Por Gloria Muñoz Ramírez, Desinformémonos, 20 de febrero de 2022.

“A pesar de la rabia y el dolor que sentimos de ver que nuestra vida se pone en manos de quienes comercian con ella, estamos dispuestos a antes que cualquier otra acción, darle una oportunidad a la palabra, a sentarnos en una mesa e intentar dialogar. No estamos aceptando ni invitando a una negociación para ponerle precio a nuestra dignidad. Los estamos invitando, una vez más, como aquel día 22 de marzo o el día 8 de agosto de 2021 a presentar nuestras demandas legítimas por la vida y el bienestar de nuestros pueblos”, señaló la organización Pueblos Unidos en un comunicado leído en la actividad.

La vieja casona de la representación del gobierno de Puebla, ubicada en la colonia Roma, fue clausurada simbólicamente y tapizada de pintas por Samir y de mantas del Congreso Nacional Indígena, red de pueblos a la que también pertenece Pueblos Unidos. Al lugar llegaron integrantes de la comunidad otomí radicada en la Ciudad de México, integrantes de las redes anticapitalista y defensores del agua de los Pedregales de Santo Domingo, entre otras organizaciones que externaron su solidaridad con las comunidades que durante seis meses ocuparon las instalaciones de Bonafont, empresa a la que acusan de extraer ilegalmente un millón 640 mil litros de agua todos los días durante 30 años.

Durante la actividad recordaron que en la madrugada del 15 de febrero “los gobiernos que dicen representar al pueblo y ser distintos a los gobiernos anteriores enviaron a la Guardia Nacional, a la Policía Estatal y Municipal a despojarnos del espacio que habíamos recuperado y convertido en una verdadera Altepelmecalli, una Casa del Pueblo, para dejarlo nuevamente en las manos de quienes nos roban el agua, la vida, y que creen que nuestra dignidad está en venta”.

A pesar de la violencia institucional, insistieron, “estamos dispuestos a un diálogo que permita que nuestra región se mantenga en paz, que permita que nuestra región tenga lo que necesita para que nuestras comunidades vivan y podamos decidir nuestro destino”. Se trata, aclararon, de un diálogo encaminado a “que Bonafont se vaya de nuestros territorios y nuestra agua y nuestra tierra siga protegida”.

Las condiciones para un posible diálogo, enlistaron los integrantes de Pueblos Unidos, son que la empresa Bonafont suspenda cualquier actividad en la zona; que no exista persecución a los defensores y ambientalistas de los Pueblos Unidos; y la liberación de los animales que se encuentran al interior de la Altepelmecalli. Y demandaron la presencia en el mismo de representantes federales y estatales de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA); de María Luisa Albores González, secretaria de Medio Ambiente, y representantes de la Secretaría de Medio Ambiente a nivel estatal; de Adelfo Regino Montes, del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas; de Miguel Barbosa Huerta, del Gobierno Estatal; y por parte de la trasnacional Danone, del director general de Bonafont, Mariano Perotti. Como mediador y sede propusieron a la Universidad Iberoamericana, plantel Puebla.

Al mismo tiempo, los y las oradoras exigieron justicia y esclarecimiento del asesinato de Samir Flores Soberanes, en el tercer aniversario de su muerte. “Lo único que hizo Samir toda su vida fue defender el territorio, a los pueblos, y levantar la voz en contra de todos esos gobiernos que lo único que hacen es vender la vida”, señalaron.

A continuación el comunicado íntegro de Pueblos Unidos de la región cholulteca y de Los Volcanes:

COMUNICADO DE LOS PUEBLOS UNIDOS RESPECTO A LA VIOLENCIA QUE EJERCIÓ EL GOBIERNO MUNICIPAL, ESTATAL Y FEDERAL EN BENEFICIO DE LA TRANSNACIONAL BONAFONT DANONE EN JUAN C. BONILLA, PUEBLA

Al pueblo de México

A los pueblos del mundo

A quienes con el corazón abajo y a la izquierda han compartido nuestro dolor y nuestra rabia

En la madrugada del 15 de febrero los gobiernos que dicen representar al pueblo y ser distintos a los gobiernos anteriores enviaron a la Guardia Nacional, a la Policía Estatal y Municipal a despojarnos del espacio que habíamos recuperado y convertido en una verdadera Altepelmecalli, una Casa del Pueblo, para dejarlo nuevamente en las manos de quienes nos roban el agua, la vida, y que creen que nuestra dignidad está en venta.

El Altepelmecalli no es sólo un espacio abierto a la escucha y al encuentro de todos los pueblos del mundo, es el lugar desde el que los veinte Pueblos Unidos de la región Cholulteca y de los volcanes dijimos ¡YA BASTA! El mismo grito que acompaña a todos los pueblos cuando la ambición y la crueldad de los dueños del dinero y los caciques del poder no deja más opción que la rebeldía.

Dijimos basta al saqueo y secuestro del agua que le da vida a nuestras comunidades y a territorios mucho más allá del nuestro. Dijimos basta a las estrategias del gobierno de desgastarnos con engaños burocráticos y promesas mentirosas. Dijimos basta a estar sometidos a decidir entre ser siervos o víctimas de las empresas transnacionales como Danone que creen que nuestros territorios son solo mercancías para hacer crecer eternamente sus fortunas. Dijimos basta, lo reafirmamos en nuestro decreto en protección a la madre tierra y lo seguimos diciendo con toda claridad: BONAFONT SE VA.

El desalojo ha revivido el riesgo de que Bonafont y sus patrones de Danone vuelvan a secuestrar nuestra agua. El gobierno trata de escudarse en la ley para justificar que nos despojen, porque para eso sí usan la ley, no para protegernos, no para cuidar a nuestras comunidades y a nuestros territorios. Al gobierno le incomoda y aterroriza que todo el mundo se entere del trabajo por la vida que construimos los pueblos y que reproducimos en la Altepelmecalli. Le da miedo que todos se enteren de que no los necesitamos porque la Altepelmecalli atenta contra la sagrada propiedad privada del capital y pone en entredicho a las instituciones y leyes que fueron hechas para el servicio de los grandes empresarios. El gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta ahora, después del desalojo, llama al diálogo, pero como el mismo lo dice, lo hace para que la empresa pueda volver a funcionar, para que el saqueo vuelva a la normalidad. El gobierno de Puebla no es un mediador en este asunto, es parte, actúa como el representante de los intereses de Bonafont y Danone, mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador guarda un silencio cómplice.

A pesar de la rabia y el dolor que sentimos de ver que nuestra vida se pone en manos de quienes comercian con ella, estamos dispuestos a antes que cualquier otra acción, darle una oportunidad a la palabra, a sentarnos en una mesa e intentar dialogar. No estamos aceptando ni invitando una negociación para ponerle precio a nuestra dignidad. Los estamos invitando, una vez más, como aquel día 22 de marzo o el día 8 de agosto de 2021 a presentar nuestras demandas legítimas por la vida y el bienestar de nuestros pueblos.

Estamos dispuestos a un diálogo que permita que nuestra región se mantenga en paz, que permita que nuestra región tenga lo que necesita para que nuestras comunidades vivan y podamos decidir nuestro destino, que permita que Bonafont se vaya de nuestros territorios y nuestra agua y nuestra tierra siga protegida por quienes la hemos protegido durante siglos, como lo estamos haciendo ahora.

Estamos dispuestos al diálogo porque como pueblos no tememos a la honestidad y estamos dispuestos a dar muestras de que nosotros no somos quienes tienen oídos sordos. Pero para que exista el diálogo así como nosotros damos la muestra y el primer paso exigimos que:

1. La empresa Bonafont tenga suspensión de cualquier actividad en la zona.

2. Que no exista persecución a los defensores y ambientalistas de los Pueblos Unidos.

3. Por el respeto a la vida, exigimos que sean liberados inmediatamente los animales que se encuentran al interior de la Altepelmecalli.

4.Que en ese espacio para la palabra y escucha estén presentes los representantes federales y estatales de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)

5. Que se encuentre presente María Luisa Albores González, secretaria de Medio Ambiente por parte del Gobierno Federal y representantes de la Secretaría de Medio Ambiente a nivel estatal

6. Adelfo Regino Montes, Representante del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas

7. Miguel Barbosa Huerta por parte del Gobierno Estatal y

8. por parte de la trasnacional Danone, el director general de Bonafont, Mariano Perotti.

Exigimos que este sea un diálogo público. No aceptamos que la postura del gobierno sea que es un asunto entre Bonafont y nosotros, porque con el uso de las fuerzas armadas y policiales en el desalojo los gobiernos se volvieron parte.

Proponemos y hacemos un llamado a la Universidad Iberoamericana – Puebla para que, a través de sus instancias e instalaciones pueda fungir como mediadora dentro de este conflicto socioambiental.

Como Pueblos Unidos, a partir de lo que pueda surgir del diálogo, haremos una autoconsulta en las veinte comunidades que somos, para reafirmar la decisión de los pueblos y definir cuál será nuestro camino.

Invitamos a todos los pueblos, comunidades, barrios, organizaciones, colectivas, grupos, familias y personas a acompañarnos en las acciones globales por la defensa del agua, a la Caravana Por La Vida y la Madre tierra, a las manifestaciones estatales y nacionales, a los mítines y asambleas que tendremos a los largo de las comunidades que conformamos los Pueblos Unidos de la región Cholulteca y de los volcanes y que estaremos calendarizando próximamente.

ATENTAMENTE

A 20 de febrero de 2022

AGUA TIERRA Y LIBERTAD

PUEBLOS UNIDOS DE LA REGIÓN CHOLULTECA Y DE LOS VOLCANES

¡Samir Vive, la lucha sigue!

¡Zapata Vive, la lucha sigue!

¡Viva la Altepelmecalli!

¡Vivan los pueblos unidos!

Photo by mrjn Photography on Unsplash
ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.