Por Joaquín Caraballo, Diario Libre, 25 de noviembre de 2022.

El sistema de producción de alimentos en el mundo está lleno de fallas, acuerdo a Guilherme Brady, jefe de la Unidad para la Participación de la Agricultura Familiar y las Redes Parlamentarias dentro de la División de Colaboración de las Naciones Unidas y las Asociaciones de la FAO.

Al ser entrevistado por Diario Libre indicó que la agricultura familiar es el pilar central de la seguridad alimentaria de un país, por lo que entiende que se debe incentivar más para que las comunidades mejoren sus condiciones de vida.

“La agricultura familiar es quien produce los alimentos básicos, los alimentos que se consumen, los alimentos tradicionales de un país, de una comunidad. O sea, que la agricultura más estructurada, más de exportaciones, es especializada en algunos rubros, alguna cadena de valor”, explicó.

El también oficial responsable de la Secretaría Conjunta FAO-FIDA para la Década de las Naciones Unidas para la Agricultura Familiar, dijo que una estructura familiar produce una serie de rubros que es la base de la alimentación, de las dietas alimentarias de las comunidades rurales y de los países.

Resaltó que esos productos son los que llegan a los mercados y a las familias.

“En el momento actual existen más alimentos de lo necesario para alimentar a todas las personas del planeta, pero tenemos 800 millones de personas con hambre”, apuntó Brady en un encuentro con Diario Libre.

Agregó que se está desperdiciando un tercio de lo que se produce y en muchas cadenas hasta el 50 %.

Explicó que en el mundo hay una mala alimentación y se ha desatado una pandemia de sobrepeso, lo que genera una serie de enfermedades, traduciéndose en un costo para la salud pública.

“Estamos juntando personas con hambre, con inseguridad alimentaria o con sobrepeso, que son 3,000 millones de personas en el planeta que no tienen acceso a una dieta sana. Es un problema muy grave”, señaló Brady.

Agregó que, además, se está produciendo con una sobrecarga en los sistemas medioambientales. Estos pueden ser agotamiento de suelos, emisión de carbono y pérdidas de biodiversidad.

“Nuestros antepasados consumían cerca de 6,000 especies, nosotros, hoy, el 66 por ciento de todo lo que consumidos son nueve especies. O sea, estamos limitando nuestra tierra, estamos todos comiendo igual, en general, comidas chatarras”, indicó.

Explicó: “Por eso la pandemia de la obesidad está en todas partes, en los países desarrollados, en clase económica alta y en clase económica baja”.

Advirtió que los resultados del sistema alimentario no están funcionando, esto ligado con el impacto medioambiental, problemas nutricionales, y, además, con una concentración muy grande.

“El 80 por ciento de los pobres de mundo están en las zonas rurales y son los mismos que están produciendo alimentos. Es un sistema que está lleno de fallas”, indicó.

Reiteró que la agricultura familiar puede ayudar a contribuir a mejorar esa situación porque está en el territorio, y cuando recibe beneficios estos se distribuyen en la zona, lo que mejora la inequidad económica, ayuda a tener alimentos sanos, frescos y diversos a las distintas comunidades.

Rol del Estado

Brady dijo que el rol del Estado es dar los estímulos necesarios para que los productores puedan desarrollar sus actividades porque, por naturaleza, la agricultura es considerada de alto riesgo por las amenazas del cambio climático y plagas, entre otros.

“Lo que estamos trabajando durante el Decenio de las Naciones Unidas para la Agricultura Familiar es cómo pensar en las políticas públicas, que den los estímulos que necesiten. Ellos necesitan políticas de créditos, de estación rural, de ayudar a una conexión a mercados, pero son políticas que necesitan ser ajustadas a sus necesidades”, expresó.

Apuntó que se deben ajustar las herramientas que existen en el Estado, y cómo hacer para que esas políticas puedan llegar de manera combinada como el crédito, asistencia técnica y “todo lo que existe de apoyo”.

Brady dijo que a través de la plataforma del Decenio se está dialogando con los gobiernos de cada país y ayudarle a estructurar su plan de acción.

“Cuáles son las acciones principales que cada país tiene como prioridad con relación a ese tema (agricultura familiar) y organizar ahí un plan nacional de acción para la agricultura familiar”, indicó.

Indicó que la República Dominicana probó ese plan en el 2019 y fue el primer país a nivel mundial que aprobó un plan de acción.

“Hoy en día estamos con 11 países con planes nacionales aprobados y tenemos tres subregiones también que aprobaron planes regionales…entonces, en total estamos con 40 países con un marco de trabajo para la agricultura familiar”, dijo.

Decenio

De acuerdo a la FAO, el Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar (2019-2028) tiene como objetivo:

  • Aportar una nueva perspectiva sobre lo que significa ser un agricultor familiar en un mundo que cambia rápidamente, y destaca, como nunca antes, el importante papel que desempeñan los campesinos familiares en la erradicación del hambre y la construcción de nuestro futuro alimentario.
  • La agricultura familiar ofrece una oportunidad única para garantizar la seguridad alimentaria, mejorar los medios de vida, gestionar mejor los recursos naturales, proteger el medioambiente y lograr un desarrollo sostenible, en especial en las zonas rurales.
  • Los agricultores familiares son los agentes de cambio que necesitamos para lograr el Hambre Cero, un planeta más equilibrado y resiliente, y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
Imagen de chulmin park en Pixabay 
ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.