Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 25 de marzo del 2020.

  • Para desinfectar y esterilizar las superficies de su hogar, primero es necesario limpiar la superficie. El agua con jabón es una buena opción. Una vez que la superficie está limpia, rocíe el desinfectante y deje reposar durante varios minutos
  • Para utilizar un desinfectante a base de alcohol en las superficies, se recomienda que contenga entre el 60 % y el 80 % de alcohol. Las concentraciones más elevadas tienen menor potencia
  • Los desinfectantes con cloro, como las lejías domésticas, tienen una amplia actividad antimicrobiana y eliminan las bacterias, hongos y virus, incluyendo los diferentes tipos de virus de la gripe
  • El peróxido de hidrógeno acelerado (AHP, por sus siglas en inglés) es más efectivo que el peróxido de hidrógeno al 3 % y, al parecer, es el desinfectante más efectivo de todos. Ya que puede eliminar los virus en tan solo 30 segundos. Otros desinfectantes sencillos y efectivos incluyen: vinagre de malta al 10 % y vinagre blanco destilado con peróxido de hidrógeno al 3 % (consulte las precauciones de seguridad en este artículo)

El COVID-19 es el nuevo coronavirus que se originó en la ciudad de Wuhan, China, en diciembre del 2019, y forma parte de una familia de virus con apariencia de corona. Como se explica en el sitio web del Departamento de Salud de Virginia, actualmente se han identificado siete coronavirus diferentes:

Los tipos 229E, NL63, OC43 y KHU1 son comunes y desarrollan infecciones respiratorias leves a moderadas, como el resfriado común.

El SARS-CoV (síndrome respiratorio agudo severo causado por coronavirus), descubierto en China en el 2002, se extendió a 26 países antes de desaparecer en el 2003, y no se han reportado casos de SARS desde el 2004 en ninguna parte del mundo.

Como su nombre lo indica, el SARS-CoV está relacionado con enfermedades respiratorias graves y tenía una tasa de mortalidad del 10 %.

El MERS-CoV (Síndrome Respiratorio del Medio Oriente causado por el coronavirus), fue descubierto en el 2012 en Arabia Saudita y se extendió a 27 países antes de ser contenido. Al igual que el SARS, el MERS causa infecciones respiratorias más graves que los otros coronavirus y tiene una tasa de mortalidad del 35 %.

El COVID-19 (inicialmente conocido como 2019-nCoV) se ha extendido a 127 países y regiones desde diciembre del 2019. Aunque causa síntomas más leves que el SARS y tiene una menor tasa de mortalidad que el SARS o el MERS, su tasa de infección es mucho más acelerada.

Existen varias razones para esto. Según los hallazgos preliminares, el COVID-19 puede permanecer en el aire durante tres horas y puede sobrevivir en superficies de plástico y acero inoxidable hasta por tres días, lo que facilita su propagación.

El experto en armas biológicas, el Dr. Francis Boyle también considera que el COVID-19 ha sido convertido en un arma por sus propiedades conocidas como “ganancia de función” que le permiten propagarse a través del aire hasta 7 pies, que es más de lo normal.

El COVID-19 parece afectar a un gran número de personas mayores; cuanto mayor sea una persona, más grande será su susceptibilidad. En la actualidad, su tasa de mortalidad es del 3 % al 6 %.

El COVID-19 es un virus cubierto (su ARN está cubierto con una burbuja de moléculas de lípidos o grasas), lo que lo hace altamente susceptible al jabón y los desinfectantes (como todos los otros coronavirus). Sin embargo, algunos desinfectantes son más efectivos que otros, que es lo que hablaremos en este artículo.

Aunque existen muchos desinfectantes químicos, me enfocaré en aquellos que están disponibles para uso doméstico. Para mayor información sobre otros desinfectantes y agentes esterilizantes que se utilizan en entornos hospitalarios consulte la página de desinfectantes químicos de los CDC.

Desinfectantes a base de alcohol

Los desinfectantes a base de alcohol contienen alcohol etílico o alcohol isopropílico con diferentes niveles de concentración (50 % o más). Aunque el alcohol mata principalmente a las bacterias, también tiene una actividad fungicida y viricida cuando tiene una concentración superior al 60 %.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, se cree que esta acción microbiana se debe a su capacidad para desnaturalizar las proteínas. El alcohol etílico directo contiene menos propiedades bactericidas que el alcohol mezclado con agua, ya que el agua permite que las proteínas se desnaturalicen más rápidamente.

Cuando se trata del virus, la efectividad de los alcoholes depende del tipo de virus en cuestión.

  • Alcohol etílico: Siempre que la concentración sea mayor al 60 %, este alcohol inactiva los virus lipofílicos de manera eficaz, tal como sucede con los diferentes tipos de virus de la gripe, los coronavirus y muchos (pero no todos) virus hidrofílicos
  • Alcohol isopropílico: El alcohol isopropílico es ineficaz contra los enterovirus no deslizantes, pero si elimina los virus de los lípidos como el coronavirus

Para utilizar un desinfectante a base de alcohol en las superficies, se recomienda que contenga entre el 60 % y el 80 % de alcohol. Según la Organización Mundial de la Salud:

“Las soluciones de alcohol que contienen 60–80 % de alcohol son más efectivas, ya que las concentraciones más elevadas tienen una menor potencia. Esto resulta debido a que las proteínas no se desnaturalizan fácilmente por la falta de agua.”

Además, aunque los desinfectantes a base de alcohol son altamente efectivos contra las bacterias grampositivas y gramnegativas, su efectividad contra los virus depende del tipo de virus.

Son ineficaces contra los virus que no tienen capa (no lipófilos), pero tienden a funcionar mejor contra los virus cubiertos, lo cual sucede con el COVID-19. Es importante considerar que, para una mejor limpieza de las manos, el agua tibia con jabón es la mejor opción. Solo utilice los desinfectantes a base de alcohol si no tiene agua y jabón a la mano.

Lejía

Los desinfectantes con cloro, como la lejía, que generalmente contiene de un 5.25 % a un 6.15 % de hipoclorito de sodio, tienen una amplia actividad antimicrobiana y eliminan las bacterias, hongos y virus de manera eficaz, incluyendo los diferentes tipos de virus de la gripe. Sin embargo, tiene varias desventajas biológicas importantes. La lejía tiene las siguientes desventajas:

Puede irritar las membranas mucosas

Cuando se expone al calor o la luz se descompone y crea gases mortales

Puede dañar algunas superficies del hogar

Puede ser altamente reactivo si se mezcla con otros productos químicos. Nunca mezcle la lejía con otros productos, ya que puede formar gases mortales, y es necesario ventilar adecuadamente el área. Los productos de limpieza que nunca deben mezclarse con lejía para evitar lesiones o la muerte incluyen:

Lejía con vinagre, ya que forma un cloro gaseoso altamente irritante

Lejía con amoníaco, ya que forma gases tóxicos de cloramina

Lejía con alcohol isopropílico, ya que forma gases de cloroformo altamente tóxicos

La lejía se descompone con el tiempo, por lo que es necesario cambiarlo constantemente y evitar el exceso de existencias

También es necesario diluirla con agua fría, ya que el agua caliente la inactiva y la hace ineficaz para la esterilización. Recomiendo utilizar mascarilla y guantes cuando la utilice. También debe diluirla antes de utilizarla.

“Prevención y control de infecciones respiratorias agudas con tendencia epidémica y pandémica en la atención de la salud” recomienda diluir la lejía que contiene el 5 % de hipoclorito de sodio a un 0.05 % antes de usarlo.

Diferencia entre el peróxido de hidrógeno y el peróxido de hidrógeno acelerado

El peróxido de hidrógeno tiene la capacidad de eliminar o inactivar bacterias, virus, esporas, levaduras y hongos. En el sitio web de la FDA es posible encontrar una lista de esterilizantes y desinfectantes aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos que contienen cerca del 1 % al 7.5 % de peróxido de hidrógeno. Según lo explicado por los CDC:

“El peróxido de hidrógeno funciona al producir radicales libres de hidroxilo que pueden atacar los lípidos de la membrana, el ADN y otros componentes celulares esenciales.

La catalasa, que se produce por organismos aeróbicos y anaerobios que poseen sistemas de citocromo, puede proteger a las células del peróxido de hidrógeno que se produce metabólicamente al degradar el peróxido de hidrógeno en agua y oxígeno. Esta defensa está saturada por las concentraciones que se utilizan para la desinfección”.

El peróxido de hidrógeno al 3 % que se encuentra disponible comercialmente es efectivo para desinfectar diferentes superficies. A diferencia de la lejía, el peróxido de hidrógeno es muy similar al agua, ya que tiene un átomo de oxígeno adicional, y no produce ningún compuesto peligroso cuando se descompone. Su seguridad (siempre y cuando no se consuma) lo convierte en una buena opción para la limpieza del hogar.

Una mejor alternativa es el peróxido de hidrógeno acelerado (AHP) de la marca Rescue y algunos otros. En comparación con el peróxido de hidrógeno al 3 % de grado farmacéutico, el AHP funciona mucho más rápidamente, por lo que no es necesario mojar la superficie durante tanto tiempo. El AHP puede eliminar los virus en tan solo 30 segundos. Según Solutions Designed for Health Care:

“El AHP® está compuesto de peróxido de hidrógeno, agentes de acción superficial (tensioactivos), agentes humectantes (una sustancia que reduce la tensión superficial de un líquido, lo que hace que el líquido se extienda o penetre más fácilmente en la superficie de un sólido) y agentes quelantes (una sustancia que ayuda a reducir el contenido de metal o la dureza del agua).

Todos los ingredientes se encuentran disponibles en las listas Inerts de la EPA y Health Canada y en la lista de productos considerados como seguros (GRAS) de la FDA. Todos los productos químicos que se utilizan en la formulación del AHP® se encuentran en los limpiadores y desinfectantes comerciales e industriales”.

Según Virox Technologies Inc. (un fabricante de AHP), Health Canada nombró al AHP como el mejor desinfectante para los hospitales durante los brotes de SARS en el 2003. En general, el AHP parece ser uno de los desinfectantes virucidas más seguros de amplio espectro.

Efectividad del vinagre de malta y el jabón

Otro elemento básico del hogar que se puede utilizar para desinfectar es el vinagre de malta al 10 % (preparado con cebada malteada, que también se utilizan para preparar cerveza y, una segunda fermentación convierte la mezcla en vinagre).

Como se señaló en el artículo del 2010, “Effectiveness of Common Household Cleaning Agents in Reducing the Viability of Human Influenza A/H1N1”, publicado en PLOS ONE:

“Nuestros hallazgos indican que es posible usar agentes comunes de baja tecnología como 1 % de lejía, 10 % de vinagre de malta o 0.01 % de líquido para lavar para inactivar rápida y completamente el virus de la influenza.

Por lo tanto, en el contexto de esta pandemia, y especialmente en entornos de bajos recursos, el público no necesita productos de limpieza especiales, pero es posible desinfectar rápidamente las superficies contaminadas con productos disponibles en la mayoría de los hogares.

La incorporación de 1 % de cloro, 50 % y 10 % de vinagre de malta y 1 %, 0.1 % y 0.01 % de líquido para lavar fueron efectivos para reducir el virus por debajo del límite de detección, mientras que una menor concentración de vinagre (1 %) no fue más efectivo que el agua caliente por sí sola.

Mientras que un producto fuerte, como la lejía, es efectivo para reducir tanto la detección del genoma como la infectividad del virus, un menor pH y un detergente son igualmente eficaces.

Estos resultados también indican que, aunque el vinagre y el detergente interrumpen las proteínas de la cubierta viral al reducir la infectividad, solo la lejía interrumpe el genoma viral”.

Desventajas del vinagre blanco

Mientras que el vinagre de malta al 10 % parece ser lo suficientemente efectivo como desinfectante viral, el vinagre blanco destilado con un rango de ácido ascético del 4 % al 8 % es una mala elección, según Talk CLEAN to Me, un blog de expertos en desinfección química para prevenir infecciones:

“Los diversos desinfectantes ácidos orgánicos generalmente carecen de un amplio espectro de muerte en comparación con los desinfectantes de mayor nivel como la lejía y el peróxido de hidrógeno, pese a que el vinagre y el ácido acético se han utilizado durante cientos de años como métodos de desinfección”.

Sin embargo, es importante considerar que estos solo funcionan contra organismos relativamente fáciles de eliminar como las pseudomonas. No existe información actual que concluya que los ácidos orgánicos refuercen un amplio espectro de eliminación”.

Cómo utilizar en conjunto vinagre y peróxido de hidrógeno

En resumen, el vinagre blanco tiene una menor velocidad de desinfección (es necesario dejarlo durante al menos 10 minutos) y elimina solo a los microbios que se destruyen fácilmente. Dicho esto, es posible aumentar la efectividad del vinagre blanco al combinarlo con peróxido de hidrógeno.

Es importante recordar que es necesario usarlos por separado y no mezclarlos, ya que la reacción química generara una forma altamente corrosiva e inestable de ácido peracético. Cleaning Business Today ofrece una receta de la Dra. Susan Sumner, decana asociada de la Facultad de Agricultura y Ciencias de la Vida de Virginia Tech:

  1. En un atomizador, llénelos de peróxido de hidrógeno al 3 % y en otro vinagre blanco (5 % de ácido ascético). NO los mezcle, ya que crearán una forma inestable y altamente corrosiva de ácido peracético
  2. Limpie la superficie con agua y jabón. Seque con un paño limpio o una toalla de papel
  3. Rocíe la superficie con peróxido de hidrógeno o vinagre. El orden no importa; simplemente no los rocíe al mismo tiempo ya que al mezclarse crean una forma inestable de ácido peracético
  4. Deje reposar durante al menos cinco minutos antes de limpiar con un paño limpio o una toalla de papel
  5. Repita con la segunda botella

Limpie primero, y desinfecte después

Si el objetivo es desinfectar y esterilizar, es importante recordar que primero debe limpiar la superficie. El agua con jabón es una de las mejores alternativas, ya que el jabón inactiva eficazmente los virus.

Una vez que la superficie esté limpia, rocíe el desinfectante en la superficie y deje reposar durante varios minutos antes de limpiar. El tiempo requerido dependerá del desinfectante que use.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.