Por Emir Olivares y Alonso Urrutia, La Jornada, 11 de noviembre de 2022.

En medio del ayuno que debido al horario se ven obligados a guardar la mayoría de los asistentes a la mañanera, el mandatario destacó las ventajas nutritivas del maíz, con el que se pueden preparar hasta mil alimentos, pero se enfocó en el que quizás es el alimento más representativo del país:

“La tortilla es un alimento excepcional, extraordinario. El taco, imagínense, tiene el maíz, la tortilla, que es carbohidrato; la carnita, que es proteína; y la salsa, que es vitamina. Es lo más equilibrado que puede haber”.

Señaló que su gobierno fomentará una campaña para el consumo de alimentos sanos, en particular el maíz blanco nativo y el frijol, en los que el país ya es autosuficiente. Por el contrario, no se promoverá la ingesta de maíz amarillo entre la población –importado de Estados Unidos– que se usa para el forraje.

Esto debido al riesgo de que ese tipo de gramínea contenga transgénicos, lo que podría causar daños en la salud de las personas.

En la conferencia de prensa en Palacio Nacional dijo que trascendió de una presunta amenaza de un senador de Estados Unidos –sin dar el nombre– de que si México no acepta incrementar su compra de ese producto, se revisaría la ley sobre transgénicos con base en el TMEC.

“Con todo respeto, eso no lo pueden hacer, porque somos un país libre, soberano, y no por vender el maíz amarillo nos van a enfermar y vamos a hacer a un lado nuestros maíces nativos. Si de México es el maíz, esa planta bendita, pues tenemos que cuidar las variedades nativas y no irnos sólo por la rentabilidad”.

Recordó que en su visita oficial a Estados Unidos en julio pasado, se le insistió en comprar mayores cantidades de ese grano. “Y dijimos no, hay un mercado que se siga sosteniendo, pero el gobierno no puede hacer una compra de maíz amarillo, porque no queremos los transgénicos, no sabemos, no hay investigación sobre eso, sobre los efectos secundarios, los daños que ocasionan”.

Al referirse al frijol, afirmó que es una fuente de proteína. Sin embargo, por años se le vio “de manera despectiva, como alimento impuro y, además, de gente pobre. Ya quisieran”.

López Obrador prometió que el foro de la mañanera se abrirá para los representantes del movimiento Sin maíz no hay país, como Cristina Barros; y a quienes se oponen al consumo de productos de origen animal, como la actriz y activista Jesusa Rodríguez. “Es conocimiento”.

En su exposición culinaria –que hizo salivar a más de un hambriento entre el auditorio– presumió: “Ya vámonos ¿no? Porque tengo tortilla gruesa, tlayuda, totoposte –con unos frijolitos–, tamales de masa colada, manea, chanchamito, tamales de chipilín oaxaqueños”.

Imagen de Cornell Frühauf en Pixabay 
ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.