Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 26 de noviembre del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • Los datos de la Clínica Cleveland demostraron que las personas que tomaron suplementos de melatonina tenían un riesgo 28 % menor de obtener un resultado positivo por COVID-19. Las personas afroamericanas que tomaron melatonina tenían una probabilidad 52 % menor de obtener un resultado positivo en la prueba
  • La melatonina trata varias características patológicas del COVID-19, incluyendo el exceso de inflamación y oxidación, así como una mayor respuesta inmune que causa la tormenta de citoquinas, lesión pulmonar aguda y síndrome de dificultad respiratoria aguda
  • Algunos casos informan que las personas que recibieron de 36 mg a 72 mg de melatonina por vía intravenosa al día, como terapia complementaria, mejoraron en cuatro a cinco días y todas sobrevivieron
  • Las clínicas de atención de urgencia de Texas que utilizan dosis elevadas de melatonina junto con vitamina C y D explican que han tratado a cientos de personas con COVID-19. La melatonina mejora la señalización de la vitamina D y ambas actúan de manera conjunta para mejorar la función mitocondrial

La melatonina es una hormona que se sintetiza en la glándula pineal y muchos otros órganos. Aunque es mejor conocida como reguladora natural del sueño, también ofrece muchas otras funciones importantes. Por ejemplo, la melatonina:

Es un potente antioxidante con la capacidad de ingresar a las mitocondrias, donde ayuda a “prevenir el deterioro mitocondrial, el fallo energético y la apoptosis de las mitocondrias dañadas por oxidación”. También ayuda a recargar el glutatión, mientras que la deficiencia de glutatión se ha relacionado con la gravedad del COVID-19
Es importante para prevenir el cáncer
Es importante para la salud gastrointestinal, cerebral y cardiovascular
Aumenta la función inmunológica de diferentes maneras
Mejora el tratamiento de ciertas enfermedades bacterianas, incluyendo la tuberculosis
Ayuda a calmar la inflamación
Previene y mejora las enfermedades autoinmunes, incluyendo la diabetes tipo 1
Es una hormona importante que puede influir en los niveles de energía
Ayuda a regular la expresión genética a través de una serie de enzimas
Tiene propiedades anticonvulsivas y antiexcitotóxicas

La melatonina también es un factor importante para tratar el COVID-19

También se demostró que la melatonina tiene un rol importante contra las infecciones virales y, según un artículo de investigación de junio de 2020 en la revista Life Sciences, podría ser un complemento importante para tratar el COVID-19. De acuerdo con los autores, la melatonina trata varias características patológicas del COVID-19, que incluyen las siguientes:

  • El exceso de estrés oxidativo e inflamación
  • Mayor respuesta inmune que resulta en una tormenta de citoquinas
  • Lesión pulmonar aguda
  • Síndrome de dificultad respiratoria aguda

Señalan que la melatonina también es “beneficiosa en personas internadas en el área de cuidados intensivos ya que reduce la permeabilidad de los vasos, la ansiedad, el uso de sedantes y mejora la calidad del sueño, lo que también podría ser beneficioso para obtener mejores resultados”.

El artículo de revisión científica, “Melatonin Potentials Against Viral Infections Including COVID-19: Current Evidence and New Findings”, publicado en octubre de 2020 en la revista Virus Research, también resume los muchos mecanismos potenciales por los que la melatonina puede combatir las infecciones virales y mejorarlas.

Los autores analizan los efectos de la melatonina para combatir una variedad de virus, incluyendo el virus sincitial respiratorio, el virus de la encefalitis equina venezolana, la hepatitis viral, la miocarditis viral, el Ébola, el virus del Nilo Occidental y el virus del dengue. Con base en estos hallazgos, consideran que la melatonina podría ofrecer una protección similar para combatir el SARS-CoV-2.

La melatonina podría reducir el riesgo de obtener un resultado positivo de COVID-19

Los datos de la Clínica Cleveland también respaldan el uso de melatonina. Los investigadores analizaron datos del registro de COVID-19 de la Clínica Cleveland por medio de una plataforma de inteligencia artificial diseñada para identificar medicamentos que podrían reutilizarse.

Al identificar manifestaciones clínicas y patologías compartidas en el COVID-19 y otras 64 enfermedades, pudieron concluir que ciertas proteínas relacionadas con enfermedades crónicas están muy conectadas con las proteínas del SARS-CoV-2.

Dicho de otra manera, al parecer varias proteínas son importantes para las patologías que se observan tanto en el COVID-19 como en otras enfermedades crónicas.

Por ejemplo:

“Los análisis de los datos de secuenciación de ARN de una sola célula demuestran que la coexpresión de ACE2 y TMPRSS2 es mucho mayor en los enterocitos de los tejidos ileales de las personas con enfermedad de Crohn en comparación con los tejidos sin inflamación, lo que revela una patobiología compartida entre el COVID-19 y la enfermedad inflamatoria intestinal.

Los análisis de datos de metabolómica y transcriptómica (masivos y unicelulares) de personas que padecen asma indican que el COVID-19 comparte un perfil molecular inflamatorio intermedio con el asma (incluyendo IRAK3 y ADRB2)”.

El siguiente diagrama ilustra (entre otras cosas) la patogénesis básica del SARS-CoV-2 (figura A) y la red de manifestaciones de la enfermedad relacionadas con la infección (figura C).

la  patogénesis básica del SARS-CoV-2

Estas relaciones sugieren que los medicamentos que ya se utilizan para una enfermedad crónica podrían reutilizarse para tratar el COVID-19, ya que actúa sobre uno o más objetivos biológicos compartidos. La melatonina sobresalió en esto.

Las personas que tomaron suplementos de melatonina tenían un riesgo 28 % menor de obtener un resultado positivo por COVID-19. Las personas afroamericanas que tomaron melatonina tenían una probabilidad 52 % menor de obtener un resultado positivo en la prueba

Las variables ajustadas en los cálculos incluyeron edad, sexo, raza, antecedentes de tabaquismo y varias comorbilidades. Los autores señalan que, aunque los hallazgos parecen prometedores, aún se necesitan grandes estudios y ensayos controlados para validar los beneficios clínicos de la melatonina.

Dos factores clave que no se encuentran en el análisis son la dosis utilizada y la duración del tratamiento. Estos datos no se incluyeron en el registro, por lo que no sabemos cuánta melatonina se necesita para reducir el riesgo de infección por SARS-CoV-2 en el grado encontrado en el estudio.

La melatonina podría ayudar a tratar el COVID-19 de forma exitosa

Es posible que se necesiten dosis más elevadas que las que se utilizan para dormir, al menos para tratar una infección activa. Una reciente serie de casos publicada en la revista Melatonin Research detalla cómo dosis elevadas de melatonina por vía intravenosa podría beneficiar a las personas con neumonía causada por el COVID-19.

Las personas recibieron de 36 mg a 72 mg por día en cuatro dosis divididas como terapia complementaria al tratamiento estándar. La mayoría de los suplementos contienen entre 0.5 mg y 5 mg, y cuando se usan para dormir, por lo general se consumen dosis bajas que se aumentan según sea necesario.

Todas las personas que recibieron melatonina mejoraron en cuatro a cinco días y todas sobrevivieron. En promedio, las personas que recibieron melatonina fueron dadas de alta del hospital después de 7.3 días, en comparación con 13 días para las que no recibieron melatonina. Esto es mucho mejor que el tratamiento de remdesivir, que tiene un costo de más de 3000 dólares y no ofrece los mismos resultados.

Otros médicos también están utilizando melatonina para combatir el COVID-19

El Dr. Richard Neel y sus colegas de las clínicas de atención de urgencia de Little Alsace y Uvalde en Texas también están usando dosis elevadas de melatonina junto con vitamina C y D, y hasta la última semana de julio de 2020 trataron con éxito a más de 400 personas.

Como se menciona en la siguiente sección, la melatonina mejora la señalización de la vitamina D y las dos funcionan de manera conjunta para mejorar la función mitocondrial. La melatonina y la vitamina C también están involucradas con la ACE2, el receptor que el SARS-CoV-2 utiliza para ingresar a la célula.

Juntas, la melatonina y la vitamina C ayudan a reducir la virulencia del SARS-CoV-2 al inhibir los inflamasomas NLRP3, que a su vez inhiben las tormentas de citoquinas. El equipo de trabajo Front Line COVID-19 Critical Care (FLCCC, por sus siglas en inglés) también incluye la melatonina como una adición opcional al protocolo MATH+ para combatir el COVID-19.

La melatonina combate el COVID-19 de diferentes maneras

La investigación sugiere que la melatonina podría tener la capacidad de combatir el COVID-19 a través de varios mecanismos diferentes. Por ejemplo, se demostró que regula las respuestas inmunológicas y previene las tormentas de citoquinas.

Como explicaron los autores de uno de estos estudios, cuando las células inmunes se encuentran en un estado hiperinflamatorio, el metabolismo cambia de una manera similar a la de las células cancerígenas:

“Similar a las células cancerígenas, las células inmunes como los macrófagos/monocitos en condiciones inflamatorias abandonan la fosforilación oxidativa mitocondrial para convertirse en ATP en favor de la glucólisis aeróbica citosólica (también conocida como el efecto Warburg).

El cambio a la glucólisis aeróbica permite que las células inmunes se vuelvan fagocíticas, aceleren la producción de ATP, intensifiquen la explosión oxidativa y proporcionen los precursores metabólicos necesarios para una mayor proliferación celular y una mayor síntesis y liberación de citoquinas.

Debido a las potentes actividades antioxidantes y antiinflamatorias de la melatonina, por lo general reduce la tormenta de citoquinas proinflamatorias y neutraliza los radicales libres, lo que preserva la integridad celular y previene el daño pulmonar”.

La tormenta de citoquinas es una de las razones por las que la sepsis (envenenamiento de la sangre) es tan letal, mientras que los estudios han confirmado que la melatonina tiene una influencia favorable sobre la sepsis. (La sepsis también es una característica de los casos graves de COVID-19). Como se informó en un estudio de 2010 en el Journal of Critical Care:

“La melatonina es un agente antiinflamatorio efectivo en varios modelos animales de inflamación y sepsis, mientras que su acción antiinflamatoria se atribuyó a su capacidad para inhibir el óxido nítrico sintasa con una menor formación de peroxinitrito, y su capacidad de estimular varias enzimas antioxidantes, lo que ayuda a mejorar la defensa antioxidante y los efectos protectores sobre la función mitocondrial y a prevenir la apoptosis.

La melatonina ejerce efectos beneficiosos para detener el daño celular y la falla de diversos órganos en varios modelos animales de shock séptico, así como en personas con enfermedad séptica.

Además de actuar con la inflamación, la melatonina también ofrece sus beneficios a través de una vía multifactorial que incluye efectos como agente inmunomodulador, antioxidante y antiapoptótico”.

Hace poco, un estudio en animales realizado en el 2019 en la revista Frontiers in Immunology analiza cómo la melatonina puede combatir la sepsis polimicrobiana, que es la sepsis causada por más de un organismo microbiano, cuya característica distintiva es la pérdida severa de linfocitos a través de la apoptosis, lo que resulta en una mayor letalidad que la sepsis unimicrobiana (sepsis causada por un solo microbio).

En este caso, la melatonina parece tener un efecto antibacteriano en los glóbulos blancos conocidos como neutrófilos. Un mayor número de neutrófilos indica la existencia de una infección. La melatonina también podría combatir la infección por SARS-CoV-2 al:

Suprimir el estrés oxidativo
Regular la presión arterial (un factor de riesgo de COVID-19)
Mejorar los defectos metabólicos relacionados con la diabetes y la resistencia a la insulina (factores de riesgo de casos graves de COVID-19) al inhibir el sistema renina-angiotensina (RAS, por sus siglas en inglés)
Proteger las células madre mesenquimales (CMM, que han demostrado mejorar la infección grave por SARS-CoV-2) frente a lesiones y mejorar su actividad biológica.
Promover la inmunidad humoral y mediada por células
Promover la síntesis de células progenitoras de macrófagos y granulocitos, células asesinas naturales (NK) y células T auxiliares, en especial células CD4+
Inhibir los inflamasomas NLRP3

Orientación general sobre la suplementación con melatonina

Como se mencionó antes, es muy difícil hacer recomendaciones de dosificación según la evidencia disponible, pero dado que la Clínica Cleveland examinó los suplementos que las personas usan, parece razonable suponer que los estaban usando como de costumbre. La mayoría de los suplementos de melatonina contienen entre 0.5 mg y 5 mg.

En el informe de caso mencionado antes, las personas recibieron de 36 mg a 72 mg de melatonina por vía intravenosa por día, lo que quizás sería excesivo de manera preventiva. Dicho esto, la investigación no ha encontrado efectos adversos para las dosis que van desde 20 mg hasta 100 mg.

Sin importar la dosis es importante tomar melatonina por la noche, antes de dormir, y recomiendo comenzar con una dosis de 1 mg o menos.

La razón por la que le da sueño por la noche, es por el aumento de los niveles de melatonina, por lo que no se recomienda tomarla por la mañana o durante el día, cuando los niveles naturales son más bajos. Si se despierta en medio de la noche, es posible tomar un poco de melatonina para conciliar el sueño, en especial si está expuesto q un poco de luz.

La melatonina es mejor por vía sublingual, ya sea en forma de aerosol o tableta sublingual. De esta manera puede ingresar al torrente sanguíneo y no tiene que pasar por el tracto digestivo. Como resultado, el efecto se sentirá más rápido.

La melatonina y la vitamina D son la mejor combinación

La vitamina D es otro suplemento importante en la era del COVID-19 Resulta curioso que, la melatonina mejora la señalización de la vitamina D, mientras que mejorar los niveles de vitamina D podría ser una de las mejores estrategias para reducir todos los riesgos relacionados con el COVID-19, desde reducir el riesgo de obtener un resultado positivo hasta reducir el riesgo de infección grave y morir.

Para obtener mayor información, complete mi cuestionario gratuito para descubrir el riesgo de desarrollar COVID-19 haciendo clic aquí, tras completarlo recibirá mi informe gratuito sobre la vitamina D. La melatonina funciona de manera conjunta con la vitamina D para mejorar la función mitocondrial. De hecho, las mitocondrias son el objetivo final para ambos.

La deficiencia de vitamina D o melatonina se ha relacionado con la patogenia de varias enfermedades crónicas, como hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico y diabetes, solo por nombrar algunas.

Estos problemas de salud también han surgido como comorbilidades que aumentan el riesgo de morir por COVID-19. La síntesis de vitamina D y melatonina también disminuye con la edad, mientras que la vejez es un factor de riesgo principal de muerte por COVID-19.

Por lo tanto, aunque los suplementos de vitamina D3 y melatonina podrían ser beneficiosos para la mayoría de las personas, son de gran importancia para las personas mayores.

Fomente la producción de melatonina y vitamina D

Sin embargo, es importante recordar que no tiene sentido tomar un suplemento a menos que también mejore la producción natural del cuerpo. En el caso de la melatonina, esto incluye dormir bien con regularidad.

También necesita una buena dosis de luz solar natural durante el mediodía para sincronizar su reloj circadiano de modo que el cuerpo produzca melatonina en el momento adecuado (es decir, al final de la tarde). A medida que se oculta el sol al anochecer, es necesario evitar la luz brillante. La luz azul predomina en los focos LED y fluorescentes que son de “color blanco”.

La mejor manera de mejorar los niveles vitamina D es por medio de la exposición al sol. Recomiendo exponer grandes porciones del cuerpo al sol de manera regular o diaria. Para obtener mayor información, lea el artículo “Rayos de sol: Beneficiosos para su cuerpo“.

Si por alguna razón se le dificulta exponerse al sol, se recomienda consumir un suplemento de vitamina D3 (con un poco de vitamina K2 para mantener una relación saludable entre ambos nutrientes y magnesio para mejorar la conversión de vitamina D).

En lo personal, no he tomado vitamina D desde hace más de 10 años y mis niveles por lo general exceden los 70 ng/ml, incluso durante el invierno. Pero he comenzado a incluir melatonina sublingual debido a mi edad y porque creo que ofrece ciertos beneficios, aunque duermo en completa oscuridad y me expongo al sol durante casi todo el día.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.