Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 27 de julio del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • Más de mil millones de personas en todo el mundo y de todos los grupos etarios tienen deficiencia de vitamina D, que ahora se ha identificado como un factor de riesgo del COVID-19, infección grave de COVID-19 y muerte por COVID-19
  • En Indonesia, las personas con un nivel de vitamina D entre 20 ng/ml y 30 ng/ml tenían un riesgo siete veces mayor de muerte que aquellas con un nivel superior a los 30 ng/ml. Tener un nivel por debajo de los 20 ng/ml se relacionó con un riesgo de muerte 12 veces mayor
  • Para otoño es necesario aumentar los niveles de vitamina D entre 60 ng/ml y 80 ng/ml (150 nmol/L y 200 nmol/L), con el fin de mejorar la función del sistema inmunológico y reducir el riesgo de infecciones virales
  • Es muy importante optimizar los niveles de vitamina D en las personas de piel oscura y las personas mayores, ya que cuanto más oscura es la piel, más exposición al sol se necesita para elevar los niveles de vitamina D

Después de haber considerado todas las estrategias, optimizar los niveles de vitamina D es la estrategia más sencilla, económica y más beneficiosa para minimizar el riesgo de COVID-19 y otras infecciones en los próximos meses. Las autoridades de salud ya están advirtiendo sobre un rebrote de COVID-19 en otoño, lo que significa que es momento de comenzar a enfocarse en optimizar sus niveles de vitamina D.

Además de la pandemia de coronavirus actual, también tenemos una pandemia de deficiencia de vitamina D; más de mil millones de personas de todos los grupos etarios, tienen deficiencia de vitamina D.

La deficiencia de vitamina D ahora se ha identificado como un factor de riesgo significativo de COVID-19, infección grave por COVID-19 y muerte por la misma. Hablo de esto en el artículo “La vitamina D está directamente vinculada con los resultados de COVID-19“.

En un estudio en el cual se analizaron datos de 780 pacientes de hospitales en Indonesia, aquellos con un nivel de vitamina D entre 20 nanogramos por mililitro (ng/ml) y 30 ng/ml tenían un riesgo siete veces mayor de muerte que aquellos con un nivel superior a 30 ng/ml. Tener un nivel por debajo de 20 ng/ml se relacionó con un riesgo de muerte 12 veces mayor.

Es necesario aumentar los niveles de vitamina D entre 60 ng/ml y 80 ng/ml antes del otoño, con el fin de mejorar la función del sistema inmunológico y reducir el riesgo de infecciones virales durante esa época del año.

En Europa, los niveles óptimos se posicionan entre los 150 nmol/L y 200 nmol/L. Si los niveles de vitamina D aumentaran en la población mundial, sería posible salvar decenas de miles de personas si el COVID-19 surge de nuevo.

Aunque aún faltan estudios prospectivos que demuestren la efectividad de la vitamina D en el COVID-19, ya hay muchos estudios en curso. Es posible revisar el estado de estos ensayos en el sitio web www.clinictrials.gov. A principios de junio de 2020, habían iniciado más de 20 estudios para investigar los beneficios de la vitamina D para combatir el COVID-19.

El reporte de investigación más importante que he escrito

Durante las últimas semanas, he estado escribiendo un reporte detallado sobre la vitamina D para prevenir el COVID-19. Para una mayor precisión, muchos expertos en vitamina D revisaron el artículo.

El fin de esta tarea era desarrollar un recurso que todos puedan compartir para informar a otras personas. Pronto lanzaremos una campaña para optimizar los niveles de vitamina D de todas las personas. Descargue mi reporte aquí y compártalo con todos sus conocidos.

El propósito de este reporte es demostrar por qué es tan importante optimizar los niveles de vitaminas para mejorar las funciones inmunológicas y ofrecer una estrategia detallada de cómo lograrlo. Este reporte puede utilizarse como una herramienta para saber cómo y por qué prepararnos para la próxima pandemia.

En este reporte, explico cómo funciona el sistema inmunológico y la función reguladora de la vitamina D. También explico cómo la vitamina D reduce el riesgo de COVID-19, cómo ayuda a suprimir y controlar el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) y las tormentas de citoquinas, que es una causa principal de muerte por COVID-19.

Las personas de piel oscura necesitan una mayor cantidad de vitamina D

Es muy importante optimizar los niveles de vitamina D en las personas de piel oscura de cualquier grupo étnico, ya que cuanto más oscura es la piel, más exposición al sol se necesita para elevar los niveles de vitamina D. Incrementar la pigmentación de la piel reduce la eficacia de los rayos UVB, porque la melanina bloquea el sol de manera natural.

Si tiene la piel muy oscura, es posible que deba exponerse al sol cerca de una hora y media al día, para tener un efecto notable. Para muchos adultos que trabajan y tienen niños en edad escolar, esto no es simplemente imposible.

Las personas con piel muy clara solo necesitarían 15 minutos al día, lo cual es mucho más fácil de lograr. Sin embargo, también experimentarán dificultades para mantener los niveles necesarios durante el invierno.

Durante los meses de invierno en latitudes superiores a 40°, no llega suficiente radiación UVB a la superficie de la tierra. Dicho esto, vivir a una menor latitud no garantiza niveles adecuados de vitamina D, ya que los hábitos sociales y culturales pueden limitar la exposición al sol.

Como se indica en el video de MedCram a continuación, los grupos étnicos afrodescendientes, asiáticos y minoritarios tienen un mayor riesgo de muerte por COVID-19. Aunque algunos han atribuido esta disparidad racial al acceso a la atención médica, una razón mucho más probable de esto es porque las personas de piel oscura tienen muchas más probabilidades de desarrollar deficiencia de vitamina D.

De hecho, en el documento citado por MedCram se centró en las disparidades étnicas en la mortalidad del COVID-19 en pacientes de Inglaterra, en donde la atención médica es accesible para todos, por lo que la justificación del acceso a la atención médica no parece realista.

Se recomiendan suplementos de vitamina D para ayudar a frenar la tasa de mortalidad

William Grant y Barbara Boucher —investigadores sobre vitamina D— escribieron sobre la importancia de esta vitamina en respuesta al editorial del BMJ “Is Ethnicity Linked to Incidence or Outcomes of COVID-19?”, de la siguiente manera:

“El artículo reciente de BMJ por Khunti y sus colaboradores se cuestiona: ‘¿El origen étnico está vinculado a la incidencia o los resultados de covid-19?’ Aquí describimos cómo la etnia se relaciona con la incidencia y los resultados del COVID-19 debido, en parte, a la falta de vitamina D por el aumento de la pigmentación de la piel y la alimentación.

Un factor muy importante que no se consideró en el informe de PHE fue la deficiencia de vitamina D, a pesar de que la evidencia sugiere que la deficiencia de vitamina D es un factor de riesgo importante para las infecciones agudas del tracto respiratorio y por el COVID-19.

La evidencia creciente demuestra que la vitamina D es un factor importante para regular el sistema inmunológico, lo que podría reducir los riesgos de COVID-19; en especial al reducir la supervivencia y la replicación del virus SARS-CoV-2 y al reducir los riesgos de las ‘tormentas de citoquinas’ por medio de disminuir la producción de citocinas proinflamatorias y al aumentar la producción de citocinas antiinflamatorias.

La vitamina D también promueve la formación de ACE2 en los pulmones, un efecto que reduce la gravedad del síndrome de dificultad respiratoria aguda. Además, en la actualidad se informa que las concentraciones más elevadas de 25 (OH) D en suero se relacionan con menores tasas de mortalidad e infecciones severas de COVID-19″.

Grant y Boucher continúan citando datos de estudios revisados en mi artículo anterior “La vitamina D combate las infecciones virales y fortalece el sistema inmunológico” donde se encuentra mi entrevista con los expertos en vitamina D Bruce Hollis, Ph. D., Carole Baggerly y Dr Carol Wagner. Todos estos investigadores revisaron el reporte de la vitamina D que desarrollé para verificar su veracidad y exactitud.

Grant y Boucher recomiendan aconsejar a las personas suplementarse con vitamina D de manera diaria, en especial los grupos étnicos afroamericanos, asiáticos y minoritarios, las personas que trabajan en lugares cerrados, los trabajadores por turnos, las personas mayores, los que se encuentran confinados en sus hogares y las personas que padecen obesidad. Esto podría reducir la gravedad del COVID-19 y disminuir la mortalidad.

“La vitamina D está disponible en los supermercados, farmacias y en línea sin receta, y podría proporcionarse a las personas con dificultades financieras o que no pueden acceder a los suministros de manera gratuita”, Grant y Boucher escriben, y añaden lo siguiente:

“Es importante recomendar una dosis de 1000 UI/día a 4000 UI/día para las personas con alto riesgo de deficiencia, incluyendo los grupos BAME, mientras el brote de COVID-19 persiste”.

Consejos sobre los protectores solares contradicen el mensaje sobre la vitamina D

Aunque se reconoce cada vez más la importancia de la vitamina D para combatir el COVID-19, algunos médicos aún no aconsejan la exposición al sol, los suplementos de vitamina D o ambos.

Algunos médicos, como el Dr. Pieter Cohen, médico de medicina interna de Cambridge Health Alliance en Massachusetts y profesor asociado de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard, están desanimando a las personas para que no se hagan pruebas para determinar sus niveles de vitamina D. Un informe del 1 de junio de 2020 en el sitio web Today.com afirma lo siguiente:

“[…] El cuerpo puede fabricar vitamina D cuando la piel está expuesta al sol u obtenerla de los alimentos.

‘No doy una recomendación general en pro de la suplementación. Digo que, para evitar la deficiencia de vitamina D, por lo general solo necesita salir, exponerse al sol de manera accidenteal y prestar atención a las fuentes alimenticias de vitamina D’, menciona [la Dr. JoAnn Manson, jefe de medicina preventiva en el Hospital Brigham and Women y profesor de medicina en Harvard].

Exponerse al sol de manera accidental significa caminar durante 30 minutos u hacer otro ejercicio al aire libre mientras usa shorts o playera (aunque aún es necesario utilizar protector solar). No significa salir específicamente para tomar el sol”.

Usar protector solar mientras se expone al sol es irracional e incorrecto, ya que el filtro solar repele los rayos ultravioleta que desencadenan la producción de vitamina D en la piel.

Para que la exposición al sol funcione de manera adecuada, es necesario exponerse sin protección. Solo asegúrese de no quemarse. Todo lo que se necesita hacer es ponerse hasta que su piel tenga un color rosa claro. Después de eso, se debe poner una playera o camisa de manga larga y pantalones.

Sin embargo, Manson está comenzando un ensayo clínico para determinar si consumir un suplemento de vitamina D de manera diaria durante un mes podría reducir la gravedad de cualquier enfermedad después de tener un resultado positivo de COVID-19. El estudio también evaluará si los suplementos de vitamina D podrían evitar que las personas en la misma vivienda contraigan la infección si un miembro da positivo al COVID-19.

Este es uno de los muchos estudios controlados y aleatorios que buscan determinar si la vitamina D es capaz de reducir el riesgo de COVID-19. Para mayor información sobre el estado de cualquiera de estos estudios o inscribirse en alguno de ellos, visite este enlace.

¡Ayúdenos a correr la voz!

Es mi esperanza y deseo que todos ustedes nos ayuden en este esfuerzo para difundir todo sobre la vitamina D y lograr que sus amigos y familiares se unan para optimizar sus niveles. Necesitamos un ejército de activistas para correr la voz. Mi reporte sobre la vitamina D puede ayudar a lograrlo. Es importante que lo comparta con todos sus conocidos. Espero trabajar con todos los sitios de medicina natural en este proceso.

Parte de la estrategia será compartir esta información con personas influyentes en las comunidades afroamericanas, como los pastores de las iglesias. Hay mucho que perder si la infección regresa, debido a los niveles bajos de vitamina D que se presentan entre esta población.

También será importante que los directores de asilos de ancianos e instalaciones de vivienda asistida consulten esta información, ya que las personas mayores tienen menores niveles de vitamina D y, como consecuencia, podrían aumentan su riesgo de COVID-19.

Esto significa que ahora existe una “fecha límite” para optimizar los niveles de vitamina D. En los Estados Unidos, el mes de diciembre tiene la mayor actividad de gripe, pero quizás sería bueno pensar que sucederá en octubre, o incluso antes, dependiendo en qué lugar del mundo vive.

Es importante que para el otoño alcance un nivel entre 60 ng/ml y 80 ng/ml. En Europa, los niveles óptimos se posicionan entre los 150 nmol/L y 200 nmol/L. En el reporte explico cómo lograrlo, pero a continuación se muestran los pasos más importantes:

1.Primero, mida su nivel de vitamina D. Una de las formas más fáciles y rentables de medir su nivel de vitamina D es participando en el proyecto de nutrición personalizado del grupo GrassrootsHealth’s, que incluye un kit de prueba de vitamina D.

Una vez que conozca sus niveles en la sangre, es posible evaluar la dosis que necesita para mantener o mejorar sus niveles. La manera más fácil de elevar sus niveles es mediante la exposición regular y sensible al sol, como se mencionó anteriormente.

Si no puede obtener suficiente vitamina D a través de los rayos del sol (puede usar la aplicación DMinder para determinar la cantidad que su cuerpo puede producir dependiendo de su ubicación y otros factores individuales), entonces su único recurso es un suplemento oral.

Como detallo en mi artículo “El magnesio y la vitamina K2 mejoran la absorción de la vitamina D“, si toma un suplemento oral de vitamina D lo más recomendable es hacerlo junto con magnesio y vitamina K2.

2.Evalúe su dosis personal de vitamina D. Para hacerlo, puede usar el siguiente cuadro o usar el Vitamin D* calculator de GrassrootsHealth. Para convertir ng/mL a nmol/L (medición europea), solo multiplique la medida en ng/mL por 2.5. Para determinar la cantidad de vitamina D que podría obtener del sol y los suplementos, utilice la aplicación DMinder.

el consumo de vitamina D

3.Hágase la prueba de nuevo en tres o seis meses, para determinar si está funcionando la exposición al sol o los suplementos.

Existen buenas posibilidades de prevenir el resurgimiento del COVID-19 pero, para lograrlo, es necesario que las personas tomen medidas para proteger su salud y fortalecer su función inmunológica. Ayúdenos a salvar más vidas compartiendo mi reporte sobre la vitamina D.

De nuevo, las poblaciones con mayor riesgo son los adultos mayores y las personas de piel oscura de cualquier grupo étnico. Ahora es más que evidente que el COVID-19 afecta gravemente a las personas de edad avanzada en comparación con las personas jóvenes. Hemos visto que las personas que viven en asilos para ancianos y casas de asistencia tienen un riesgo muy alto de morir a causa de COVID-19.

El gráfico junio del 2020 a continuación se muestra que el 45 % de las muertes por COVID-19 ocurrieron en asilos e instalaciones de vivienda asistida. Si a esto le sumamos la tasa de hospitalización y mortalidad entre las personas de piel oscura, entonces debería ser fácil comprender que tratar a estos dos grupos de la población con estrategias simples como optimizar los niveles de vitamina D, a futuro podría tener un tremendo impacto.

El 45 % de las muertes por COVID-19

Cada vez hay más evidencia que demuestra que la vitamina D es bastante importante para la prevención de enfermedades y el mantenimiento de una buena salud. Existen cerca de 30 000 genes en el cuerpo humano y la vitamina D afecta a casi 3000 de ellos, al igual que a los receptores de vitamina D en todo el cuerpo.

Para obtener un análisis más detallado y completo de la relación entre la vitamina D y el COVID-19, puede revisar el reporte que diseñé y utilizarlo al hablar con cualquier profesional de la salud que no esté de acuerdo con esta recomendación.

Acceder al reporte del Dr. Mercola

La vitamina D puede ayudar a proteger contra el cáncer y otras enfermedades

De acuerdo con un estudio a gran escala, mantener niveles óptimos de vitamina D podría disminuir el riesgo de cáncer y prevenir al menos 16 tipos diferentes de cáncer, incluyendo el cáncer de páncreas, pulmón, piel, ovarios y próstata.

La vitamina D, obtenida a través de la exposición a los rayos del sol, también podría disminuir radicalmente el riesgo de enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple (EM) y la diabetes tipo 1. De igual manera, exponerse a los rayos del sol puede ayudar a prevenir la osteoporosis, que es un riesgo importante para las mujeres en particular.

El magnesio es necesario para activar la vitamina D

Dado que más de la mitad de la población no consume suficiente cantidad de magnesio, y es probable que muchas personas presenten una deficiencia, lo más recomendable es suplementar con magnesio al mismo tiempo que toma un suplemento de vitamina D. Esto se debe a que el magnesio ayuda a activar la vitamina D, ya que las enzimas que metabolizan la vitamina D en el hígado y los riñones requieren del magnesio.

Lo que la organización GrassrootsHealth observó al probar y analizar el consumo de nutrientes de más de 15 000 pacientes, es que alrededor de la mitad de los que tomaron suplementos de vitamina D no pudieron normalizar sus niveles de esta vitamina, hasta que comenzaron a tomar magnesio suplementario.

De igual manera, encontraron que las personas que no toman suplementos de magnesio necesitaban tomar 146 % más vitamina D al día para lograr un nivel sanguíneo saludable de 40 ng/ml (100 nmol/L), en comparación con quienes toman al menos 400 mg de magnesio junto con un suplemento de vitamina D.

Las grasas omega-3 son importantes para promover la salud

Mientras tanto, investigaciones recientes sugieren que las dosis altas (4 gramos) de las grasas omega-3 EPA y DHA podrían mejorar la recuperación después de un ataque cardíaco. Otros beneficios de las grasas omega-3 incluyen prevenir el lupus y la enfermedad de Parkinson, disminuir la ansiedad, promover huesos más saludables y fuertes, así como eliminar las grasas del cuerpo.

Si padece una deficiencia de vitamina D, magnesio u omega-3 no podrá saberlo con solo mirarse en el espejo. La única forma de saber si tiene alguna deficiencia en estos nutrientes es al realizarse una prueba.

Dosis recomendada de vitamina D

Si ya conoce su nivel de vitamina D, enseguida podrá utilizar la calculadora para determinar la mejor dosis. (NOTA: la calculadora de vitamina D * solo está disponible en inglés)

Vitamin D*calculator™ de GrassrotsHealth

Si necesita más ayuda para saber qué hacer con los resultados obtenidos, lea aquí. (Información disponible solo en inglés)

  lbs
  ng/ml
  ng/ml
 
ERROR Please enter your current serum level.

© 2020 GrassrootsHealth

Si no puede o no desea realizarse una prueba de vitamina D, han descubierto que la dosis promedio para alcanzar un nivel saludable de vitamina D de 40 ng/ml es de alrededor de 8000 unidades al día. Si tiene bajo peso, deberá disminuir esa dosis a 6000 o 7000 unidades al día, ya que las personas con mayor peso son propensas a necesitar mayor cantidad de vitamina D.

Cómo analizar los niveles de vitamina D

Me complace saber que el GrassrootsHealth Nutrient Research Institute, al ver cómo la deficiencia puede estar afectando innecesariamente la salud de tantas personas, haya decidido ampliar sus proyectos de investigación para incluir una variedad de pruebas. Al igual que su Proyecto Vitamin D*Action, el Proyecto Magnesium* PLUS Focus nos permitirá tomar medidas sobre estudios científicos conocidos y con un consenso de expertos sin tener que esperar por alguna acción institucional.

El Proyecto Vitamin D*Action ha demostrado cuán importantes pueden ser las mediciones para la salud pública y, sin duda, el Proyecto Magnesium* PLUS Focus tendrá el mismo impacto. Al igual que en proyectos anteriores, una vez que se completa el estudio de una comunidad, toda esa información puede utilizarse para promover recomendaciones de salud pública que beneficiarán a todos.

Vitamin D KitOrder button

Ahora tiene la capacidad de participar en una variedad de pruebas diferentes, que incluyen:

  • Vitamina D
  • Vitamina D y Omega 3
  • Vitamina D, Omega 3 y Magnesio
  • Vitamina D, Magnesio, Omega 3 y Prueba Plus de Elementos. Recuerde que, al participar en este proyecto de investigación pública, no solo conocerá sus propios niveles de magnesio, lo que le permitirá tomar decisiones sobre su alimentación y suplementos para mejorar su salud. Sus datos (que son anónimos) también podrán ayudar a los investigadores de GrassrootsHealth a determinar los niveles ideales para prevenir diversas enfermedades y qué tipo de relación dosis-respuesta existe en la población general

Con los datos de este proyecto, las personas podrán ver qué les funciona y, al mismo tiempo, los investigadores podrán demostrar hasta qué punto los costos de atención médica podrían reducirse cuando las personas logran un rango óptimo en sus niveles.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.