Por BASE Investigaciones Sociales, Biodiversidad LA, 07 de abril de 2022.

“Se destaca que el crecimiento en forma sostenida del uso de agrotóxicos se corresponde con el aumento de las áreas cultivables, que a su vez deriva en el consecuente impacto sobre la salud de las poblaciones expuestas”, señala la Dra. Stella Benítez Leite, responsable de la Cátedra de Pediatría de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Asunción, en su artículo divulgado en ” Con la Soja al Cuello 2021“. En 2019, se importaron 58.568 toneladas de productos fitosanitarios; el 62% correspondió a herbicidas, especialmente el Glifosato, el 2.4D, y el Paraquat.

Benítez Leite agrega que “los efectos secundarios de estos pesticidas en los seres humanos son preocupantes, e incluyen intoxicaciones agudas y crónicas que pueden darse a dosis pequeñas por un tiempo prolongado y afectar el sistema nervioso, el sistema hormonal, interferir en la fertilidad y la reproducción, y producir cáncer. Son un ejemplo, distintos tipos de cánceres, disrupciones en el sistema endocrino y el mal de Parkinson”.

Respecto a cómo afrontar esta situación, desde el ámbito de la salud pública Benítez indica que las “evidencias actuales implican puntuales desafíos para el diseño de estrategias que permitan afrontar el daño de los agrotóxicos a la salud humana: el registro formal de los problemas de salud implicados, es una condición ineludible”. Al respecto menciona que no se dispone en el país de estadísticas, ni ningún otro tipo de información que permita realizar un monitoreo y medir la magnitud del problema, además de elaborar información epidemiológica y definir grupos prioritarios.

Nuestro planeta, nuestra salud

Este año la Organización de las Naciones Unidas ha definido el lema «Nuestro planeta, nuestra salud», dirigiendo la atención mundial a la interconexión entre el planeta y nuestra salud. Al respecto, en el mismo informe, la Dra. Benítez concluye que “el impacto de los agrotóxicos en la salud es un aspecto de un análisis más amplio, que incluye el debate necesario acerca de la urgencia de replantear las prácticas agrícolas que suponen deforestación intensiva, utilización cada vez más aumentada de agrotóxicos y reducción sostenida de espacios para el desarrollo de la agricultura familiar campesina. En Paraguay, se destaca
al respecto que el modelo de producción preponderante es poco ecológico y poco sostenible. Hasta un documento del Banco Mundial (2018) planteó dicha insostenibilidad, además de destacar que el costo de la deforestación que supone sostener y expandir el modelo de producción, es posiblemente igual o mayor al beneficio generado por los agronegocios”.

Efectos en la salud humana de los agrotóxicos más utilizados en Paraguay

Fuente: BASE Investigaciones Sociales

Photo by Arjun MJ on Unsplash
ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.