Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 15 de septiembre del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • Gates ha donado más de 250 millones de dólares a empresas de medios de comunicación como: BBC; NBC; Al Jazeera; ProPublica; National Journal; The Guardian; Univision; Medium; Financial Times; The Atlantic; Texas Tribune; Gannett; Washington Monthly; Le Monde; PBS NewsHour; y, Center for Investigative Reporting
  • Otras organizaciones periodísticas también han recibido subvenciones por parte de la Fundación Bill y Melinda Gates. Entre ellas se destacan: Pulitzer Center on Crisis Reporting; National Press Foundation; International Center for Journalists; Solutions Journalism Network; y, Poynter Institute
  • La Fundación Bill y Melinda Gates también tiene un acuerdo con la editorial de libros de medicina y literatura científica Elsevier. Cualquier investigación financiada por la fundación debe publicarse como “acceso abierto”. Esto significa que todas las investigaciones patrocinadas por la Fundación Gates pueden consultarse de forma gratuita, lo que maximiza la exposición de esos estudios
  • Otro de los beneficiarios de estas subvenciones es Leo Burnett Company, una agencia de publicidad propiedad de Publicis, la tercera agencia de publicidad más grande del mundo. Publicis también financia a NewsGuard, el autoproclamado “árbitro de la verdad” en los medios y la recién creada HealthGuard, que es una “herramienta en línea contra engaños sobre las noticias de salud”

Ya he escrito varios artículos en los que se analiza el control que tiene Bill Gates en las agendas de políticas alimentarias, tecnológicas y de salud global. Por supuesto que, la influencia financiera es la base de todo este poder e influencia.

Al invertir millones de dólares en diversas industrias, empresas y organizaciones que, muchas veces se fortalecen aún más al vincularse y hacer negocios entre sí, Gates se ha convertido en una de las personas más influyentes del mundo.

Y aunque a lo largo de su carrera se ha enfrentado al rechazo por parte de la opinión pública, en especial cuando era presidente ejecutivo de Microsoft en la década de los noventa, últimamente no ha recibido comentarios, ni críticas negativas gracias a que también financia la industria del periodismo, así como a los principales medios de comunicación.

El video tiene subtítulos ocultos en español. Haga clic sobre el ícono de tuerca en la esquina inferior derecha del video y seleccione “Subtitles/CC” y seleccione “Spanish”.

El dinero detrás de las opiniones favorables por parte de la prensa

En un artículo publicado el 21 de agosto de 2020 en Columbia Journalism Review, Tim Schwab menciona la relación que existe entre la Fundación Bill y Melinda Gates y varias salas de redacción, incluyendo a la organización de medios estadounidense sin fines de lucro NPR.

En agosto de 2019, la NPR informó cómo el programa ‘Opportunity Insights’ de la Universidad de Harvard había ayudado con éxito a familias de bajos recursos a obtener viviendas en áreas más ricas con “mayores oportunidades” identificadas por el economista Raj Chetty, quien dirige el programa, lo que les dio a los niños la oportunidad de tener una vida más exitosa.

“Según los investigadores citados en el artículo, estos niños podrían obtener ingresos superiores en 183 000 dólares a lo largo de su vida, un pronóstico sorprendente para un programa de vivienda que aún se encuentra en su etapa experimental”, escribe Schwab.

Sin embargo, “si realmente conociera la historia detrás de todos los expertos citados, sabría que todos están relacionados con la Fundación Bill y Melinda Gates, la cual ayuda a financiar el proyecto. Y si investigamos la nota del editor al final de la historia, descubrimos que la misma cadena de NPR recibe fondos de Gates”.

La NPR niega que la financiación haya tenido algo que ver con su decisión de escribir la historia o que haya influido en sus opiniones. Aun así, como señala Schwab, este artículo es solo uno de los cientos que la NPR ha publicado y que casualmente son muy favorables para la Fundación Gates y el trabajo que financia.

Como tal, es parte de una tendencia que ha existido durante mucho tiempo, dice, “con filántropos milmillonarios financiando las noticias”. Es lógico que cuando tienes el control, las criticas siempre serán positivas.

Esta es precisamente la razón por la que decidí no meter publicidad en mi sitio web y opté por vender productos de alta calidad que han sido cuidadosamente investigados. Nunca quise terminar en una situación en la que un anunciante tratara de influir en lo que publico y pudiera amenazarme con retirar su apoyo al no hacer lo que piden. Como señaló Schwab:

“Cuando los filántropos financian organizaciones de noticia, da lugar a dudas sobre cómo influirá en las críticas y comentarios que publican las salas de redacción acerca de sus benefactores. Este es el caso de la Fundación Gates, que financia diversas salas de redacción y suele ser objeto de cobertura mediática favorable”.

¿Qué medios de comunicación se ven favorecidos por la Fundación Gates?

Schwab informa que investigó a los beneficiarios de casi 20 000 subvenciones por parte de la Fundación Gates y descubrió que había donado más de 250 millones de dólares a los principales medios de comunicación, como: BBC; NBC; Al Jazeera; ProPublica; National Journal; The Guardian; Univision; Medium; Financial Times; The Atlantic; Texas Tribune; Gannett; Washington Monthly; Le Monde; PBS NewsHour; y, Center for Investigative Reporting. (Por desgracia, se desconoce el plazo de esas subvenciones)

La Fundación Gates también ha otorgado subvenciones a organizaciones benéficas que, a su vez, están afiliadas a medios de comunicación, como BBC Media Action y el fondo Neediest Cases del New York Times.

Otras organizaciones periodísticas también han recibido financiamiento por parte de la Fundación Gates. Entre ellas se destacan: Pulitzer Center on Crisis Reporting; National Press Foundation; International Center for Journalists; Solutions Journalism Network; y, Poynter Institute.

Irónicamente, “la fundación incluso ayudó a financiar un informe de 2016 del American Press Institute que se utilizó para desarrollar lineamientos sobre cómo las salas de redacción pueden mantener la independencia editorial de los donantes filantrópicos”, escribe Schwab.

La Fundación Gates también ha participado en decenas de conferencias de medios de comunicación, incluyendo el Festival de Periodismo de Perugia, la Red de Editores Globales y la Conferencia Mundial de Periodismo Científico, además tiene un número desconocido de contratos no revelados con empresas de medios de comunicación para producir contenido patrocinado.

Según Schwab, el único contrato que se ha divulgado públicamente es uno con Vox. Un ejemplo del contenido publicitario producido a través de este tipo de acuerdo contractual es el artículo de Vox publicado en 2018, “Human Capital and the Benefits, Explained”, que explica cómo los cambios demográficos mundiales están cambiando la percepción del valor de los seres humanos.

El favoritismo es evidente

Al analizarlo, se vuelve muy obvio que cuando Gates entrega subvenciones al periodismo, no se trata de un apoyo incondicional con el que las compañías puedan hacer lo que consideren oportuno. Sino que trae instrucciones precisas y lo que realmente representan son la compra de publicidad positiva a través de mensajes subliminales. Schwab señala:

“Cuando Gates da dinero a las salas de redacción, restringe la forma en que se usa el dinero, a menudo para temas, como la salud y la educación global, en los que trabaja la fundación, lo que puede ayudar a promover su agenda en los medios de comunicación.

Por ejemplo, en 2015 Gates donó 383 000 dólares al Poynter Institute, una organización de investigación muy importante en el mundo del periodismo. Estos fondos fueron destinados ‘para mejorar la precisión en los medios mundiales con información relacionada con la salud y el desarrollo global’. La vicepresidenta senior de Poynter, Kelly McBride, dijo que el dinero de Gates se invirtió en los sitios de verificación de datos de los medios.

Desde el año 2000, la Fundación Gates ha otorgado a la NPR 17.5 millones de dólares a través de 10 subvenciones caritativas, todas ellas destinadas a la cobertura de noticias sobre salud y la educación, así como temas específicos en los que trabaja Gates…

Incluso cuando la NPR publica información crítica sobre Gates, se nota que todo está planeado. En febrero de 2018, la NPR publicó una historia titulada ‘Bill Gates responde preguntas difíciles sobre la pobreza y el poder’.

Las “preguntas difíciles” que la NPR planteó en esta sesión de preguntas y respuestas se basaron principalmente en una lista seleccionada por el propio Gates, que ya había respondido en una carta publicada en el sitio web de su fundación”.

Schwab también relata las experiencias de los periodistas independientes que investigaron las “consecuencias inadvertidas de los incansables esfuerzos de la Fundación Gates para erradicar la polio”, que vieron como todo su trabajo se fue por la borda, cuando la Fundación en lugar de responder a las preguntas planteadas, “pidió una audiencia con sus editores para pedir que no los publicaran”.

En 2016, uno de esos periodistas, Robert Fortner, publicó un artículo en el que examinaba la tendencia de los artículos de noticias al no reportar sobre sus vínculos financieros con Gates. Entre ellos se encontraban 59 noticias de Pulitzer Center on Crisis Reporting.

La enmarañada relación entre Gates y los medios

Otro de los beneficiarios de las subvenciones de la Fundación Gates es Leo Burnett Company, una agencia de publicidad que crea contenido de noticias y trabaja con periodistas. Leo Burnett Company, a su vez, es propiedad de Publicis, la tercera agencia de publicidad más grande del mundo.

Publicis también financia NewsGuard. Además de eso, NewsGuard y Microsoft, la empresa de tecnología fundada por Gates, también son socios. Otras conexiones entre Gates y NewsGuard incluyen las siguientes:

  • John S. & James L. Knight Foundation Inc., un fondo de capital-riesgo y otro de los inversores de NewsGuard que se asoció con la Fundación Gates en otros proyectos relacionados con los medios.
  • En 2013, lanzaron el Media Impact Project en el Norman Lear Center, que forma parte de la Facultad de Comunicación y Periodismo de la USC Annenberg. La misión de este proyecto era “promover una mejor comprensión de la participación de la audiencia y el impacto de los medios” al “evaluar cómo los medios influyen en la forma en que las personas piensan y actúan”.
  • En 2013, NewGuard de Blue Haven Initiative se unió al Fondo de Inversión en Salud Global de la Fundación Gates, un fondo de inversión que apunta a “tecnologías de alto impacto con aplicaciones de salud pública tanto en mercados desarrollados como emergentes”.

A través de estos pocos ejemplos, puede ver cuán interconectados están la industria de la tecnología, los medios de comunicación y las organizaciones de salud, y cómo a través de estas conexiones, todos se beneficiarán del apoyo financiero del autoproclamado árbitro de la verdad, NewsGuard, y su “herramienta en línea contra engaños sobre las noticias de salud” que acaban de crear la llamada HealthGuard, que se lanzó el 2 de junio de 2020, en medio de la pandemia de COVID-19.

La influencia de Gates llega hasta las revistas científicas

Pero aún hay más. En 2015, la Fundación Bill y Melinda Gates llegó a un acuerdo con la editorial de libros de medicina y literatura científica Elsevier y establece que los autores deben adherirse a la política de acceso abierto de la Fundación Gates cuando publiquen su investigación en cualquiera de las 1700 revistas de dicha editorial. (Puede encontrar una lista de revistas y publicaciones de Elsevier en el sitio web de Elsevier).

Cualquier investigación “financiada en su totalidad o en parte por la Fundación Bill y Melinda Gates” debe publicarse como “acceso abierto”. Esto significa que toda la investigación patrocinada por la Fundación Gates puede consultarse de forma gratuita, lo que potenciará la exposición de esos estudios.

Aunque aparentemente esto parece algo beneficioso, estos estudios suelen tener conflicto de intereses, ya que tienden a promover una de las muchas inversiones de Gates, ya sea de forma directa o indirecta.

De genio tecnológico a indiscutible zar de la salud

Como señaló Schwab, todo el efectivo que ha invertido Gates en los medios de comunicación, sin duda ha “ayudado a que hablen bien” sobre sus diversos proyectos.

Este entorno amigable de los medios incluye describir a Gates como un experto en salud, a pesar de que no tiene antecedentes médicos y no es un funcionario público de ningún tipo:

“PolitiFact y USA Today (dirigidos por el Instituto Poynter y Gannett, respectivamente), han recibido fondos de la Fundación Gates, incluso han utilizado sus plataformas de verificación de datos para defender a Gates de ‘falsas teorías de conspiración’ y ‘desinformación’, como la idea de que la fundación tiene inversiones financieras en empresas que desarrollan vacunas y terapias contra el COVID.

De hecho, el sitio web de la fundación y los formularios de impuestos más recientes muestran claramente sus inversiones en tales empresas, incluyendo Gilead y CureVac…

Hoy en día, las noticias sobre Gates suelen filtrarse a través de las perspectivas de los muchos académicos, organizaciones sin fines de lucro y grupos de expertos que Gates financia. Estas noticias muchas veces salen de salas de redacción con vínculos económicos con la fundación”.

La Fundación Gates es una “estructura de poder”

Creo que Schwab tiene razón cuando afirma que la mayoría de los periodistas tienden a “hablar de la Fundación Gates como una organización benéfica imparcial en lugar de una estructura de poder”. Esto representa un problema, ya que detrás de la generosidad de la Fundación se esconden un sin fin de intenciones ocultas.

En 2011, el Seattle Times expresó su preocupación por la creciente influencia de la Fundación Gates en los medios de comunicación, al afirmar:

“Algo que llama la atención es que la fundación ha invertido millones en programas de capacitación para periodistas. Financia la investigación sobre las formas más eficaces de producir mensajes en los medios de comunicación. Los grupos de expertos financiados por Gates producen las fichas informativas de los medios y artículos de opinión de los periódicos.

Las revistas y publicaciones científicas obtienen dinero de Gates para publicar investigaciones y artículos. Los expertos capacitados en los programas financiados por Gates escriben columnas que aparecen en medios de comunicación que van desde The New York Times hasta The Huffington Post, mientras que no se sabe si los portales digitales son una plataforma para periodismo o propaganda”.

La filantropía como modelo empresarial con fines de lucro

“Se supone que los periodistas deben analizar la riqueza y el poder, por lo que Gates debería ser una de las personas más investigadas del mundo, no la más admirada”, escribe Schwab.

En efecto. Se podrían escribir muchos libros sobre todas las conexiones que existen entre Gates y la industria de salud, tecnología y medios de comunicación. Para ser franco, parecen un régimen totalitario global. Estas conexiones son también la base de que su riqueza sea cada vez mayor.

Como se explica en mis artículos “Cómo Bill Gates monopolizó la salud global” y “Bill Gates: ¿El filántropo más peligroso de la historia moderna?“, Gates no se limita a donar dinero de su fundación. El fondo de la Fundación Bill y Melinda Gates, una entidad separada que administra los activos de la Fundación, invierte en las mismas empresas que reciben estas subvenciones.

Es decir, en muchos casos, las subvenciones entregadas por la fundación terminan incrementando directamente el valor de los activos que posee el fideicomiso. Incluso “dona” dinero a corporaciones como GlaxoSmithKline, Unilever, IBM, Vodafone, Scholastic Inc. y NBC Universal Media.

Si donar a empresas con fines de lucro le parece algo extrañamente ilegal, déjeme decirle que tiene razón. Al hacerlo, Gates invade impuestos, así que simplemente se está saliendo con la suya.

La fundación sin fines de lucro es un disfraz para evitar impuestos mientras financia las ramas de investigación de las organizaciones con fines de lucro en las que invierte su fundación. Es ilegal utilizar dinero sin fines de lucro para avanzar en la investigación de las compañías en las que está involucrado.

Si el hecho de que Gates se esté saliendo con la suya con este comportamiento ilegal, le molesta tanto como a mí (y vive en los Estados Unidos), le invito a comunicarse con la Oficina de denuncia de irregularidades del IRS y pedir que investiguen la evasión fiscal de Gates. También puede presentar una queja de consumidor ante la oficina del Fiscal General del Estado de Washington.

Lejos de ser una fuerza para el bien, parece que Gates eligió usar su riqueza e intelecto para promover un plan desagradable de control social que beneficia sus propios proyectos nefastos. Por suerte, la gente de todo el mundo finalmente está conociendo su verdadera intención. Y esto a pesar de que puede comprar buena publicidad, algo que ha hecho durante años.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.