta no resiste inviernos muy fríos donde las temperaturas son constantemente bajo cero. Si esto sucede, los residuos de cebada se pueden utilizar como mulch para los siguientes cultivos en primavera.

3. Avena y chícharo

Coberura vegetal de a avena y chícharo. Por Corey Cherr, Universidad de Florida
Coberura vegetal de avena y chícharo. Por Corey Cherr, Universidad de Florida

Avena (Avena sativa) y chícharo (pisum sativum) una combinación excelente para otoño e invierno. Estas plantas son resistentes a climas fríos. La combinación de estas dos plantas es una excelente manera de aumentar la materia orgánica y nutrientes en el suelo. Ambos cultivos se complementan, ya que el chícharo trepa por la avena para sostenerse, es el mismo sistema que utiliza el frijol con el maíz en el sistema de milpa. La única desventaja es que no soportan temperaturas constantes bajo cero, pero para las regiones en México no hay mucho problema. A principios de primavera, en marzo podemos retirar este cultivo de cobertura para comenzar la siguiente generación de plantas. Podemos cortar y reincorporar los residuos en nuestro suelo, o bien, compostear los residuos. Recuerda que el chícharo, al ser una leguminosa produce nitrógeno en sus nódulos en las raíces.

4. Arveja
Centeno y Arveja como cobertura vegetal. Por Farming Sweet Bay
Centeno y Arveja como cobertura vegetal. Por Farming Sweet Bay

Arveja (Vicia villosa) (vetch en inglés) es una leguminosa que se siembra en otoño e invierno. Este cultivo de cobertura resiste climas muy fríos, mejorar el suelo y ayuda a ahorrar tiempo y mano de obra. A diferencia de muchas otras plantas de cultivos de cobertura, es fácil de eliminar al cortarla debajo de la corona de la planta. Por lo que no se convierte en una maleza. Puede cortar la arveja un mes antes de sembrar jitomates o pimientos, los agujeros en el suelo y residuos de la planta serán excelentes para el cultivo, protegiéndolo la evaporación del agua y reteniendo el calor del suelo.

5. Centeno
Mezcla de trebol, centeno y arveja como cobertura vegetal. Por Danielle Treadwell, Universidad de Florida
Mezcla de trébol, centeno y arveja como cobertura vegetal. Por Danielle Treadwell, Universidad de Florida

Centeno (Secale cereale) puede sembrarse a finales de otoño. Este cultivo de cobertura es muy resistente al frio. Puede germinar fácilmente aunque el suelo esté frío. Es importante tomar en cuenta que hay que retirar el cultivo antes de que los tallos sean muy gruesos y produzcan semillas. También puede utilizar pollos para que las plantas no crezcan demasiado o que consuman todo el centeno. Con este cultivo de cobertura puede mejorar su suelo y alimentar a sus gallinas u otras aves de corral durante el invierno y principios de primavera.

En cualquier época del año, puede encontrar una gran variedad de cultivos de cobertura en algún catálogo de semillas. Al buscar posibilidades para cultivos de cobertura, observe el ciclo de cultivo en el cual las plantas produzcan muchas hojas y tallos rápidamente. El frijol de mata, algunas hojas de ensalada o incluso el maíz pueden ser cultivos de cobertura a corto plazo. Estos pueden mezclarse con flores anuales como la caléndula, borraja y girasol para primavera y verano. Al utilizar flores en los cultivos de cobertura estamos mejorando nuestro suelo y atraemos insectos benéficos y polinizadores.

Otras asociaciones de cultivos de cobertura pueden ser las flores cosmos (Cosmos bipinnatus) con frijol chino (Vigna unguiculata), avena (avena sativa) y girasol enano (Helianthus annuus), o distintas variedades de trébol (Trifolium sp). En muchos lugares, como jardines y parques, se utiliza la mezcla de pasto y trébol. Esta combinación mantiene un equilibrio entre la demanda nutricional del pasto y la aportación de nitrógeno del trébol.  No importa que cultivo de cobertura utilices, lo más importante es nunca dejar el suelo desprotegido o podrás perder muchos nutrientes del suelo y no generar más para el siguiente cultivo.

Editor contribuyente Barbara Pleasant  hace jardines en el suroeste de Virginia, en donde produce verduras, hierbas, fruta, flores y algunas gallinas afortunadas. Contacte a Barbara visitando su página web Barbara Pleasant.com.

Fuente

Use cover crops to improve the soil

 

COMPARTIR