Por Redacción Salud, El Espectador, 12 de julio de 2022.

Un reporte recién publicado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), encontró que en más del 80 % de las muestras de orina que recolectó para llevar a cabo un estudio, se encontraron rastros de glifosato, un herbicida sobre el que existe un extenso debate sobre si es cancerígeno o no.

Los CDC, la agencia nacional de salud pública de Estados Unidos, le tomó pruebas a 2.310 personas que tenían 6 años o más. Después de analizarlas en el laboratorio, estableció que en 1.885, es decir el 81,6 %, contenían rastros detectables de glifosato. Según la metodología utilizada por los CDC, este reporte es representativo para la población de Estados Unidos.

La agencia de salud pública apuntó que el glifosato es el herbicida más utilizado en Estados Unidos en el sector agrícola, mientras que es el segundo más utilizado para el hogar y el jardín. De hecho, desde 1974, cuando la multinacional Monsanto lo empezó a comercializar con el nombre de “Roundup”, su usó se multiplicó por más de 200.

A lo largo de los últimos años se ha generado un intenso debate sobre si el glifosato es cancerígeno. Los CDC recuerdan que, en 2015, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer determinó que el glifosato es un “probable carcinógeno humano”. Sin embargo, resaltan, tanto la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la OMS, determinaron luego de una reunión ese mismo año, que era poco probable concluir esto respecto al glifosato.

Aunque el debate no ha sido zanjado, los CDC sí señalaron que “existe controversia y preocupación por el hecho de que el creciente uso de glifosato pueda tener efectos adversos para la salud humana”. Pero, advirtieron, todavía se desconoce el grado de exposición humana a este herbicida, así que se necesitarán más datos para comprender los posibles efectos sobre la salud.

Cabe recordar que, a finales de junio, la Corte Suprema de Estados Unidos rechazó atender un recurso del grupo alemán Bayer, propietario de Monsanto, que pretendía impugnar miles de denuncias que afirman que el herbicida Roundup causa cáncer.

En esta decisión, el tribunal ratificó una sentencia que le ordena a Bayer pagar 25 millones de dólares a Edwin Hardeman, un hombre que demandó a la empresa acusándola de que el herbicida le había causado un linfoma no Hodking. Como esta, hay al menos 31.000 denuncias más en Estados Unidos.

Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay 
ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.