Por Mariela León, Cambio 16, 13 de julio de 2022.

Stephanie Seneff es investigadora senior en el Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Y calificó al glifosato como una «catástrofe sistémica» por sus reacciones en la salud y las secuelas asociadas a múltiples enfermedades.

Seneff ha estudiado el glifosato, ingrediente activo del herbicida Roundup, durante más de diez años. Conociéndolo, advirtió que el químico es una muerte lenta para los humanos y otras formas de vida.

La científica cree que el uso generalizado de glifosato en la agricultura y consecuente consumo de alimentos de Estados Unidos y en el mundo, es la razón detrás del dramático aumento del autismo, diabetes, cáncer, alergias y otras afecciones crónicas.

El glifosato se utilizó por primera vez en Roundup, un herbicida desarrollado por Monsanto en 1974. Tras su lanzamiento, Monsanto comercializó el glifosato como inofensivo para los humanos y otros mamíferos. La compañía razonó que el glifosato mata la hierba al interrumpir la vía del shikimato, que no está presente en los animales y, por lo tanto, no sería dañino. “Sin embargo, esta vía está presente en las bacterias intestinales”, escribió Seneff en su estudio sobre el glifosato.

Investigaciones recientes revelan que los cuerpos humanos tienen más bacterias que células. Y nuestros microorganismos intestinales juegan un papel muy importante en el mantenimiento de la salud.

“Además de ayudar a la digestión, la microbiota intestinal sintetiza vitaminas, desintoxica los xenobióticos (bióticos extraños). Mantiene el equilibrio en el sistema inmunológico y evita que las bacterias dañinas crucen el intestino”, dijo Seneff.

Se ha demostrado que la fibra dietética promueve el crecimiento de bacterias intestinales saludables. Mientras que azúcares y grasas procesadas promueven las bacterias involucradas en la inflamación.

Uso intensivo del glifosato y las enfermedades

Recientemente el Comité de Derechos Humanos de la ONU decidió a favor de un grupo de indígenas del Paraguay que denunció la intoxicación de sus tierras con glifosato. Causada por el uso intensivo de plaguicidas por parte de empresas agrícolas. Los daños se trasladan a las personas.

Seneff razonó que el aumento anual de los trastornos intestinales, el autismo (que está altamente relacionado con las bacterias intestinales deterioradas), las alergias y otras enfermedades pueden deberse a una dieta que contenga alimentos ricos en glifosato.

Más de 60 años después de que Roundup llegara por primera vez a los estantes y a las tierras agrícolas y jardines. El público está comenzando a comprender la relación entre el glifosato y el cáncer.

El glifosato está implicado en muchos tipos de cáncer. Uno de los primeros estudios realizado por Gilles-Éric Séralini, un biólogo molecular francés y amigo de Seneff, mostró que las dosis bajas de exposición a Roundup durante toda la vida conducen a una vida útil más corta y a daños en los órganos de las ratas, reseñó The Epoch Times.

Además, los estudios de laboratorio en células humanas y embriones de erizo de mar también han demostrado que el glifosato provocó la rotura del ADN. Este es un factor importante en la progresión del cáncer.

Incluso los artículos anteriores de Monsanto mostraron daño en los órganos y crecimiento de tumores en ratas. Aunque estos resultados no recibieron mucha atención después de que la compañía presentara nuevos estudios que no mostraban impactos significativos en la salud.

Glifosato asociado a diversos tipos de cáncer

Los estudios de Seneff han relacionado el glifosato con una miríada de enfermedades. Entre ellas varios tipos de cánceres: de mama, hígado, colon, riñón, piel (melanoma), tiroides y linfoma no Hodgkin.

El linfoma no Hodgkin (LNH), un cáncer de los glóbulos blancos, ha aparecido en muchas de las demandas recientes contra Monsanto y Bayer, el actual propietario de la marca Roundup.

Seneff vinculó el LNH con la exposición al glifosato. Durante mucho tiempo se supo que los agricultores tienen un mayor riesgo de desarrollar LNH. Además, un estudio sueco de 2002 mostró que el glifosato estaba directamente relacionado con un aumento de tres veces en NHL.

El estudio de Seneff postuló que el LNH puede deberse al efecto del glifosato sobre los micronutrientes, particularmente por deficiencias en manganeso. Este es un metal importante que necesitamos en pequeñas cantidades. Puede unirse con otras moléculas, formando compuestos.

Un compuesto particularmente importante es una proteína de manganeso llamada superóxido dismutasa de manganeso (Manganeso-SOD) que funciona en el cuerpo como antioxidante.

Los antioxidantes son moléculas importantes para el antienvejecimiento, ya que neutralizan la acción de las especies de oxígeno radiactivo que dañan las células y el ADN y aumentan el riesgo de cáncer. El manganeso-SOD previene este daño al unirse e inhibir las moléculas, y también ayuda a eliminar las células cancerosas.

Sin embargo, el glifosato puede unirse a metales como el manganeso y el magnesio. Por lo tanto, es probable que también se una al manganeso en manganeso-SOD, interrumpiendo sus funciones.

Los estudios de laboratorio han demostrado que el manganeso-SOD puede reducir el crecimiento de las células LNH en los laboratorios y también puede proteger contra el cáncer de páncreas.

Humanos, conejillos de indias

Las personas con LNH también presentan a menudo bajas concentraciones de manganeso-SOD y se tratan con otro compuesto de manganeso llamado porfirinas catiónicas de manganeso.

Seneff dice que las porfirinas de manganeso funcionan imitando la acción de la SOD de manganeso, lo que destaca la importancia de la SOD de manganeso. Y las alteraciones que el glifosato puede causar potencialmente en el cuerpo humano.

Existe «una fuerte evidencia de que el glifosato probablemente contribuya a una mayor prevalencia de múltiples tipos de cáncer en humanos», escribió Seneff en su estudio. “Cuarenta años de exposición al glifosato han proporcionado un laboratorio viviente donde los humanos son los conejillos de indias y los resultados son alarmantemente evidentes”.

Las enfermedades mencionadas no son exclusivas, Seneff también está muy segura de que la perturbación del glifosato en el intestino es lo que causa el autismo. Así como la celiaquía y otras alergias y problemas de comportamiento. Algunas de las personas que la rodean comparten historias de mejoras en los problemas de comportamiento y asma de sus hijos, después de que cambiaron la dieta a alimentos orgánicos.

Sin embargo, la mayor preocupación y especulación que ha hecho Seneff es que el glifosato puede incorporarse a las proteínas humanas, los componentes básicos de nuestras células.

Las proteínas están formadas por moléculas llamadas aminoácidos, que obtenemos a través de los alimentos que ingerimos o a través de nuestras células. Los estudios de Seneff especulan que el glifosato es estructuralmente similar a un aminoácido llamado glicina. Y por lo tanto, las células pueden tomar glifosato por error y convertirlo en proteínas, pensando que es glicina.

Avances legales, buenas noticias

Estudios previos han observado que el glifosato, como la glicina, puede modular ciertos receptores en las neuronas. Seneff especula que la estructura similar del glifosato a la glicina es lo que pudo haberle permitido hacer eso. La glicina es un aminoácido muy común, se puede encontrar en muchas de nuestras proteínas. Juega un papel fundamental en el mantenimiento de la función de proteínas muy importantes.

Si la realidad es como Seneff teme, que el glifosato pueda sustituirse por glicina, puede causar cambios críticos en los procesos bioquímicos del cuerpo. Por ejemplo, la glicina está presente en las proteínas que producen energía para las células humanas. Estas proteínas están en las mitocondrias y el cambio o el daño a estas proteínas hará que disfunciones y envíen a las células al estrés y, finalmente, a la muerte.

Además, la científica  cree que el aumento de enfermedades crónicas como la diabetes y otras enfermedades metabólicas también están relacionadas con un mayor uso de glifosato.

Seneff dijo que está muy alentada por los casos recientes de la Corte Suprema sobre la apelación perdida de Bayer y SCOTUS ordenó a la EPA que reevaluara si Roundup es cancerígeno.

Bayer AG, un gigante farmacéutico y de herbicidas que compró Roundup a Monsanto en 2018 y desde entonces ha perdido casos de 3 millones de dólares demandando a Roundup por supuestamente causar cáncer en los consumidores. “He tenido muy poco interés en el sistema legal en el pasado”, dijo. “Soy científica, me gusta leer artículos. Estoy muy alejada de los aspectos legales, no sé nada de derecho. Pero estoy empezando a interesarme mucho más porque parece que la ley es el camino a seguir”.

Manifestó la investigadora: “Siento que el trabajo que hice con el glifosato realmente ayudó a su causa”.

Imagen de Th G en Pixabay 
ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.