Por Grupo ETC, Biodiversidad LA, 29 de diciembre de 2022.

A pesar de algunas pequeñas victorias, los principios fundamentales de justicia y precaución perdieron terreno en la COP 15 del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), ya que empresas, multimillonarios y partidarios de la biotecnología negociaron un acuerdo sobre biodiversidad favorable a sus intereses.

Con dos años de retraso y un tamaño superior al de cualquier reunión anterior del CDB, la COP 15 ya se perfilaba para ser una compleja batalla de ajedrez multidimensional. Una vez que las partes se reunieron en el enorme Palacio de Congresos de Montreal, un ejército de grupos de presión empresariales, de filantrocapitalistas y grandes delegaciones de gobiernos promotores de la biotecnología, utilizaron su superioridad numérica para ahogar (e incluso literalmente eliminar) los principios de precaución y justicia. Miembros del Foro Económico Mundial (FEM), del Fondo para la Tierra de Jeff Bezos (Earth Fund) y otros fondos de super millonarios  hicieron sentir su pesada mano sobre el proceso desde puntos estratégicos. En última instancia  fue  una COP en la que la mayor parte  de las discusiones  giraron en torno al dinero.

Pese a todo, al amanecer del lunes 19 de diciembre, cuando concluyeron las negociaciones sobre el cacareado nuevo “acuerdo por la naturaleza”, quedaron algunas resoluciones buenas y positivas, aunque mezcladas con textos tóxicos, que amenazan la elaboración de buenas políticas sobre biodiversidad en la ONU.

Las buenas noticias

Biología sintética: se establecieron la exploración del horizonte tecnológico, la vigilancia y evaluación

Como muchas organizaciones aliadas, el Grupo ETC llegó a Montreal con la esperanza de que la decisión ya tomada en la COP 14, de establecer un proceso regular y amplio para la  Exploración sistemática del horizonte tecnológico, la vigilancia y evaluación de tecnologías (especialmente en lo concerniente a las nuevas biotecnologías) fuera finalmente promulgada. Y se adoptó, pero con limitaciones.. Los gobiernos de Brasil, Argentina y de algunos Estados africanos (influenciados ¿o pagados? por los grupos de presión de la Fundación Gates) insistieron en que lo que se suponía iba a ser un proceso “regular”, sólo debía implementarse por un ciclo de dos años. También intentaron convertir un proceso “amplio”, destinado a abarcar el conocimiento indígena, campesino y de otros tipos, en una estrecha ventana exclusiva para “expertos en ciencias biológicas”, pero afortunadamente no lo lograron. Se acordó crear un Grupo Multidisciplinario de Expertos que aprovechara la experiencia de “una amplia gama de disciplinas científicas, así como expertos interdisciplinarios e interculturales, pueblos indígenas y comunidades locales”.

Sin embargo, los delegados de Brasil y Argentina consiguieron insertar un texto de última hora en el que se insistía en que el inicio de un proceso de este tipo no contaba como precedente para tener continuidad. En corredores, se jactaron de que esperan eliminar todo el proceso de consideración de nuevas biotecnologías antes de la COP 17, lo que sin duda significará muchos más debates y enfrentamientos.

Para consultar el texto de la decisión final sobre biología sintética de la COP15 del CDB, haga clic aquí:  https://www.cbd.int/doc/c/7925/bc6c/752e391726e1a7fda494490a/cop-15-l-18-es.pdf

Algunos avances para los sistemas alimentarios: la agroecología se incluyó en el Marco Mundial para la Biodiversidad, junto con la meta de reducir a la mitad los riesgos por plaguicidas y el desperdicio de alimentos

Ante el reconocimiento de la agricultura industrial como una de las principales causas de la pérdida de biodiversidad, muchas delegaciones insistieron en que se utilizara un lenguaje que promoviera la importancia de la agroecología. Los gobiernos de Brasil y Argentina, favorables a la agroindustria, volvieron a jugar como chicos malos en el intento de eliminar las referencias a la agroecología de la meta  10 del Marco Global para la Biodiversidad, insistiendo en que dichas referencias se “equilibraran” con una larga y fea lista de enfoques de agricultura industrial y agrotóxica.

Al final, la referencia a la necesidad de “enfoques agroecológicos” sobrevivió en la Meta 10. Pero el gobierno brasileño sólo lo permitió a cambio de que la expresión “”intensificación sostenible” -su eufemismo para la promoción de la agricultura industrial y tóxica- ocupara el primer lugar en el texto antes que la agroecología. La sala cedió ante las amenazas de Brasil de objetar todo el texto, pero al menos la agroecología quedó asentada como parte de las metas.

En otras partes del texto del Marco Mundial de la diversidad biológica (GBF, por sus siglas en inglés), la meta 7 establece el objetivo de disminuir ” como mínimo a la mitad gracias a un ciclo y una utilización más eficiente, así como [limitar] el riesgo general derivado de los plaguicidas y de las sustancias químicas sumamente peligrosas”, y la meta 16 espera “reducir a la mitad los desechos de alimentos en el mundo”, objetivos ambos que podrían alcanzarse alejándose de la cadena alimentaria industrial.

Para consultar el Marco mundial Kunming-Montreal de la diversidad biológica definitivo, haga clic aquí:  https://www.cbd.int/doc/c/2c37/244c/133052cdb1ff4d5556ffac94/cop-15-l-25-es.pdf

Geoingeniería afuera

Desde 2008, el CDB ha acordado dos moratorias de facto contra el despliegue de técnicas de manipulación del clima (geoingeniería). Al comienzo de la COP 15, más de 90 organizaciones de la sociedad civil y organizaciones indígenas firmaron una carta pidiendo a la COP 15 que reforzara la precaución ante el hecho de que varios gobiernos y actores privados están impulsando e invirtiendo en investigación y experimentos de geoingeniería al aire libre. Los partidarios de la geoingeniería intentaron introducir un texto que la promoviera en los objetivos del Marco Mundial de la Diversidad Biológica, pero se consiguió eliminarlo pocos días después de que se difundiera la carta. La carta puede leerse aquí:  https://www.etcgroup.org/es/content/la-cop15-del-cdb-necesita-reforzar-la-precaucion-contra-la-geoingenieria-para-proteger-la

Paralelamente, los debates de la COP 15 sobre biodiversidad y clima se estancaron debido a una acalorada discusión sobre el posible uso del término “soluciones basadas en la naturaleza” en lugar de “enfoques ecosistémicos”, término diferente que se ha utilizado hasta ahora en el CDB para referirse a las políticas necesarias para enfrentar las crisis de biodiversidad y climáticas. Después de muchas discusiones infructuosas, se decidió posponer una nueva resolución sobre biodiversidad y cambio climático, a la espera de consultas con todas las Partes del CDB antes de la próxima reunión del OSACTT en 2023. ¡La sociedad civil está atenta!

El CDB rechaza la expresión “positivo para la naturaleza” 

Al igual que las negociaciones sobre el clima se han visto gravemente sesgadas por la problemática noción de “cero neto”, grupos de presión empresariales como el Foro Económico Mundial y ONGs favorables p pagadas por empresas, como el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) intentaron por todos los medios introducir el concepto de ” positivo para la naturaleza” en el texto del GBF. El concepto “positivo para la naturaleza” ve los complejos sistemas de la Tierra a través de la lente de un contador y la pérdida de biodiversidad en un área puede “compensarse” con ganancias de biodiversidad en otra (aunque el contexto sea completamente diferente y pueda incluir muchas lagunas, como la devastación de pueblos tradicionales y sus territorios  ). El concepto “positivo para la naturaleza” se esparció en exposiciones y posters por todo el Palacio de Congresos, pero finalmente se reconoció como un concepto vacío, una moda corporativa, y se eliminó del texto ¡. Una victoria del sentido común.

Las malas noticias

Cegando al CDB: impedir la exploración sistemática del horizonte tecnológico

Aunque se estableció el inicio de un proceso de exploración sistemática del horizonte tecnológico, evaluación y seguimiento de los avances en biología sintética, también se esperaba que los nuevos acuerdos para establecer centros tecnológicos regionales apoyaran tales actividades de exploración del horizonte, incluso más allá de la biología sintética. La sociedad civil, joven y madura , cantó en los pasillos una versión del clásico reggae de Jimmy Cliff “I can see clearly now [with horizon scanning]” y repartió antifaces en los que se leía “Don’t Blindfold the CBD – support Horizon Scanning, Assessment and Monitoring” (no tapen los ojos al CDB) para animar a las delegaciones.

Sin embargo, aunque probablemente algunas delegadas y delegados encontraron útiles los antifaces para dormir mientras las negociaciones se prolongaban durante la noche, no hicieron caso de la advertencia. En la decisión sobre Cooperación Tecnológica se suprimió el texto sobre establecer mecanismos para la exploración sistemática del horizonte.  Las partes se vendaron los ojos voluntariamente para no ver con anticipación las nuevas amenazas tecnológicas. Los principales enemigos de esta función fueron las mismas delegaciones que defendieron la agricultura industrial y agrotóxico, los transgénicos y otras tecnologías similares. Sin duda no quieren que el CBD, los gobiernos y la gente vea el futuro de devastación que implican sus tecnologías.

La decisión de la COP15 del CDB sobre cooperación técnica y científica puede consultarse aquí:  https://www.cbd.int/doc/c/b32b/6bec/e0172491334794fa9d09297b/cop-15-l-28-es.pdf

Se pisó la precaución y se introdujo con calzador “tecnología e innovación”

El objetivo 17 del Marco Global para la Biodiversidad tenía como tarea ampliar la labor de precaución del CDB en materia de regulación y supervisión de la biotecnología. Al final, el objetivo se redujo a un párrafo anémico que no dice casi nada, pero sirve de referencia a los países para solicitar fondos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) con el fin de evaluar o promover la biotecnología. Lo más sorprendente es que los gobiernos pro-biotecnología consiguieron eliminar todas las referencias directas al “principio de precaución” o al “enfoque de precaución” en todo el texto (solo quedó una referencia indirecta a través de los principios de Río), mientras que invadieron el texto con exhortaciones a promover “la ciencia, la tecnología y la innovación”, sin precaución. Esto coincide exactamente con la estrategia de la industria y la biotecnología y los agronegocios de intentar establecer lo que llaman un “principio de innovación” inventado por ellas (básicamente es un principio de “todo vale”) para usurpar el papel del principio de precaución. 

Los multimillonarios, las empresas y la biotecnología aumentan su pesada influencia

A lo largo de la COP, los grupos de presión de la industria biotecnológica y las empresas transnacionales estuvieron muy ocupados actuando al margen pero influyendo en los textos. Los grupos de presión de Target Malaria -el multimillonario proyecto financiado por Gates para liberar los peligrosos impulsores genéticos en África- alardearon de financiar actividades de “involucramiento” con algunos participantes indígenas. Target Malaria también intentó crear un nuevo grupo principal “académico y de investigación” para poder ocupar un puesto en las negociaciones. La misma cabildera de Target Malaria que lidera este intento de anidar a los académicos e investigadores pro-transgénicos en el CBD ocupó el micrófono de los pueblos indígenas y tomó la palabra en lugar de éstos cuando la mesa les concedió la palabra  la palabra en la sesión plenaria -intento que los pueblos indígenas detuvieron (vea el video aquí:  https://twitter.com/JimETC/status/1604338355549769728)Todo ello mientras presumía en una camiseta de propaganda sobre sus estrechos vínculos con los negociadores argentinos que lideraron la presión para permitir los impulsores genéticos y promover la biotecnología sin ninguna precaución. (véase  https://twitter.com/thedelpho/status/1604249108830633984).

Lo más triste y preocupante fue ver que el aumento de la financiación de la Fundación Gates para los negociadores africanos parece haber persuadido a varios gobiernos africanos a respaldar las presiones pro-transgénicas para eliminar cualquier lenguaje de precaución, un tema  Grupo Africano siempre ha luchado por proteger.

Al inicio  del segmento de alto nivel (cuando llegaron las y los ministros), el Grupo ETC colaboró con activistas de la red local de Quebec,  Vigilance OGM, para colgar una pancarta de 24 metros frente al lugar de reunión, con la leyenda “Multimillonarios contra  biodiversidad”. La pancarta llamaba la atención sobre el impacto del dinero de la Fundación Gates en la COP, y el nuevo filantrocapitalista en escena: Jeff Bezos con su Fondo para la Tierra (Earth Fund) . En la COP 14 nadie sabía de la existencia de este fondo de 10 mil millones de dólares creado el fundador de Amazon, que ahora se está posicionando para ser el nuevo financiador  del movimiento por el clima y la conservación, a través de comprar a grandes grupos conservacionistas y presidir un nuevo y problemático “Día de la Alimentación” en el CDB, formado por los agronegocios y sus afines. Cuando el director ejecutivo del Bezos Earth Fund, Andrew Steer, pronunció un discurso,  activistas con máscaras de Jeff Bezos se plantaron delante suyo con un cartel en el que se leía  “Wrong Amazon is Burning” (traducido libremente sería: en lugar del Amazonas, debería arder la empresa Amazon de Bezos).

Luz verde a la financiarización y privatización de la naturaleza

Al final, la mayor pelea de la COP 15 se produjo en torno a un factor clave que estuvo presente durante todo el proceso: el dinero. Para conseguir nuevos fondos para la biodiversidad, los delegados del gobierno brasileño protagonizaron un abandono de las negociaciones que acaparó titulares (pero, por desgracia, en realidad Brasil siguió negociando para promover los intereses de la industria transgénica). El plan es que la nueva financiación abra explícitamente la puerta a grandes inyecciones de capital privado que permitan a las transnacionales y los filantrocapitalistas influir aún más en la formulación de políticas sobre biodiversidad.

Es extremadamente preocupante que el  texto final del Marco Global para la Biodiversidad, acepta el desarrollo de instrumentos financieros especulativos y enfoques que incluyen “financiación mixta”, “pago por servicios ecosistémicos, bonos verdes, compensaciones y créditos de biodiversidad, mecanismos de reparto de beneficios” – una lista de deseos corporativos para mercantilizar la naturaleza que podría haber sido escrita por los 500 miembros de Fortune del Foro Económico Mundial. Y probablemente así fue.

Fuente: ETC Group

Imagen de Nicolás en Pixabay 
ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.