Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 03 de agosto del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • Investigaciones demuestran que los pacientes con COVID-19 con niveles de vitamina D entre los 20 ng/ml (50 nmol/ L) y los 30 ng/ ml (75 nmol/ L) exhibían un riesgo siete veces mayor de muerte, en comparación con los que tenían niveles superiores a 30 ng/ml
  • Tener niveles de vitamina D por debajo de los 20 ng/ml se relacionó con un riesgo 12 veces mayor de muerte por COVID-19
  • Otra investigación sugiere que el riesgo de desarrollar y morir por COVID-19 podría prácticamente desaparecer una vez que los niveles de vitamina D exceden los 30 ng/ ml (75 nmol/ L). Ignorar esta cuestión podría parecer una tontería extrema, en especial porque recurrir a la suplementación con vitamina D es económico y seguro
  • Si tiene dificultades para mejorar sus niveles de vitamina D, podrían estar en juego otras deficiencias nutricionales. Por ejemplo el magnesio, que es un nutriente necesario para convertir la vitamina D en su forma activa
  • Investigaciones recientes demuestran que es necesario consumir una cantidad 244 % más elevada de vitamina D por vía oral si no toma magnesio ni vitamina K2

El Dr. Ken Redcross es un médico internista que proporciona servicios de medicina personalizada o medicina ‘concierge’ en Nueva York. Escribió el libro Bond: The 4 Cornerstones of a Lasting and Caring Relationship with Your Doctor y, en este artículo, comparte sus puntos de vista sobre cómo prevenir el COVID-19 a través de intervenciones naturales.

“Mi especialidad es el vínculo y la relación entre el médico y el paciente”, indica Redcross. “Es por eso que hago visitas a domicilio. Y de esta manera me aseguro de que el paciente pueda comunicarse conmigo durante todo el día, toda la semana. Creo que así debería ser. Los pacientes deben percibir al médico con familiaridad y eso es lo que les proveo …

Consiste en cuatro cuestiones: confianza, respeto, comunicación y empatía. Si se le demuestra a cada paciente que tiene la suerte de poder tocarlo, entonces las cosas salen bien …

He ejercido mi carrera durante más de dos décadas y, es obvio que nunca había presenciado algo como la situación actual [pandemia]. Gran parte de mi labor consiste en hacer visitas a domicilio.

Así que, literalmente, ahora hago visitas a domicilio a pacientes con COVID-19 y, siendo honesto creo que debían estar en un hospital, pero no había espacio en Nueva York. Me encuentro en el epicentro [de la epidemia en Nueva York]”.

Algunos de los pacientes que Redcross atendió estaban preocupados de acudir al hospital por temor a exponerse al COVID-19, y dijeron que preferían arriesgarse a permanecer en casa. Por fortuna, Redcross pudo ser de ayuda para informar a muchos de sus pacientes sobre las medidas proactivas que debían implementar, incluso si elegían estar en su hogar.

La enorme importancia de optimizar la vitamina D

Redcross trabaja con un grupo muy diverso de pacientes, incluyendo a afroamericanos. La población de raza negra y las personas de piel oscura de minorías étnicas son las personas más afectados por la deficiencia de vitamina D.

Las estadísticas han demostrado que la comunidad afroamericana también tiene un riesgo grave y desproporcionado de COVID-19, y, de hecho, la deficiencia de vitamina D puede ser el núcleo de esta disparidad.

Considero que debe propagarse la información a todo tipo de población, para que sepan que la vitamina D es esencial para la salud y vital para luchar contra este virus, y Redcross está de acuerdo con ello. Otras disparidades que también podrían estar involucradas son más difíciles de abordar que la vitamina D.

Por ejemplo, muchas personas con ingresos limitados viven en ‘desiertos alimenticios’ donde es difícil encontrar alimentos enteros saludables y tienen opciones limitadas que incluyen comida rápida o alimentos procesados sin nutrientes, lo que puede ser una receta para la resistencia a la insulina, junto con todas sus ramificaciones de salud.

Si bien, esto no sucede en todos los casos, la alimentación e ingresos son factores que deben considerarse al abordar las necesidades de salud de la comunidad negra. Aparte de la deficiencia de vitamina D, la resistencia a la insulina es uno de los principales factores de riesgo de desarrollar una infección grave y morir por COVID-19, como se debate en mi artículo anterior “La pandemia de la resistencia a la insulina“.

Hacer la transición a una alimentación baja en carbohidratos con alto contenido de grasas saludables, así como una alimentación con restricción de tiempo, son dos de los remedios más efectivos para esto, pero toma tiempo implementarse y ver los beneficios. Lo que es evidente es que son estrategias que protegerán su salud a largo plazo, pero no tendrán un impacto importante.

Otra parte del enfoque alimenticio para proteger su salud es eliminar el uso de aceites vegetales industriales con alto contenido de ácido linoleico omega-6, que en realidad considero que es peor que los carbohidratos. Redcross está de acuerdo en que esta es una parte importante de lo que comunica a sus pacientes.

Por otro lado, la vitamina D es algo que podría fortalecer su sistema inmunológico en unas pocas semanas. Sin embargo, cuando toma un suplemento de vitamina D por vía oral es importante que considere la dosificación. Esta tiene que ser lo suficientemente alta.

La forma ideal para optimizar sus niveles es tener una exposición sensible a los rayos del sol, pero si su piel oscura, es posible que necesite más de 1.5 horas de sol al día para maximizar la conversión cutánea de la vitamina D. Muchas personas no tienen este tiempo.

“Para mí, el número mágico es cinco mil UI [de vitamina D por vía oral]”, indica Redcross. “Me estremezco cuando voy al mostrador y veo 1000 y 2000 porque no es suficiente para alcanzar esos niveles óptimos.

Si me situara desde el punto de vista de la medina occidental, al examinar los parámetros esto indicaría que los niveles de vitamina D deberían ser de 30 ng/ml. Pero, desde la perspectiva de la medicina oriental, que es la más auténtica, necesitaríamos que ese rango este entre los 40 y 60 ng/ml …

Independientemente de eso, siempre indico 5000 [UI de vitamina D], porque cuando [toman] 5000 UI, y se realizan las pruebas de laboratorio posteriores, podría haber una propensión a que sus niveles sean de 40 a 60 ng/ml. Considero que, ese es el punto óptimo donde los niveles podrían ser los mejores, en términos clínicos”.

Las recomendaciones de vitamina D son demasiado bajas

De hecho, es importante comprender que cuando las autoridades sanitarias desaconsejan exceder una dosis de vitamina D de 4000 UI, su recomendación se basa en la dosis requerida para prevenir el raquitismo. Y esto no tiene nada que ver con la dosis requerida para promover el funcionamiento del sistema inmunológico y prevenir otras enfermedades crónicas.

Como señaló Redcross, por desgracia muchas autoridades médicas “aún están cegadas” ante estos hechos. Por otro lado, Redcross recomienda a la mayoría de sus pacientes tomar suplementos de vitamina D.

Comienza por realizar una lectura de referencia de sus niveles de vitamina D, y después verifica sus niveles con pruebas regulares, mientras rastrea sus síntomas clínicos y hace observaciones subjetivas. Muchas personas han informado experimentar mejor bienestar general, una vez que obtienen mayores niveles.

“En mi trabajo, mi mayor objetivo es evitar escribir recetas médicas”, indica. “Entonces, cuando puedo recurrir a una intervención como la vitamina D para lograr una gran diferencia, que ayude a que su estado de ánimo sea mejor, tal vez no sea necesario recurrir a un antidepresivo. Tal vez hay algunas alternativas que podrían marcar una gran diferencia en sus vidas de esa manera, y de forma natural”.

Al inicio, muchos de sus pacientes son propensos a desarrollar niveles de vitamina D alrededor de los 20 ng/ ml. Muy pocas personas tienen niveles suficientes, en especial las personas de la tercera edad.

Además de sus servicios habituales de medicina personalizada o medicina ‘concierge’, Redcross también proporciona atención médica asequible a una instalación de vivienda asistida local, donde aboga por optimizar los niveles de vitamina D.

Si tiene un ser querido en una residencia para adultos mayores, el hecho de tomarse el tiempo para consultar con el área administrativa médica sobre las pruebas de vitamina D y suplementos podría marcar una gran diferencia en la salud general de todos los residentes.

“Cuando analizo esa población, observo [deficiencia de vitamina D] de forma constante. Por lo tanto, cada tres o seis meses, trato de asegurarme de mantenerme informado, al correlacionarlo con ellos clínicamente, e investigar cómo se sienten”, indica.

Con respecto al COVID-19, los investigadores en Indonesia, que observaron datos de 780 pacientes con COVID-19, encontraron que las personas con niveles de vitamina D entre los 21 ng/ml (50 nmol/L) y 29 ng/ml (75 nmol/L) exhibían un riesgo de muerte 12.55 veces más elevado, en comparación con los que tenian niveles superiores a los 30 ng/ml. Tener niveles inferiores a 20 ng/ml se relacionó con un riesgo de muerte 19.12 veces más elevado.

Otro estudio sugiere que, prácticamente el riesgo de desarrollar un caso grave y morir por COVID-19 podría desaparecer una vez que sus niveles de vitamina D exceden los 30 ng/ml (75 nmol/ L). Parecería una tontería extrema ignorarlo, en especial porque recurrir a la suplementación con vitamina D es económico y seguro.

“Por lo tanto, en los próximos años será interesante observarlo. Incluso, desde el comienzo de mi carrera hasta el momento, hemos ganado más terreno con respecto a la vitamina D. Cada vez hemos aprendido más, y solo puedo imaginar, dónde implementaremos la vitamina D para promover el mejoramiento y la sanación en los próximos 5 a 10 años”, indica Redcross.

La función del magnesio y la vitamina K2

Es importante destacar que, si tiene dificultades para mejorar sus niveles de vitamina D, podrían estar en juego otras deficiencias nutricionales. Una de ellas es el magnesio, que se requiere para hacer la conversión de vitamina D en su forma activa. Cuando el cuerpo no cuenta con los niveles suficientes de magnesio, no puede utilizar de forma adecuada la vitamina D que toma.

Según una revisión científica publicada en 2018, casi el 50 % de las personas que vive en los Estados Unidos y toma suplementos de vitamina D probablemente no obtengan todos sus beneficios debido a que se almacena en su forma inactiva, lo cual es causado por no tener niveles adecuados de magnesio.

La investigación publicada en 2013 también destacó este problema, al concluir que un mayor consumo de magnesio podría ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar una deficiencia de vitamina D.

La vitamina K2 es considerada como otro cofactor, ya que puede ayudar a prevenir complicaciones relacionadas con una excesiva calcificación en las arterias. De hecho, tener deficiencia de vitamina K2 es lo que podría producir síntomas de “toxicidad por vitamina D”.

Las investigaciones realizadas por GrassrootsHealth, basadas en datos obtenidos de casi 3 000 personas, revelan que necesita una cantidad 244 % más elevada de vitamina D por vía oral si no toma magnesio y vitamina K2.

En términos prácticos, esto significa que, si toma una combinación de estos tres suplementos, necesitará mucha menor cantidad de vitamina D por vía oral para que sus niveles estén en el rango saludable. Comentarios de Redcross:

“El magnesio me encanta por múltiples razones. Le contaré una breve anécdota. Hace mucho tiempo, me capacité en el Centro Médico Columbia Presbyterian, en la ciudad de Nueva York. Era residente y tenía un interno que trataba de reponer los niveles de potasio de un paciente. Pero, sin importar lo que hiciera, estos permanecían bajos.

Entonces, cuestioné a mi interno si también había suplementado con magnesio al mismo tiempo, y cuando lo hizo, los niveles de potasio subieron por arte de magia. Y esto es porque el magnesio es un cofactor esencial. Entonces, en ese momento, entendimos la importancia de este nutriente. Y lo que es aún más significativo es que la vitamina D logre su estado activo …

Por eso es que el magnesio es crucial. Les comento a los pacientes que no todas las fuentes de vitamina D son iguales. Me gusta asegurarme de que obtenga un cofactor como el magnesio, que es necesario para obtener energía, entre otros beneficios. Está presente en casi todas nuestras células.

El tipo de magnesio que prefiero es el bisglicinato de magnesio. Me agrada esta forma porque tiene una gran biodisponibilidad, y los pacientes pueden tomarlo con mayor facilidad. No recibo tantas llamadas por un problema gastrointestinal molesto, ni nada por el estilo. Tiende a proporcionarles beneficios. Ese es el magnesio que me gusta utilizar primero”.

Tipos de magnesio

Además del bisglicinato de magnesio, hay otras variaciones que incluyen:

  • Glicinato de magnesio. Es un polvo con bajos niveles de solubilidad. Glicina, un aminoácido importante y precursor del glutatión.
  • Magnesio iónico. Puede encontrar en forma de tabletas de hidrógeno molecular. Cada tableta hidrosoluble contiene alrededor de 80 mg de iones de magnesio suelto y muy biodisponible, que constituye aproximadamente el 20 % de la cantidad diaria recomendada.
  • Treonato de magnesio. Esta es otra excelente opción, ya que tiene la capacidad de atravesar la barrera hematoencefálica en una manera eficiente.
  • Malato de magnesio. Este se disuelve muy bien en el agua. El malato es una sustancia intermediaria en el ciclo de Krebs, por lo que es probable que contribuya a la producción de ATP.
  • Citrato de magnesio. Este también se disuelve bien y tiene un agradable sabor a ácido cítrico.

Una fuente de inspiración

Redcross no solo ha tenido un impacto positivo en su comunidad local en Nueva York, sino que también ha podido transmitir su mensaje de salud y bienestar en los medios de comunicación, lo que es un componente importante.

“Una de las cuestiones cruciales cuando lo hago es que trato de inspirar. No creo en la visión pesimista. Sin importar qué, siempre percibo el lado positivo de todo”, indica Redcross.

“Cada vez que me expreso a través de los medios de comunicación, busco que las personas obtengan inspiración y se sientan más felices de lo que estaban cuando llegaron. Considero que todos queremos escuchar un mensaje positivo.

Pero, por desgracia, cuando encendemos el televisor el panorama parece negativo … aunque no creo en la negatividad. E incluso cuando hablamos de una enfermedad, realmente siento que es más un malestar que algo ya etiquetado y una enfermedad real.

Considero que aquí, lo importante es que nos referimos a la vitamina D. La vitamina D es de vital importancia, y resulta que su cuerpo puede producirla de forma natural. De hecho, es una pro-hormona, y eso es muy significativo. Así que asegurarse de hacerse las pruebas de manera regular y cotidiana para mantenerse saludable”.

Mensaje final

Si bien, en los Estados Unidos, el número de muertos por COVID-19 ha disminuido drásticamente después de haber llegado a su nivel máximo a mediados de abril, ya que disminuyó de 2666 muertes la semana del 13 de junio de 2020 a 906 muertes durante la semana del 20 de junio, las autoridades predicen que habrá una reincidencia durante el otoño.

No obstante, podríamos mitigar de forma significativa cualquier resurgimiento al optimizar nuestros niveles de vitamina D, y esta estrategia podría ser particularmente importante en las comunidades afroamericanas, hogares de adultos mayores y otros centros de cuidados permanentes.

Para apoyar este esfuerzo educativo, he creado un reporte sobre la vitamina D que puede descargar enseguida. Necesitamos que una gran cantidad de personas transmita y propague este mensaje, en especial entre las poblaciones que corren el mayor riesgo, que son los adultos mayores y personas de piel oscura. Y este documento debería servir de apoyo para difundir esta información.

Acceder al reporte del Dr, Mercola

Le invito a compartir esta información con sus amigos, familiares y comunidad en general, para que podamos minimizar los brotes adicionales. Si tiene un familiar o conocido que se encuentre en una instalación de vivienda asistida, podría reunirse con el director del programa, compartir estos informes y alentarles a realizar pruebas en todos o al menos comenzar con el tema de la vitamina D.

Asimismo, podría comentarlo con sus amigos, compañeros de trabajo y personas negras en su comunidad, que también pueden enfrentar un riesgo desproporcionado; así como proporcionarles información importante de salud que podría salvar muchas vidas más rápido que cualquier programa de vacunación.

“Para ser honesto, la manera en que está escrito hace que sea una lectura obligada para protegernos. Agradezco y me agrada la idea de que también lo comparta conmigo”, señala Redcross. “Sigamos luchando por esta causa justa y tengamos la seguridad de que en algún momento superaremos este problema”.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.