Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 20 de septiembre de 2021.

HISTORIA EN BREVE

  • La cadena de noticias KFOR News, publicó una historia falsa en la que un médico afirmaba que las salas de emergencia en Oklahoma estaban repletas de personas que utilizaban ivermectina para caballos en crema o en pasta para tratar el COVID-19
  • La historia resultó ser pura ficción, ya que no existen tales casos. Aun así, la cadena KFOR no se ha retractado de la historia y tampoco ha emitido una corrección
  • Aunque la ivermectina se utiliza como desparasitante en animales, también es un medicamento para humanos que la FDA aprobó desde mediados de la década de los 90. Incluso, está en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud para varias enfermedades parasitarias y, al igual que otros medicamentos, tiene un uso alternativo para tratar otras enfermedades y afecciones
  • Además de ser un antiparasitario, también tiene potentes propiedades antivirales e incluso ha demostrado proteger contra el daño de la proteína Spike del SARS-CoV-2

En los últimos días, se permitió que otra gran mentira circulara sin control ni verificación en los titulares de los medios de comunicación. “Ivermectina: ¿Por qué las personas antivacunas de Estados Unidos promocionan un desparasitante para caballos como una cura para el COVID?” pregunta el diario The Independent.1 Titulares similares han aparecido en muchos medios de comunicación y todos están dirigidos a mostrar a la ivermectina como un “desparasitantes para caballos”.

Parece que la cadena KFOR de Oklahoma fue la primera en publicar una historia falsa que dio a conocer esta narrativa. El 1 de septiembre de 2021, la KFOR reportó que las salas de emergencia estaban repletas de pacientes con una sobredosis por ivermectina para caballos. La afirmación según la realizó el doctor Dr. Jason McElyea. De acuerdo con la KFOR:2

“El Dr. McElyea dijo que los pacientes empeoran en los hospitales del este y sureste de Oklahoma después de tomar dosis de ivermectina para un caballo de tamaño completo, porque creyeron afirmaciones falsas de que el desparasitante podría combatir el COVID-19. ‘Las salas de emergencias están tan llenas que las víctimas tenían dificultades para llegar a las instalaciones donde podían recibir atención definitiva y tratamiento’, dijo”.

Alerta de noticias falsas

Otros medios de comunicación publicaron la historia, incluyendo la revista Rolling Stone,3 El periódico Daily Mail,4 The Independent,5 Newsweek,6 The Guardian,7 y Yahoo News8 y Rachael Madow de MSNBC.9

Hubo solo un problema. Fue una historia falsa. Unos días después de que la historia circulará por todos los medios, el Sistema de Salud del Noreste de Sequoyah emitió un aviso público y lo colocó en la página de inicio de su sitio web, donde desestimaba las afirmaciones de McElyea:

Sin embargo, en lugar de retractarse del artículo, lo que sería apropiado para algo que es ficticio de principio a fin, la revista Rolling Stone simplemente publicó una “actualización” en la parte superior del artículo, donde señaló la respuesta del Sistema de Salud del Noreste de Sequoyah. La KFOR no ha emitido ninguna corrección a partir del 7 de septiembre de 2021. El periódico The Guardian publicó una actualización al final de su artículo, pero no incluyó la declaración del hospital en la que se afirma que no han tratado a NINGÚN paciente por sobredosis de ivermectina.

Cientos de artículos de noticias también han llamado la atención sobre supuestos aumentos en las llamadas a los centros de control de intoxicaciones en los Estados Unidos relacionadas con la ivermectina, esta información también se basa en los datos más endebles. Por ejemplo, en Kentucky, el centro de control de intoxicaciones dice que recibió seis llamadas relacionadas con una sobredosis de ivermectina en crema, en comparación con un promedio de una llamada por año.

El departamento de salud de Mississippi señaló de manera similar que, aunque las llamadas al control de intoxicaciones que involucran a la ivermectina en crema han experimentado un ligero aumento, todos los casos han sido leves y ninguno ha requerido hospitalización debido a la toxicidad.10 Es obvio que las personas no mueren por sobredosis de ivermectina para caballos, ni por la ivermectina oral prescrita y en dosis adecuadas.

Alerta de narrativa falsa

Esta idea de que la ivermectina es un desparasitante para caballos y que presenta un riesgo letal para los humanos es toda una mentira, la cual se nos inculca para disuadir a las personas de utilizar un medicamento seguro y efectivo contra el COVID-19.

La intención es clara. Lo que las agencias de salud y los medios de comunicación tratan de hacer es confundir a las personas para hacerles creer que la ivermectina es un “medicamento veterinario”, lo que en realidad no es cierto. En definitiva, lo que tratan de hacer es respaldar la narrativa de las grandes farmacéuticas de que lo único a su disposición es la vacuna antiCOVID. Como se señaló en un artículo reciente del diario HuffPost:11

“Los expertos en salud, del tipo que practica en humanos, están de acuerdo en que la mejor manera de evitar contraer el virus es vacunarse, utilizar cubrebocas y mantenerse alejado de las multitudes”.

En una publicación de Twitter del 21 de agosto de 2021,12 la Administración de Alimentos y Medicamento dijo: “Usted no es un caballo. Usted no es una vaca. En serio, basta”, con un enlace a un artículo de la FDA sobre por qué no debe utilizar ivermectina para prevenir o tratar el COVID-19.

Un informe de la cadena MSNBC es otro ejemplo perfecto de la narrativa engañosa que gira en torno a la ivermectina. El anfitrión mezcla puntos de información y habla de la ivermectina en pasta para caballos de una forma, mientras que habla de las prescripciones de ivermectina en aumento de otra forma, como si los médicos ahora prescribieran medicamentos veterinarios solo para apaciguar a los pacientes desesperados. Luego continúa refiriéndose al éxito de los médicos con la ivermectina como “anecdótico”.

Joe Rogan, comediante y presentador de un podcast, quien hace poco se contagió de COVID-19 y lo trató con ivermectina junto con una gran cantidad de remedios, también recibe comentarios negativos por atreverse a compartir su historia de éxito. La cadena NPR, por ejemplo, reportó lo siguiente:13

“Joe Rogan les dijo a sus seguidores de Instagram que ha tomado ivermectina, un medicamento veterinario antiparasitario formulado para utilizarse en vacas y caballos, para ayudar a combatir el coronavirus. La Administración de Alimentos y Medicamentos advirtió sobre el consumo de este medicamento y dijo que las dosis animales pueden causar náuseas, vómitos y, en algunos casos, hepatitis grave”.

¿Rogan tomó ivermectina en pasta para caballo? No. ¿Tomó dosis de animales? No. Rogan habló con “varios médicos” que le dijeron que lo tomara, lo tomó y se recuperó muy rápido. Sin embargo, NPR combina de forma descarada el uso veterinario y humano, como para insinuar que sí tomó dosis para caballo.

Vale la pena señalar que la FDA no tiene ninguna advertencia sobre la ivermectina oral en dosis bajas como se prescribe para uso humano. Advierte sobre las dosis para animales, que ningún médico con licencia prescribiría. En resumen, los médicos no recetan ivermectina para caballos, ni mucho menos en dosis para caballos.

La ivermectina es un medicamento humano esencial

Aunque la ivermectina sirve como desparasitante en animales, también es un medicamento para humanos que la FDA aprobó desde mediados de la década de los 90 para tratar la ceguera de los ríos.14 También está en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud para varias enfermedades parasitarias.15

Al igual que otros medicamentos, la ivermectina también tiene un uso alternativo para tratar otras enfermedades y afecciones. Por ejemplo, el lupus sistémico y la rosácea papulopustolar,16 a veces se tratan con ivermectina. En el año 2018, se presentó una patente para tratar ciertos trastornos autoinmunológicos con ivermectina.17

Cuando se usa para prevenir el COVID-19, o para tratar para la infección aguda por SARS-CoV-2, la ivermectina actúa como uso alternativo, pero no hay nada inusual o sospechoso sobre esto. Muchos medicamentos tienen “usos alternativos”. Entonces, cuando los medios advierten que “la ivermectina no está aprobada por la FDA para tratar el COVID-19”, no significa nada. En realidad, no significa que el medicamento no esté aprobado por la FDA o que solo esté aprobado para animales.

El hecho es que la ivermectina tiene varias propiedades diferentes. Además de ser antiparasitario, también tiene potentes propiedades antivirales e incluso ha demostrado proteger contra el daño de la proteína Spike del SARS-CoV-2.

La investigación demuestra que la ivermectina afecta la capacidad de la proteína Spike para unirse al receptor ACE2 en las membranas celulares humanas.18 El medicamento también puede ayudar a prevenir los coágulos de sangre, al unirse a la proteína Spike del SARS-CoV-2. Esto evita que la proteína Spike se una a la CD147 en los glóbulos rojos y provoque la aglutinación.19

En cuanto a la seguridad, se han administrado más de 4 mil millones de dosis a pacientes (humanos) desde 1998, y solo se han reportado 28 casos de eventos adversos graves.20 Sin embargo, la FDA ahora afirma que la ivermectina no se debe utilizar para el COVID-19 ya que el medicamento podría causar “daños graves”, es “muy tóxico” y podría causar “convulsiones”, “coma e incluso la muerte”,21 advertencias que son mucho más aplicables a las vacunas antiCOVID.

La Ivermectina se puede utilizar en todas las etapas del tratamiento

Desde el principio, la organización Frontline COVID-19 Critical Care Alliance (FLCCC) ha tratado de descubrir la verdad sobre la ivermectina. La profilaxis del FLCCC y el protocolo COVID-19 ambulatorio se conoce como I-MASK +22 mientras que el tratamiento hospitalario se llama I-MATH +.23 Todos incluyen ivermectina. Como señaló la FLCCC en un comunicado de prensa:24

“Los datos demuestran la capacidad de la ivermectina para prevenir el COVID-19, para evitar que las personas con los primeros síntomas progresen a la fase hiperinflamatoria de la enfermedad e incluso para ayudar a los pacientes en estado crítico a recuperarse.

Muchos estudios clínicos, incluyendo ensayos controlados y revisados por expertos, demostraron los beneficios de la ivermectina para prevenir y tratar la enfermedad. En conjunto, docenas de ensayos clínicos que han surgido en todo el mundo son lo suficientemente importantes como para evaluar de manera confiable la efectividad clínica”.

El presidente y director médico de la FLCCC, el Dr. Pierre Kory, testificó sobre los beneficios de la ivermectina ante varios paneles de COVID-19, incluyendo el Comité Senatorial de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales en diciembre de 202025 y el Panel de Pautas de Tratamiento de COVID-19 de los Institutos Nacionales de Salud en enero de 2021.26

Los dos protocolos, I-MASK +27 y I-MATH +28, están disponibles en el sitio web de la FLCCC Alliance en varios idiomas. El fundamento clínico y científico del protocolo hospitalario I-MATH + también se revisó por pares y se publicó en el Journal of Intensive Care Medicine29 a mediados de diciembre de 2020.

Evidencia contundente de la ivermectina

La Dra. Tess Lawrie, directora de la empresa Evidence-Based Medicine Consultancy Ltd.,30 la primera Conferencia Internacional sobre la Ivermectina para el COVID.31

Doce expertos médicos32 de todo el mundo, incluyendo a Kory, compartieron sus conocimientos, revisaron el mecanismo de acción, los protocolos para la prevención y el tratamiento, incluyendo el llamado síndrome de secuelas, resultados de la investigación y datos del mundo real. Todas las conferencias, que se realizaron y grabaron por Zoom, se pueden ver en Bird-Group.org.33

Un resumen de la evidencia de los ensayos clínicos para la ivermectina está disponible en el sitio web de FLCCC,34 mientras que una lista de todos los ensayos de la ivermectina realizados hasta la fecha, con enlaces a los estudios publicados, se puede encontrar en c19Ivermectin.com.35 Entonces, ¿qué demuestra la evidencia? En resumen, los estudios han demostrado que la ivermectina:36

  • Reduce la carga viral.
  • Inhibe la reproducción de muchos virus, incluyendo el SARS-CoV-2 y los virus de la influenza estacional. Un estudio observacional37 de Bangladesh, que consideró a la ivermectina como una profilaxis previa a la exposición al COVID-19 entre los trabajadores de la salud, descubrió que solo 4 de los 58 voluntarios que tomaron 12 mg de ivermectina, una vez al mes, durante cuatro meses, desarrollaron síntomas leves de COVID-19, en comparación con 44 de los 60 trabajadores de la salud que rechazaron el medicamento.
  • Inhibe la inflamación a través de varias vías y protege contra el daño orgánico.
  • Previene la transmisión del SARS-CoV-2 cuando se toma antes o después de la exposición.
  • Acelera la recuperación y reduce el riesgo de hospitalización y muerte en pacientes con COVID-19. La reducción promedio de la mortalidad, basada en 18 ensayos, es del 75 %.38 Una revisión patrocinada por la OMS39 sugiere que la ivermectina puede reducir la mortalidad por COVID-19 hasta en un 83 %.

¿Quién sigue la ciencia?

Como se señaló en un artículo de revisión del 3 de agosto de 2021, publicado en New Microbes New Infections, titulado “Ivermectin: A Multifaceted Drug of Nobel-Prize Honored Distinction With Indicated Efficacy Against a New Global Scourge, COVID-19”:40

“En el año 2015, el Comité Nobel de Fisiología o Medicina, en su único premio para tratamientos de enfermedades infecciosas desde hace seis décadas, honró el descubrimiento de la ivermectina (IVM), un medicamento multifacético que se utilizó contra algunas de las enfermedades tropicales más devastadoras del mundo.

Desde marzo de 2020, cuando la IVM se utilizó por primera vez contra un nuevo flagelo global, el COVID-19, más de 20 ensayos clínicos aleatorios (ECA) han realizado un seguimiento de dichos tratamientos para pacientes hospitalizados y ambulatorios. 6 de 7 metanálisis de ECA de la IVM, que se reportaron en 2021, encontraron menos muertes por COVID-19, con un riesgo relativo medio de mortalidad del 31 % en comparación con el grupo de control.

Durante los tratamientos masivos de IVM en Perú, las muertes disminuyeron un 74 % durante 30 días en los 10 estados con los tratamientos más extensos. Los pocos casos de muertes se correlacionaron con el alcance de las distribuciones de IVM en los 25 estados con p <0.002.

También se observaron menos muertes al utilizar IVM en dos modelos animales, de SARS-CoV-2 y un betacoronavirus relacionado. El mecanismo biológico indicado de la IVM, la unión competitiva con la proteína Spike del SARS-CoV-2, tal vez no sea específico de un epítopo, ya que posiblemente produce una efectividad total contra las cepas mutantes y virales emergentes”.

A pesar de la evidencia, la Asociación Médica Americana (AMA), la Asociación Americana de Farmacéuticos (APhA) y la Sociedad Americana de Farmacéuticos del Sistema de Salud (ASHP) ahora se unen para pedir a los médicos que dejen de recetar ivermectina para el COVID y que la alejen de inmediato de los ensayos clínicos.41

Con suerte, los médicos evaluarán la evidencia por sí mismos y harán lo que tenga sentido y lo que sea mejor para sus pacientes, en lugar de hacerle caso a las grandes farmacéuticas. De hecho, mientras que Estados Unidos quiere eliminar todo uso de la ivermectina, otros países comenzaron a utilizarla más. India, por ejemplo, agregó ivermectina para el COVID-19 a su lista de medicamentos esenciales.

La Asociación Médica Metropolitana de Tokio también agregó la ivermectina a su protocolo de tratamiento en el hogar desde el 13 de agosto de 2021, mientras que el gobierno de Indonesia no solo autorizó el uso del medicamento, sino que también creó un sitio web que demuestra la disponibilidad del medicamento en tiempo real. Los hospitales de Indonesia comenzaron a utilizar ivermectina el 22 de julio de 2021. En la primera semana de agosto, los casos y las muertes disminuyeron demasiado.42

La ‘variante delta’ es la lesión causada por las vacunas

En un programa reciente del presentador Stew Peters, una enfermera en los Estados Unidos expone varias creencias comunes. Ella señala que su hospital nunca, ni siquiera durante el apogeo de la pandemia del 2020, estuvo por encima de su capacidad debido a los pacientes con COVID. De manera inquietante, afirma que casi todo el personal del hospital aún no sabe que la prueba PCR no es tan confiable y que toda la atención se basa en esa prueba.

Incluso, si no tiene ningún síntoma de COVID, una prueba positiva lo llevará a la sala de COVID, donde el protocolo estándar requiere Remdesivir y, si tiene una concentración baja de oxígeno, que lo conecten a un ventilador. Ella dice que la mayoría de los pacientes empeoran con el Remdesivir, que ha demostrado causar problemas cardíacos y renales. Señala que, durante poco tiempo, el medicamento se administró junto con la ivermectina y, durante ese tiempo, los resultados de los pacientes fueron mejores. Después, se eliminó la ivermectina del protocolo.

En cuanto a la variante Delta, no existen pruebas comerciales que identifiquen las variantes, aunque la secuenciación genética en un laboratorio de investigación podría diferenciarlas. La enfermera enfatiza que nunca ha visto un caso de la variante “Delta” en ningún historial de pacientes, una afirmación que plantea la pregunta de cómo los funcionarios pueden afirmar que la mayoría de los pacientes con COVID-19 ahora están infectados con la variante Delta.

También reporta haber visto una gran cantidad de problemas por las vacunas, pero no tiene conocimiento de un solo caso en el que el problema se haya reportado al Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas de Estados Unidos (VAERS). Siempre que ha comunicado sus sospechas con algún médico, la han rechazado y descartan que exista alguna relación con la vacuna.

La conclusión más impactante de esta entrevista es que el supuesto aumento de los casos Delta son, de hecho, problemas por vacunas mal etiquetadas. Según esta denunciante:

“La variante Delta es el resultado de los problemas por las vacunas”, le dice a Peters. “Es algo que se sabe entre el personal que está al tanto de lo que sucede, que prestan atención y no lo niegan”.

Image by Steve Buissinne from Pixabay

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.