Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 29 de abril de 2022.

HISTORIA EN BREVE

  • El café tiene un efecto que no se suele mencionar y que muchos considerarían un beneficio: ayuda a defecar
  • La actividad del colon es mayor después de cuatro minutos de tomar una taza de café y el efecto persiste durante 30 minutos, como mínimo
  • Esta bebida contiene ciertas moléculas, como las exorfinas, que son compuestos similares a los opioides, la motilina o la hormona gastrina, las cuales pueden influir en los efectos metabólicos del café, quizás debido a las respuestas neurohumorales, es decir, que involucran mecanismos neuronales y hormonales
  • Debido a que produce una mayor tasa metabólica y mejora la función de la grasa parda, es posible que también ayude a perder peso

7 de cada 10 personas en Estados Unidos disfrutan de esta bebida cada semana, mientras que el 62 % la bebe todos los días.1 De acuerdo con lo que se ha registrado, las razones más comunes por las que las personas beben café son el sabor y el impulso de la cafeína, para tener más energía y “despertar”.2,3 Pero, también tiene otro efecto que no se suele mencionar y que muchos considerarían un beneficio: ayuda a defecar.

En un estudio que se publicó en Gut, el 29 % de los voluntarios declaró que el café “les inducía el deseo de defecar”, y los investigadores descubrieron un efecto distintivo en la función del colon distal, de manera particular, consumir café negro sin azúcar (con cafeína o descafeinado) estimulaba una respuesta motora.4 La actividad del colon no solo fue mayor después de cuatro minutos de tomar una taza de café, sino que también permaneció igual durante 30 minutos, como mínimo.5

El estudio Gut se publicó en 1990, y no se les ha dado tanta importancia a los detalles acerca de los efectos del café en el metabolismo desde entonces, tal vez porque no ha habido muchas razones médicas para hacerlo.6 En otras palabras, se suele considerar que el café promueve los movimientos intestinales, pero las investigaciones que se han realizado demuestran que los efectos tienen fundamentos fisiológicos.

El café ocasiona que el colon se contraiga

En 1998, los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Iowa indagaron si el café podría actuar como un estimulante para el colon.7 Se utilizaron sondas de seis sensores para examinar la actividad motora del colon de 12 personas sanas mientras comían, bebían agua, bebían café negro colombiano o descafeinado.

En comparación con el agua, tanto el café con cafeína como el descafeinado provocaron más contracciones en el colon, no obstante, el que contenía cafeína estimuló mucho más la actividad del mismo. En lo que respecta a la estimulación del colon, tomar café con cafeína tiene efectos similares a los de una comida, pero conduce a una actividad 23 % mayor que el café que no contiene esta sustancia y 60 % mayor que el agua.

Los compuestos beneficiosos que se conocen como melanoidinas, las cuales se forman durante el procesamiento y le dan el color marrón al café tostado, también pueden cumplir un rol en los efectos metabólicos. Aunque las melanoidinas influyen en la capacidad antioxidante del café, funcionan como fibra alimenticia y no se pueden digerir en el intestino.

Por ello, una vez que se consumen, se fermentan en el intestino y se estima que podrían representar hasta el 20 % del consumo diario de fibra alimentaria que se recomienda en adultos, lo que las hace importantes para la salud del colon.8

En una conversación con el CNN, el Dr. Kyle Staller, director del Laboratorio de Motilidad Gastrointestinal del Hospital General de Massachusetts, hizo referencia a los efectos del café en el colon como un “mecanismo gastrocólico”, lo que sugiere que esta bebida, una vez que entra en contacto con la mucosa gástrica “desencadena una respuesta nerviosa u hormonal que hace que el colon comience a contraerse. Dichas contracciones hacen que las heces se muevan a través del colon hasta llegar al recto y ¡listo!: le dan ganas de defecar”.9

El café tiene el potencial de inducir una respuesta neurohumoral

El café tostado contiene miles de compuestos bioactivos10 y algunos de ellos podrían afectar el metabolismo a través de respuestas neurohumorales, es decir, que involucran mecanismos neuronales y hormonales. Es posible que esto involucre moléculas como las exorfinas, que son compuestos que se asemejan a los opiáceos presentes en el café, la motilina o la hormona gastrina.11

La gastrina estimula la producción de ácido estomacal (ácido gástrico), el cual propicia la digestión y podría contribuir a una mayor actividad en el colon.12 En un estudio, 10 adultos bebieron una solución que pretendía simular una taza de café preparado en casa, y sus niveles de gastrina alcanzaron su punto más alto con mucha rapidez: tan solo 10 minutos después. Incluso el café descafeinado incremento los niveles de gastrina.13

“Esta propiedad no puede atribuirse a la distensión, la osmolaridad, al calcio ni a los aminoácidos de la solución de café, así que debe tratarse de algún otro ingrediente que no se ha identificado”, señalaron los investigadores, y enfatizaron que aún no se conocen los mecanismos responsables de las propiedades del café que contribuyen a la liberación de gastrina.

Existen otros efectos del café sobre el tracto gastrointestinal, por ejemplo, se ha demostrado que beber solo tres tazas al día altera la microbiota intestinal. Asimismo, se ha reportado que el consumo de esta bebida ayuda a reducir la cantidad de E. coli, que puede ser patógena, al igual que de Clostridium y Bacteroides, mientras que ayuda a aumentar la cantidad de Lactobacillus y Bifidobacterium.14

La cafeína estimula la grasa parda

La cafeína puede ser responsable de algunos efectos metabólicos del café, incluso en relación con la grasa parda, la cual es una forma beneficiosa de grasa que puede generar calor y quemar glucosa y grasas por medio de una reacción mitocondrial que media la proteína desacoplante-1 mitocondrial (UCP1).15

Cuando los investigadores compararon las imágenes térmicas que se realizaron 30 minutos después de que los voluntarios bebieran café (con cafeína) o agua, descubrieron que usar cafeína en el tratamiento de cultivos celulares contribuye a una mayor expresión de la UCP1 y se descubrió una temperatura más elevada de la grasa parda en la región subclavicular.16 Debido a su potencial para aumentar la tasa metabólica y mejorar la función de la grasa parda, es posible que el café ayude a perder peso. Los investigadores explicaron lo siguiente:17

“En conclusión, estos resultados proporcionan nuevas pruebas complementarias in vitro e in vivo de que la cafeína (y el café, como bebida) puede promover la función de BAT en dosis compatibles con el uso humano”.

Cabe decir que la cafeína no es el único componente del café que afecta el metabolismo; es probable que haya muchos factores involucrados. Por ejemplo, en un estudio que se publicó en el Journal of Internal Medicine,18 los científicos descubrieron que el café modificó una cantidad mucho mayor de metabolitos en el cuerpo de la que se tenía en cuenta. Después de comer o beber, su cuerpo produce metabolitos o sustancias químicas. En parte, un mayor número de metabolitos afectados podría explicar la cantidad de efectos que el café tiene en el cuerpo.

El estudio reveló que los niveles de 115 metabolitos sufrieron alteraciones cuando se consumió café y, hasta entonces, se sabía que 82 de ellos repercutían en 33 vías biológicas. De igual manera, descubrieron tres vínculos novedosos con el café, como los metabolitos de los esteroides, el metabolismo de los ácidos grasos y el efecto que tuvo en el sistema endocannabinoide.

Citando el estudio original de Gut que reveló que el café promueve la actividad motora en el colon, los investigadores de España también resaltaron que varios compuestos del café, aparte de la cafeína, podrían ser responsables de algunos de sus efectos metabólicos:19

“El café (sin azúcar) no contiene calorías, y sus efectos sobre el tracto gastrointestinal no pueden atribuirse a su volumen, acidez u osmolalidad, así que se reconoció que debe tener efectos farmacológicos.

Por ello, la interpretación de estos descubrimientos fue que un componente distinto a la cafeína mediaba esto de manera indirecta y que, tras actuar sobre los receptores epiteliales del estómago o del intestino delgado, desencadenaría una respuesta gastrocolónica que solía presentarse cuando se liberaba colecistoquinina u otra hormona”.

Los beneficios del café están bien establecidos

Existe un consenso cada vez mayor de que el café orgánico, sin azúcar, tiene múltiples propiedades que favorecen la salud. En 2019, el Instituto de Información Científica sobre el Café (ISIC, por sus siglas en inglés) publicó un informe que realizó Elizabeth Rothenberg, Ph.D., en el que se refirió al café como una opción de intervención alimenticia que podría reducir el riesgo de enfermedades neurodegenerativas o aliviar algunos síntomas.20

Los investigadores descubrieron que la cafeína y el café podrían generar un efecto protector en el sistema neurológico.21 Los autores de numerosos estudios descubrieron que el café reduce el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer,22 así como el deterioro cognitivo en general.23 De igual forma, hay indicios de que la cafeína también podría contribuir a una mayor sensibilidad a la insulina.24

Además de lo anterior, el consumo de café se ha relacionado con una menor mortalidad por diversas afecciones, lo que incluye las enfermedades cardiovasculares y neurológicas, la diabetes tipo 2 y varios tipos de cáncer, como el de endometrio y de hígado.25

En una revisión de 112 meta-análisis sobre el café, esta popular bebida se relacionó con el potencial de reducir el riesgo de cáncer colorrectal, de colon, de endometrio y de próstata, así como de enfermedades cardiovasculares, mortalidad y la enfermedad de Parkinson, así que los investigadores señalaron: “Dado el espectro de afecciones que se estudiaron y la solidez de muchos de los resultados, estos descubrimientos indican que se puede incluir al café en un régimen alimenticio saludable”.26

Un estudio con duración de 10 años que se presentó en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología en Barcelona demostró que las personas que bebían cuatro tazas de café al día tenían un riesgo 64 % menor de perder la vida por cualquier causa.27 Tal vez no sea motivo de sorpresa que el café tenga ese potencial para favorecer la salud si se toma en cuenta que muchos de los compuestos bioactivos del café tostado tienen efectos antioxidantes, antiinflamatorios, antifibróticos y antiproliferativos.

Cabe mencionar que el café no provoca deshidratación: eso es solo un mito. Incluso, consumir una cantidad moderada de café todos los días no causa deshidratación; de hecho, quienes pertenecen al género masculino pueden hidratarse con el café de la misma manera que con el agua.28 Esto no significa que pueda dejar de tomar agua pura: es la mejor opción para hidratar su cuerpo.

¿Qué tipo de café debe consumir para gozar de mayores beneficios?

Si consideramos la evidencia de que el café estimula el metabolismo y el colon, ¿es buena idea que beba una taza cuando se sienta “agotado”? Es muy probable que le resulte útil, no obstante, también debe ocuparse de los factores subyacentes que podrían ocasionar estreñimiento, como la alimentación. Para evitarlo, asegúrese de beber suficiente agua y procure consumir entre 25 y 50 gramos de fibra por cada 1000 calorías que consuma cada día.

En otras palabras, si no acostumbra tomar café, no debe sentirse obligado a hacerlo, ya que existen muchos otros alimentos que pueden ayudarle a mantener y mejorar su salud metabólica. Por ejemplo, cuatro alimentos que han demostrado tener un impacto beneficioso sobre el estreñimiento crónico son los vegetales fermentados, la alcachofa, el kiwi y el kéfir.

Pero, si le gusta el café, existe una buena razón para saborear una taza, o varias, todos los días, aunque debe tomar en cuenta las advertencias. El café es un cultivo que requiere mucho fumigo, así que debe procurar que sea orgánico o biodinámico, y que se haya cultivado bajo sombra. El café es una planta a la que le agrada la sombra, pero los agricultores suelen despojar los bosques para facilitar el cultivo y la cosecha.

Esto destruye el hábitat ecológico de numerosos elementos que son disuasorios naturales, como aves y lagartos, mientras que las plagas se desarrollan, lo que ocasiona que se utilicen pesticidas adicionales en las diferentes variedades que no crecen bajo sombra.

Además de lo anterior, recuerde que lo ideal es que no le agregue azúcar, leche ni crema, ya que podría afectar su capacidad antioxidante.29 En caso de que desee agregarle algo a su café, pruebe el aceite de coco o el de triglicéridos de cadena media (MCT), ya que estos pueden ayudarle a quemar grasa y mejorar la función mitocondrial. Asimismo, considere adquirir granos enteros y moler el café por su cuenta para asegurarse de que no esté rancio.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.