Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 10 de septiembre del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • Ahora, más de una docena de científicos dijeron que el umbral de inmunidad de rebaño (HIT, por sus siglas en inglés) o inmunidad colectiva para el COVID-19 es del 50 % o menos, y algunos expertos dicen que podría ser tan bajo como del 10 % al 20 %
  • Los cálculos iniciales para dicho umbral se basaron en suposiciones de que todos tienen la misma susceptibilidad y se mezclarían de manera aleatoria con otras personas; al considerar los escenarios reales en la ecuación, el umbral disminuye de manera significativa
  • En Suecia, donde no se implementaron medidas, se ha sugerido que han logrado la inmunidad de rebaño, y la epidemia de covid-19 casi ha terminado

Si se introduce un virus nuevo en una población, suficientes personas adquieren inmunidad natural para que disminuya el número de personas susceptibles con el tiempo. Cuando el número es lo suficientemente bajo como para prevenir el crecimiento epidémico, se dice que se ha alcanzado la inmunidad de rebaño.

En los primeros días de la pandemia de COVID-19, algunos expertos estimaron que el 70 % de la población o más tendría que desarrollar inmunidad antes de que el COVID-19 estuviera bajo control. Ahora, los expertos sugieren que el porcentaje puede ser mucho menor y que algunas áreas ya han alcanzado lo que se conoce como el umbral de inmunidad de rebaño (HIT).

El umbral de inmunidad de rebaño es menor de lo que se pensaba

Según The New York Times, más de una docena de científicos dijeron que es probable que el HIT sea del 50 % o menos para el COVID-19. “Si eso es cierto, entonces puede ser posible vencer al coronavirus más rápido de lo que se pensaba”, informó el Times, y quizás sin la necesidad de una vacuna.

La inmunidad de rebaño se calcula al utilizar el número reproductivo, o R-naught (R0), que es el número estimado de nuevas infecciones que pueden ocurrir de una persona infectada. Un R0 por debajo de 1 (un R1 significa que se espera que una persona infectada infecte a otra persona) indica que los casos están disminuyendo, mientras que el R0 por encima de 1 sugiere que los casos están aumentando.

Sin embargo, está lejos de ser una ciencia exacta, ya que la susceptibilidad de una persona varía según muchos factores, incluyendo la salud, edad y contactos dentro de una comunidad. Los cálculos iniciales de R0 para el umbral de COVID-19 se basaron en suposiciones de que todos tienen la misma susceptibilidad y se mezclarían al azar con otros en la comunidad.

“Eso no sucede en la vida real”, explicó el Dr. Saad Omer, director del Instituto de Salud Global de Yale a The Times. “La inmunidad e rebaño puede variar de un grupo a otro y de una subpoblación a otra” o incluso de código postal.

Cuando se consideran los escenarios reales en la ecuación, el HIT disminuye de manera significativa, mientras que algunos expertos dicen que podría ser tan bajo como del 10 % al 20 %. De hecho, como sugirió The Times, es posible que la inmunidad de rebaño suceda “antes de lo previsto”.

El umbral de inmunidad de rebaño podría estar por debajo del 10 %

Investigadores de Oxford, Virginia Tech y la Facultad de Medicina Tropical de Liverpool se encuentran entre los que encontraron que cuando se consideran las variaciones de susceptibilidad y exposición, el HIT disminuye a menos del 10 %.

La fuente de noticias Off-Guardian también citó datos del condado de Estocolmo, Suecia, que demostraron un umbral del 17 %, así como un ensayo del profesor de la Universidad de Brown, el Dr. Andrew Bostom, quien explicó lo siguiente:

“[Un] respetado equipo de epidemiólogos de enfermedades infecciosas del Reino Unido y Estados Unidos han concluido que ‘La inmunidad adquirida de forma natural al SARS-CoV-2 puede colocar a las poblaciones por encima del umbral de inmunidad de rebaño una vez que el 10 al 20 % de las personas desarrollen inmunidad”.

Y, en un artículo que escribió para Conservative Review, Bostom explicó lo siguiente´:

“La inmunidad de rebaño adquirida de manera natural por el COVID-19 es una alternativa razonable a la vacunación obligatoria contra el virus, ya que ayuda a proteger a los ancianos vulnerables, en especial los residentes de los asilos y centros de vida asistida.

Esta estrategia se implementó con éxito en Malmo, Suecia, que tuvo una menor tasa de mortalidad por COVID-19 al proteger los asilos, mientras que ‘las escuelas permanecieron abiertas, los residentes continuaron asistiendo a bares y cafés, y las puertas de las peluquerías y los gimnasios permanecieron abiertas.”

Los hallazgos también tienen implicaciones para la vacunación. Tom Britton, matemático de la Universidad de Estocolmo, le explicó para Times que debido a que las infecciones virales afectan a los más susceptibles durante el primer brote, “la inmunidad que sigue a la infección se distribuye de manera más eficiente que una campaña de vacunación que busca proteger a todos”.

El Dr. Michael Mina, inmunólogo de la Universidad de Harvard, también sugirió que, si se obtiene inmunidad de rebaño durante los eventos de mucha propagación, la vacunación de los grupos que tienen más probabilidades de estar expuestos durante dichas situaciones puede ser suficiente para inducir la inmunidad de rebaño, sin la necesidad de utilizar las vacunas.

Es probable que exista inmunidad de rebaño en algunas regiones

Es probable que ciertas áreas del mundo ya hayan logrado la inmunidad de rebaño, y toda la atención recaiga en el otoño y el invierno para observar si reaparece el COVID-19. “Estoy bastante preparado para creer que hay zonas en la ciudad de Nueva York y Londres que tienen inmunidad”, Bill Hanage, epidemiólogo de Harvard T.H. Chan School of Public Health, le explicó al Times. “Lo que suceda este invierno reflejará eso”.

Algunos datos también sugieren que hasta el 80 % de las personas evaluadas en las clínicas tenían anticuerpos para el COVID-19, y aunque las tasas pueden ser más bajas entre la población general, es posible que la inmunidad de rebaño ya exista entre ciertas poblaciones. En una encuesta al azar en Mumbai, hasta el 58 % de los residentes en áreas pobres tenían anticuerpos, en comparación con hasta el 17 % en el resto de la ciudad.

Es más, un estudio incluso encontró que el 81 % de las personas que no se expusieron al SARS-CoV-2, que es el virus que causa el COVID-19, aún podían generar una respuesta inmune para combatirlo, lo que “sugiere que al menos se genera alguna inmunidad para combatir el SARS-CoV-2.”

Suecia, que es un país que manejó la pandemia de manera diferente a la mayoría, también podría estar cerca de alcanzar la inmunidad de rebaño. Aunque cerraron las preparatorias y las universidades y se prohibieron las reuniones de más de 50 personas, las primarias, secundarias, tiendas y restaurantes permanecieron abiertas durante la pandemia, no como en muchos otros países, que tomaron medidas estrictas.

El Dr. Gilbert Berdine, profesor asociado de medicina en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas, usó datos sobre las tasas de mortalidad por COVID-19 para rastrear el curso de la pandemia en Suecia, Nueva York, Illinois y Texas, donde cada uno utilizó una respuesta diferente a la pandemia.

Suecia, que sirve como grupo de control ya que no implementó las medidas obligatorias, alcanzó una cifra de 11.38 muertes por día por millón de habitantes el 8 de abril de 2020 y el 15 de abril, pero la tasa de mortalidad ha disminuido desde entonces.

“La mortalidad diaria ha sido menor a una muerte por día por millón de habitantes durante los dieciocho días previos. Los casos son muy bajos. Para todos los efectos prácticos, la epidemia ha terminado en Suecia. Es casi seguro que se ha logrado inmunidad de rebaño en Suecia, sin importar los resultados de las pruebas de anticuerpos”, escribió Berdine para el grupo de expertos de Mises Institute.

El cierre de negocios fue el “mayor error de esta generación”

En la ciudad de Nueva York, la tasa de mortalidad por COVID-19 superó las 50 muertes por día por millón en abril de 2020, a pesar de que se implementaron las medidas totales en marzo. El estado ordenó a los asilos de ancianos que aceptaran pacientes con COVID-19 hasta el 10 de mayo, cuando la orden se revirtió, pero para entonces el virus ya estaba devastando a los ancianos de los asilos.

“Al facilitar la transmisión del virus en los asilos, se maximizó la tasa de propagación entre la población mayor, mientras que cualquier posible beneficio del distanciamiento social de la población joven se volvió discutible”, explicó Berdine.

En Illinois, también se implementaron medidas estrictas y las tasas de mortalidad diaria aumentaron más lentamente, al alcanzar una cifra de más de 15 muertes por día por millón el 17 de mayo de 2020.

Sin embargo, las tasas de mortalidad también han disminuido más lentamente y se han mantenido más altas que en otras áreas. Aunque las medidas parecen haber aplanado la curva y detenido la transmisión entre las poblaciones sanas, es posible que también hayan prolongado el tiempo en el que los jóvenes pueden transmitir el virus a las personas mayores.

“Al parecer, durante la pandemia del COVID-19, el distanciamiento fue el responsable de las muertes en Illinois”, según Berdine. “Es casi seguro que la inmunidad de rebaño no se ha logrado y no se logrará hasta la reapertura de las escuelas y la economía”.

Texas se colocó en algún punto intermedio, con medidas más flexibles que Illinois y Nueva York, aunque las escuelas y negocios no esenciales se cerraron el 31 de marzo y las escuelas. La mortalidad diaria alcanzó un poco de más de 10 muertes por día por millón de habitantes el 31 de julio de 2020, acercándose a la cifra de mortalidad de Suecia, mientras que su economía aún no se ha reabierto. Berdine escribió:

“Aunque la mortalidad general por covid-19 es menor en Texas (293 muertes por millón de habitantes) que en Suecia (570), la mortalidad diaria en Texas es mucho más alta que en Suecia, por lo que la mortalidad por covid-19 en Texas puede alcanzar a Suecia durante los próximos 30 a 60 días. Además, es probable que la situación en Texas empeore cuando se reabran las escuelas y la economía, como va a suceder eventualmente”.

Es otro ejemplo de que Suecia parece haber acertado en su respuesta a la pandemia, mientras que las medidas de otras regiones podrían haber sido contraproducentes. En el mejor de los casos, dice Berdine, es posible que el distanciamiento social solo haya aplazado la muerte por un período breve y, en el peor de los casos, podrían haber causado más muertes de las que hubieran ocurrido si las personas hubieran elegido cómo manejar su propio riesgo.

“Después de considerar la depresión económica, la historia quizás juzgará estas medidas como el mayor error de esta generación”, explicó.

¿Cuándo terminará la pandemia?

Aún se desconoce cuándo terminara la pandemia, ya que la inmunidad de rebaño se está desarrollando antes de lo previsto, y algunas áreas ya desarrollaron inmunidad. La Organización Mundial de la Salud ha pronosticado que terminará dentro de dos años, pero la menor tasa de mortalidad ya no es una causa de histeria.

Los datos demuestran que la tasa de mortalidad por COVID-19 para las personas con menos de 45 años es “casi cero”, la cual se posiciona entre el 0.05 % y el 0.3 % entre los 45 y 70 años de edad. Los datos de los CDC también demuestran una disminución en las muertes por COVID-19 según los recuentos de muertes provisionales, que se basan en los datos del certificado de defunción recibidos y codificados por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud.

Sin embargo, es posible que el COVID-19 nunca desaparezca por completo. “El Covid-19 nunca va a ser derrotado, por lo que tendremos que aprender a vivir con él”, dijo Berdine. “La única manera en la que podemos aprender a lidiar con el covid-19 es permitir que las personas administren su propio riesgo, observen los resultados y aprendan de los errores”. Con ese fin, debemos tomar medidas para reforzar el sistema inmunológico con el fin de combatir las enfermedades infecciosas de todo tipo.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.