Por Redacción Desinformémonos, Desinformémonos, 20 de marzo del 2021.

Explicaron que los monocultivos de palma aceitera destruyen contaminan y agotan las fuentes de agua, erosionan el suelo, causan desplazamiento forzado y es implementado como instrumento de acaparamiento de tierras y territorios, «transgrediendo nuestros derechos humanos fundamentales».

Los monocultivos de palma, agregaron, «aceleran la pérdida de soberanía alimentaria y de los conocimientos tradicionales que las mujeres tenemos para la producción de alimentos y la preservación de semillas».

Las mujeres añadieron que los monocultivos son impuestos en sus territorios sin que se haya informado a las comunidades sobre su impacto ni se les consulte de manera previa.

Por ello, exigieron a las autoridades el cese de la expansión de las plantaciones de palma aceitera y de otros monocultivos, así como que se dejen de militarizar y paramilitarizar sus territorios para la imposición de plantaciones y otros proyectos.

«Seguiremos poniendo la vida en el centro, conservando nuestras semillas, cultivando nuestros alimentos sanos y luchando contra estos modelos de despojo y muerte en nuestras comunidades», concluyeron.

A continuación el comunicado completo:

Mujeres organizadas de distintas comunidades del estado de Chiapas nos reunimos los días 9, 10 y 11 de marzo de 2021 para celebrar nuestro encuentro: Las mujeres por la soberanía alimentaria, la salud y la defensa de los territorios: tejiendo alternativas a la expansión de la palma aceitera en el Sureste de México, con el objetivo de revisar las principales afectaciones del monocultivo de la palma aceitera sobre nuestros territorios-cuerpo-tierra.

Sabemos que este modelo extractivo, base del sistema capitalista- patriarcal, sigue implementando en nuestros territorios el avance del monocultivo, siendo el de palma uno de los más evidentes actualmente.

Los monocultivos de palma aceitera destruyen nuestra biodiversidad, contaminan y agotan las fuentes de agua, erosionan nuestro suelo, causan desplazamiento forzado, son implementados como instrumento de acaparamiento de tierras y territorios, transgrediendo nuestros derechos humanos fundamentales, aceleran la pérdida de soberanía alimentaria y de los conocimientos tradicionales que las mujeres tenemos para la producción de alimentos y la preservación de semillas.

Estos proyectos son impuestos sobre nuestros territorios sin consulta previa y sin dar información de lo que ocasionan a la madre tierra.

Todo esto genera violencia, criminalización sobre los territorios y los cuerpos de las mujeres. Así mismo los monocultivos rompen con ciclos naturales, nuestros círculos cortos de intercambio de productos locales y provoca una fuerte pérdida de identidad que se transforma en migración, alcoholismo y violencia intrafamiliar que trastoca nuestras vidas.

Como mujeres organizadas:

  • Exigimos, a todos niveles, el cese de la expansión de las plantaciones de palma aceitera y de otros monocultivos que afectan nuestros territorios y nuestros cuerpos.
  • Dejen de contaminar nuestra agua, nuestros arroyos, nuestras lagunas, nuestros ríos.
  • Exigimos que se dejen de militarizar y paramilitarizar nuestros territorios. Basta de criminalizarnos y violentar nuestros derechos en la lucha la defensa de la tierra y el territorio.
  • Seguiremos en la lucha defendiendo lo que es nuestro, lo que es de todas, todos.
  • Seguiremos poniendo la vida en el centro, conservando nuestras semillas, cultivando nuestros alimentos sanos y luchando contra estos modelos de despojo y muerte en nuestras comunidades.
Por nuestros alimentos, por nuestra salud, por nuestra agua: ¡Basta de Monocultivos y proyectos extractivos de muerte!

Mujeres organizadas de la región de Palenque

Mujeres indígenas organizadas de la región de Salto de Agua

Mujeres de la Costa en Rebeldía

CAM-Palenque “Ixim Ansetik”

Mujeres organizadas de San Jerónimo Tulijá

Agua y Vida: Mujeres, Derechos y Ambiente

MOCRI-CNPA-MN

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.