Por Semana, Biodiversidad LA, 31 de mayo de 2021.

El acuerdo era beneficioso para Bayer porque limitaba sus futuros riesgos legales, consideró el juez Vince Chhabria en su decisión. Al mismo tiempo, el acuerdo no protegía suficientemente los intereses de las personas que usaron el herbicida Round’Up antes de febrero de 2021, pero que aún no han sido diagnosticadas con linfoma no Hodgkin, un cáncer del sistema linfático, agregó el magistrado.

Desde la adquisición del grupo agroquímico estadounidense Monsanto en junio de 2018, el gigante alemán se ha enfrentado a una ronda de procedimientos judiciales contra el producto Round’Up en Estados Unidos. En junio pasado alcanzó un acuerdo de más de 10.000 millones de dólares para poner fin a unas 125.000 denuncias en este expediente abierto en el país.

Pero el acuerdo fue parcialmente rechazado por la Justicia, por reservas sobre las demandas futuras. En febrero, Bayer y abogados querellantes acordaron que la multinacional haría una provisión de fondos de “hasta 2.000 millones” para demandas futuras, lo cual fue desestimado por el juez Chhabria.

Round’Up, el herbicida basado en el glifosato que está en el centro de la decisión, está clasificado como “carcinógeno probable” por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), una rama de la OMS. Sin embargo, Bayer niega esta calificación.

Otras demandas

La decisión del juez se da un par de semanas después de que una corte de apelaciones de California confirmara la condena a Monsanto, propiedad del grupo alemán Bayer, en el proceso iniciado por un jubilado enfermo de un cáncer que atribuye al uso del herbicida Round’Up. La corte de apelaciones de San Francisco rechazó revisar el caso de Edwin Hardeman, como pidió Bayer, y confirmó la condena al grupo a pagar 25 millones de dólares en daños e intereses al hombre. Hardeman, quien fue diagnosticado de un linfoma no Hodgkin en 2015, sostiene que el uso regular del herbicida a base de glifosato causó su enfermedad.

Los jueces “confirmaron el fallo del tribunal de distrito en favor de Edwin Hardeman en su acción alegando que el pesticida Round’Up de Monsanto causó su linfoma”, señala la decisión, que recuerda que “desde 2015 miles de víctimas de cáncer llevaron a Monsanto ante los tribunales tanto estatales como federales”.

El fallo señala que la corte de distrito negó correctamente la apelación de Monsanto, “ya que la evidencia mostró que el riesgo cancerígeno del glifosato era conocido al momento de la exposición de Hardeman” al producto.

En una primera apelación en julio de 2019, la indemnización para el afectado fue revisada a la baja. Un fallo inicial en marzo de 2019 le había acordado 80 millones de dólares al querellante, una suma que se redujo a 25 millones, 5 millones por indemnización y 20 millones en daños punitivos.

Edwin Hardeman fue uno de los primeros querellantes que llevó a Monsanto ante la Justicia, señalando al herbicida que utilizó durante 25 años en su propiedad de provocar cáncer, y acusando al grupo Monsanto de engañar a los usuarios al afirmar que el glifosato era inofensivo.

Monsanto siempre argumentó que ningún estudio concluyó sobre la peligrosidad del glifosato y del Round’Up, que salió al mercado en los años 70. El grupo Bayer compró Monsanto en 2018 por 63.000 millones de dólares.

El grupo se manifestó “decepcionado” por el fallo y dijo que continuará considerando “todas las opciones legales, incluyendo llevar el caso a la Corte Suprema”.

Fuente: Semana

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.