Por Diana Manzo, Desinformémonos, 23 de agosto de 2022.

La madre de 33 años de edad reconoce que la lactancia es la mejor forma de alimentar a un recién nacido, como lo hizo con sus dos hijos, pues la leche materna, explica, tiene todo lo necesario para su crecimiento, además del vínculo que se refuerza entre la mamá y el bebé.

Para ella no ha sido impedimento alimentar con seno materno a sus hijos. Aún en sus programas de radio y frente al micrófono ha lactado, porque asegura que es una forma de resistir ante la invasión de fórmulas lácteas y biberones que todos los días aparecen en la televisión y redes sociales.

“Considero que con mis dos hijos he sido sumamente privilegiada, ya que he tenido todo el acceso a una lactancia libre, tanto en los horarios como en los espacios, y he estado rodeada de personas que me han apoyado. Lamentablemente no siempre es así y no todas las mujeres pueden ejercer su lactancia con libertad”, señaló.

La defensora de la lactancia indicó que es importante que toda madre primeriza se informe y así conozca los beneficios de lactar y el vínculo que se podía formar con el bebé.

“Lactar ayuda también en la cuestión económica, es mucho el dinero lo que una se ahorra. Además no tiene caso gastar en fórmulas cuando una misma puede producir el mejor alimento para el bebé. Eso es un acto maravilloso, único y poderoso que queda para siempre”, recalcó.

Dejar de romantizar la lactancia

Para Nanaxhi, amamantar es un acto de resistencia y soberanía alimentaria, pero considera que también es importante dejar de romantizarla, pues no deja de ser “demandante y agotadora”.

“La lactancia es muy demandante y agotadora, por eso es importante estar consciente de todos sus beneficios y tener en cuenta que es algo temporal. El bebé crece y tarde o temprano dejará el pecho”, señaló.

“Durante un periodo se les quiso hacer creer a las mujeres que nuestra leche no era buena, que no debíamos amamantar, que lo mejor era la fórmula y el biberón y el hecho de que hoy cada vez más mujeres decidan ejercer una lactancia informada y libre demuestra que acá seguimos resistiendo y confiando en nuestro cuerpo y en nuestras capacidades”, agregó.

Nanaxhi explica que muchas mujeres dejan de amamantar a sus bebés por desinformación, y lamentablemente no todos los médicos son amigables con la lactancia y eso puede generar dudas e inseguridad en las mamás.

“Cuando han pasado seis meses de tu bebé y sigues amamantando, la gente te dice que tu leche ya no sirve. Eso es presión social. La gente dice también que cuando el niño crece la leche ya no los nutre, por lo que muchas mujeres terminan desistiendo, pero no, la lactancia se complementa con alimentos hasta el período que tú quieras”, agrega.

Lamentó que en el Istmo de Tehuantepec, de donde es originaria, no hay espacios que estén destinados para que las madres puedan amamantar de manera cómoda a los bebés, y son pocas las empresas con este tipo de conciencia que generen espacios destinados a la lactancia en las oficinas.

“Lo que hemos hecho las mujeres es apropiarnos de los espacios público para amamantar, ya sea el parque, los camiones o incluso las banquetas, aunque no siempre son las mejores opciones. Por eso es necesario que las autoridades volteen la mirada y toquen estos temas que siguen siendo invisibilizados”, dijo.

Por último, recalcó que la lactancia no es fácil, pero cree que es uno de los actos de amor más grandes que las mujeres pueden hacer por sus hijos.

La leche materna sirve como primera vacuna

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la UNICEF recomiendan que los niños inicien la lactancia materna en la primera hora del nacimiento hasta los seis meses de edad, lo cual significa que no podrá ingerir ningún otro tipo de alimentos. En ello coincide la nutrióloga Andrea Hernández, quien refiere que la leche materna sirve como primera vacuna por contener inmunoglobulinas que ayudan a la protección inmunológica del bebé.

La experta en nutrición señaló que, durante el embarazo, la madre debe adecuar su dieta, balanceada y equilibrada, es decir, debe consumir frutas, verduras, proteínas y ácidos grasos que ayuden al correcto desarrollo del bebé. Después de los seis meses de edad, es importante que se pueda hacer una alimentación complementada, destacó la nutrióloga.

“Los bebés pueden alimentarse de la leche materna hasta cuando ellos requieran o realizar el destete, la leche materna es el mejor alimento”, concluyó.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.