Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 01 de diciembre de 2021.

HISTORIA EN BREVE

  • El análisis de la cantidad de personas que murieron en los condados de Santa Clara y Alameda en California descibrió que había un 22 % y casi un 25 % de conteo excesivo en la tasa de mortalidad
  • El Dr. Robert Redfield, exdirector de los CDC, admitió que las políticas financieras podrían haber alterado de forma artificial las tasas de hospitalización y las estadísticas de la cantidad de muertes
  • Los CDC consideran a las personas que mueren dentro de los 14 días posteriores a la vacuna como una muerte de una persona sin vacunar, lo que distorsiona aún más los resultados de la cantidad de muertos y oculta las muertes a causa de la vacuna antiCOVID
  • Las nuevas pautas de la AMA les enseñan a los médicos cómo participar en campañas de desinformación a través de “intercambios de idiomas” y publicaciones aprobadas en las redes sociales para garantizar que el público no conozca las lesiones causadas por las vacunas

En este breve informe de noticias de Full Measure, Sharyl Attkisson entrevista al forense de Grand County, Colorado, sobre un asesinato-suicidio durante el Día de Acción de Gracias de 2020 que se registró como dos muertes por COVID-19. Aunque es una idea disparatada, existen más informes en todo el país1 y declaraciones del gobernador de Colorado, por lo que esta práctica es algo común.2

En los primeros meses del 2020, muchos en los principales medios de comunicación calificaron entre risas las preocupaciones de que se reportaron más muertes por COVID-19 de las que podrían atribuirse como una “conspiración de cantidad de muertos”.3 Rolling Stone reportó que los republicanos conservadores y las personas “anti-vacunas” lideraron este movimiento al creer que las cifras se alteraron.4

Sin embargo, unos pocos meses después los datos confirmaron lo que muchas personas ya sabían: la cantidad de personas que murieron “por” COVID-19 no fueron las mismas que las que murieron “con” COVID-19. La diferencia no es mínima. En el primer caso, las personas murieron a causa de la enfermedad.

Sin embargo, en el segundo caso, una persona podría haber dado positivo en la prueba COVID-19 en los últimos 28 días, pero murió por otras afecciones, como enfermedades cardíacas, diabetes o cáncer en etapa terminal.

Las tasas altas e inexactas de falsos positivos de las pruebas de PCR tal vez contribuyeron a la cantidad de personas que murieron “con” COVID-19. Las pruebas de PCR utilizan algo llamado “umbrales de ciclo” para encontrar casos positivos. Cuanto más alto sea el umbral, mayor será el riesgo de que una persona sana se considere como un “caso” de COVID-19.5 Las pruebas de PCR, en realidad no son una herramienta de diagnóstico adecuada.6 Sin embargo, eso apoyó la narrativa de que Estados Unidos tiene una cantidad creciente de muertes.

Alteran cantidades de muertes por COVID en varios condados

En julio de 2021, los condados de Santa Clara y Alameda en California analizaron la cantidad de personas que murieron por COVID-19. Santa Clara encontró una gran diferencia.7 Los datos no cambiaron. La cantidad de muertes reales no cambió. Pero las autoridades descubrieron que el 22 % de las muertes registradas por COVID-19 no se atribuían al virus.

Las nuevas cantidades se generaron al contar solo a las personas cuya causa de muerte fue “por” el virus. Dejaron a las personas que dieron positivo en el momento de la muerte, pero cuya causa de muerte no fue el resultado de una infección por SARS-CoV-2. El mes anterior, el condado de Alameda relató sus muertes y reportó una disminución del 25 %.8

La Dra. Monica Gandy es experta en enfermedades infecciosas en la Universidad de California en San Francisco. Cree que es importante tener un conteo preciso de la causa de la muerte. Habló con un reportero de CBS KPIX San Francisco y creía con bastante optimismo que los CDC “pronto podrían pedir a todos los condados que hagan lo mismo que los condados de Alameda y Santa Clara y que el país también podría ver menos casos de muertes por COVID-19”.9

En el video anterior de Full Measure, Attkisson relata la historia de las dos muertes por heridas de bala en Grand County, Colorado en el 2020, que se registraron como muertes por COVID-19.

El video también revela que lo que sucedía en Grand County era lo que mismo que sucedía en todo el estado. El Dr. James Caruso, médico forense de Denver, dijo que escuchó historias similares de médicos forenses en condados rurales a los que se les hacía más fácil determinar si una muerte había sido por COVID. Le dijo a Attkisson:10

“Algunos de mis compañeros forenses en los condados más rurales de Colorado me dijeron que sabían de problemas en los que habían firmado un certificado de defunción con un posible trauma involucrado. Y se les informó que se contaba como una muerte relacionada con COVID”.

El Dr. Caruso cree que al principio del proceso y a nivel local, es posible que los certificados de defunción se completen con precisión. Pero luego, a nivel estatal o federal, existe la posibilidad de que las agencias hagan pruebas de COVID con referencias cruzadas contra los certificados de defunción. Cualquier persona que haya dado positivo en la prueba se considera como una muerte relacionada con el COVID, sin importar la forma en que murió.

Cuando Attkisson verificó el conteo de muertes en Grand County en julio de 2021, descubrió que The New York Times había reportado más muertes, incluyendo las de las dos heridas de bala, una que ocurrió fuera del condado y dos personas que se registraron como muertas pero que estaban vivas.11

Merrit Linke es el presidente de la Junta de Comisionados de Grand Country. Él y los otros comisionados redactaron y firmaron una carta que se envió al gobernador de Colorado. La carta decía: “Hey, estas cantidades son incorrectas. No están bien. Deberíamos informarlos de forma correcta, así que, por favor, corríjalos”.12

La respuesta fue terrible. Brenda Bock es el forense de Grand County y también firmó la carta con los comisionados. Relató su conversación con el gobernador de Colorado a Attkisson y dijo: “Me dijo que no creía que fuera lo correcto, pero que no iba a hacer que eliminaran el conteo porque todos los demás estados lo hacían de esa manera así que nosotros también lo haremos igual”.13

Es probable que los incentivos financieros hayan sido el factor de las cifras exageradas

La razón por la que otros estados reportaban más muertes de COVID, y tal vez la razón por la que el gobernador de Colorado quería continuar, fueron los incentivos financieros que se les ofrecieron a los hospitales. En abril de 2020, algunas autoridades sanitarias sospechaban que el conteo de muertes de COVID-19 estaban alterados.

Sin embargo, el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID por sus siglas en inglés) y principal asesor médico del presidente, restó importancia a esas preguntas, incluso después de que las cifras de los CDC se pusieron en duda en lo que restaba del año.14 Muchos medios de comunicación también dijeron que estas sospechas eran una teoría de la conspiración.15,16

Sin embargo, en junio de 2020, la enfermera Erin Olszewski dio un testimonio de primera mano y compartió cómo los incentivos financieros eran el centro del diagnóstico y el maltrato en un hospital público de Queens, Nueva York.17 The Press and the Public Projec entrevistó a Olszewski como parte de la serie “Perspectives on the Pandemic”. Olszewski ha servido por muchos años al ejército.

Trabajó en la Operación Libertad Iraquí de 2003. “Parte de sus deberes consistían en supervisar el desembolso de ayuda y las mejoras a las instalaciones hospitalarias. Mientras estuvo en el país recibió la Medalla de Encomio del Ejército por sus servicios meritorios y resultó herida en combate”.18 Se retiró en 2012 para trabajar como enfermera civil y trabajó como defensora de la libertad médica y el consentimiento informado.

De acuerdo con Olszewski, los pacientes que dieron negativo en la prueba se clasificaron de forma rutinaria como positivos y se colocaron de inmediato en ventiladores, un tratamiento inapropiado que mató a casi todos. Para agosto de 2020,19 el entonces director de los CDC, el Dr. Robert Redfield, admitió que las políticas financieras podrían haber alterado de forma artificial las tasas de hospitalización y las estadísticas de la cantidad de muertes.

En respuesta a una pregunta formulada por Blaine Luetkemeyer, republicano de Missouri, sobre los posibles “incentivos perversos” que los hospitales podrían tener para alterar los certificados de defunción, el Dr. Redfield dijo:20

“Creo que tiene razón en que también hemos visto esto en otros procesos patológicos. En realidad, en la epidemia del VIH, alguien podría tener un ataque cardíaco, pero también tener el VIH y el hospital preferiría [clasificar] la muerte por VIH porque hay un mayor reembolso”.

El examinador de Washington21 también reportó que, en agosto de 2020, se eliminaron a más de 3 000 personas del conteo de muertes en Texas después de que se reveló que no dieron positivo en la prueba, sino que solo se consideraron un caso probable.

Los CDC ahora cuentan las muertes por la vacuna como enfermedades de personas sin vacunar

El problema de contar de forma incorrecta las muertes relacionadas con el COVID continúa. De acuerdo con las declaraciones que hizo la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, parece que los CDC manipulan las estadísticas para crear una impresión falsa e inexacta.

En una rueda de prensa de la Casa Blanca del 16 de julio de 2021, se afirmó que “más del 97 % de las personas que ingresan al hospital en este momento están sin vacunar”.22 Unas semanas después, reveló sin querer cómo los CDC obtuvieron esa estadística.23

Los CDC tomaron los datos de hospitalización y mortalidad desde enero hasta junio de 2021 para llegar a esta conclusión. Sin embargo, durante este período de tiempo, la mayoría de las personas en los Estados Unidos no se vacunaron,24 por lo tanto, la mayoría de las personas hospitalizadas o fallecidas no habían recibido la vacuna.

La forma más nueva en que los CDC juegan con las estadísticas es al considerar a cualquier persona que haya muerto dentro de los primeros 14 días posteriores a la vacuna como una muerte en una persona sin vacunar.25 Esto no solo altera la cantidad de muertes en personas sin vacunar, sino que también reduce la cantidad de personas que mueren como resultado de la vacuna de terapia génica.

La mayoría de las muertes por las vacunas antiCOVID ocurren dentro de las primeras 2 semanas.26 Estas muertes ahora se registran como una muerte de personas sin vacunar por COVID, en lugar de contabilizarse como una muerte relacionada con una infección o una lesión por la vacuna.

Esto podría relacionarse con el hecho de que las agencias de salud pública estaban al tanto de los efectos secundarios que se esperaban de la vacuna y que pudieron haber determinado que eran pérdidas aceptables. De acuerdo con la Diapositiva 16 del 22 de octubre de 2020, la presentación a la FDA por parte del director de Bioestadística y Epidemiología sobre algunos de los efectos esperados incluyó:27

Muerte Convulsiones Derrame cerebral
Infarto agudo de miocardio (ataque cardíaco) Síndrome inflamatorio multisistémico en niños Enfermedad agravada por la vacuna
Miocarditis/pericarditis Enfermedad autoinmunológica Trombocitopenia
Enfermedad de Kawasaki Anafilaxia Síndorme de Guillain-Barré

Como notará, muchos de estos efectos de la vacuna se reportan de forma muy común al Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS).28 Además, la FDA agregó una advertencia a las vacunas de Pfizer y Moderna sobre el riesgo de inflamación cardíaca y miocarditis.29

Unos días antes, los CDC anunciaron que los beneficios de la vacuna superan el riesgo de una “probable relación” entre las vacunas y la miocarditis en jóvenes sanos.30 En junio de 2021, CNN31 informó que los CDC habían recibido 1 226 informes preliminares de niños con miocarditis o pericarditis a través del VAERS.

De manera interesante, los CDC dijero que estas cantidades son suficientes para emitir una advertencia, pero ignoraron por completo la cantidad de personas que murieron a causa de las vacunas. Para el 22 de octubre de 2021, el VAERS había registrado 10 956 casos “raros”32 de miocarditis y 17 619 muertes por la vacuna.33

La AMA (por sus siglas en inglés) les enseña a los médicos el poder de la desinformación

Antes de acudir con su médico para obtener información precisa, es importante tener en cuenta que la Asociación Médica Estadounidense les recomienda a los médicos que sigan la línea de la compañía. Y la línea de la empresa está llena de “intercambios de idiomas”, muestras de publicaciones aceptables en las redes sociales e información sobre cómo desviar o redirigir las preguntas para impulsar el contenido aceptable de AMA.34

El engaño ha sido el nombre del juego desde mucho antes de que se lanzara la vacuna. A medida que continua el impulso hacia el “Gran Reinicio” en múltiples frentes, es fundamental que las instituciones médicas permanezcan a bordo con la misma retórica y mensajes sin fundamento para generar miedo y obstaculizar la toma de decisiones de las personas.

Los intercambios de idiomas y las publicaciones de muestra en las redes sociales aprovechan una poderosa herramienta, que son las palabras. El lenguaje es una forma poderosa de moldear la realidad,35,36,37 porque da forma a lo que pensamos sobre lo que experimentamos. Como señaló el narrador y cineasta Jason Silva:38

“El uso del lenguaje y las palabras que utiliza para describir la realidad, pueden crear una realidad y al mismo tiempo revelar la realidad. Las palabras son generativas. Creamos y percibimos nuestra realidad a través del lenguaje. Pensamos que la realidad cobra existencia a través de la construcción lingüística en tiempo real”.

Por ejemplo, “encierro” suena a encarcelamiento involuntario impuesto por un régimen totalitario, que es lo que es, mientras que “orden de quedarse en casa” suena mucho menos draconiano. Después de todo, “hogar” se relaciona con comodidad y seguridad. La AMA proporciona instrucciones sobre cómo bloquear, desviar y perder el tiempo ante preguntas difíciles en las que una respuesta honesta podría romper la narrativa oficial.

Lo invito a que lea la página 8 de la guía y preste atención a cómo se utilizan estos trucos psicológicos al escuchar entrevistas o leer las noticias.

La guía de la AMA no es del todo mala. Algunos de sus consejos tienen mucho sentido. Pero incluir intercambios de idiomas que dan como resultado declaraciones falsas y herramientas para dirigir, bloquear, desviar, redirigir y estancar para evitar respuestas directas no hacen más que erosionar la credibilidad y, por lo tanto, la confianza en la comunidad médica.

Después de haber recopilado datos de la pandemia durante aproximadamente 19 meses (marzo de 2020 a octubre de 2021), es imperativo que el pueblo de Estados Unidos comience a cuestionar la cantidad de “casos” y muertes reportados en un país donde la atención médica es mejor y más avanzada que muchos otros países.

En otras palabras, ¿por qué Estados Unidos lidera el mundo en cantidad de muertes por una infección?39 ¿Podría ser por la misma razón que Australia se encuentra en un bloqueo tiránico cuando su tasa de infección es del .6 % y solo el 1 % de los infectados ha muerto? ¿Podría haber un plan diferente del que le han hecho creer?

Photo by Fusion Medical Animation on Unsplash

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.