Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 23 de junio del 2020.

  • Las acciones cayeron en unos cuantos días, ya que los críticos señalaron que los resultados probablemente estaban distorsionados, y que en realidad eran muy alarmantes
  • El 20 % de los voluntarios de la fase 1 de Moderna presentó graves efectos secundarios sistémicos. La vacunación a la población mundial, con una tasa de reacción del 20 %, podría dañar gravemente al menos a mil quinientos millones de personas, y quizás más, ya que solo incluyó voluntarios excepcionalmente saludables
  • El obstáculo más peligroso para la vacuna COVID-19 de Moderna aún no se ha presentado. Los intentos previos para crear vacunas contra el coronavirus fallaron, ya que los sujetos animales y humanos podrían desarrollar respuestas robustas de anticuerpos, y luego enfermarse gravemente al exponerse al virus silvestre. En algunos estudios realizados con animales, todos los ejemplares murieron tras ser expuestos al virus silvestre
  • Se ha demostrado que los coronavirus producen dos tipos diferentes de anticuerpos: anticuerpos neutralizantes que pueden combatir la infección y anticuerpos de unión que no pueden prevenir la infección viral. Los anticuerpos de unión podrían desencadenar una “mejora inmunológica paradójica”, lo que puede causar enfermedades graves o muerte, cuando las personas se exponen al virus silvestre

Según el Albany Herald, ahora dos destacados portavoces del movimiento provacuna han expresado su preocupación por los mensajes para promover la “Operación Warp Speed”, el nombre dado al esfuerzo de la Casa Blanca para fabricar y presentar una vacuna COVID-19 (así como otras posibles terapias) en un tiempo récord.

Los dos antiguos defensores del movimiento provacuna, el Dr. Peter Hotez, Decano de la Facultad Nacional de Medicina Tropical y profesor de pediatría, virología molecular y microbiología en Baylor College of Medicine; y el Dr. Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas y profesor de pediatría del Hospital de Niños de Filadelfia, temen que el mensaje sobre el acelerado programa de vacunas impulse las preocupaciones sobre el nivel de seguridad que podrían disminuir el uso de la vacuna.

Albany Herald escribió:

“En sí, el enfoque no es irracional”, indicó el Dr. Peter Hotez… Pero, la forma en que se ha informado es lo que asusta a las personas, señaló para CNN. ‘La forma en que se proporciona el mensaje sobre la Operación Warp Speed puede generar mucho caos y confusión. Y está permite el movimiento antivacunas’, expuso Hotez…

‘La forma en que proporcionan el mensaje es ligeramente aterrador porque se aseguran de decir qué tan rápido ocurre el proceso’, dijo el Dr. Paul Offit… ‘lo cual ocasiona que las personas piensen que se omiten pasos'”.

Bueno, el hecho es que se omiten los pasos, lo que podría tener graves ramificaciones. Lo cual no cambiará si solamente se cambia la narrativa.

Los ejecutivos de las grandes farmacéuticas se embolsan millones

De igual manera, Hotez criticó a los ejecutivos de las empresas farmacéuticas por expresar su codicia de forma tan evidente. Según informó Albany Herald:

Los “… fabricantes de vacunas envían comunicados de prensa mientras anuncian cada vez más éxitos. El mes pasado, Moderna, la empresa de biotecnología de los Estados Unidos que es fuertemente promovida por la Casa Blanca e Institutos Nacionales de Salud, anunció resultados tempranos y prometedores, lo que elevó en un 30 % el precio de sus acciones. Al mismo tiempo, dos altos ejecutivos vendieron acciones por un valor de 30 millones de dólares.

Según los documentos presentados, Lorence Kim, directora financiera de Moderna, ejerció 241 000 opciones por un valor de 3 millones de dólares. Posteriormente, los vendió de inmediato por 19.8 millones de dólares, lo que le proporcionó una ganancia de 16.8 millones de dólares.

Al día siguiente, Tal Zaks, director médico de Moderna, gastó 1.5 millones de dólares para ejercer opciones. De inmediato vendió las acciones por 9.77 millones de dólares, lo que le generó una ganancia de 8.2 millones de dólares. Todo era legal, pero no parecía bueno, expresó Hotez. ‘Se han afectado a sí mismos’, expresó”.

De hecho, el mensaje enviado por las ventas de acciones de Zaks y Kim es terrible y es probable que no genere confianza en su producto frente a la población. Según la empresa Moderna, las ventas se realizaron bajo planes comerciales automatizados llamados 10b5-1, lo que significa que ninguno de los dos tenía que tomar ninguna medida para que se suscitaran las ventas.

Pero, eso no es tan relevante. Lo que las personas observan es que los líderes de Moderna se enriquecen rápidamente con el proceso de las vacunas que se agilizan y evaden los controles de seguridad esenciales. En este momento, no hay evidencia de que realmente funcione la nueva vacuna de la empresa, y mucho menos que sea segura.

Según expresó Andrew Gordon, director de servicios de investigación de Equilar, la única forma en que las transacciones se considerarían ilegales sería si Zaks o Kim crearan o modificaran sus planes 10b5-1 “mientras tienen datos privilegiados en sus manos”.

Sin mportar cual sea la verdad, lo que parece evidente es que el par recaudó casi 25 millones de dólares entre en los días que en que Moderna realizó su comunicado de prensa, donde anunció que su ensayo de fase 1 fue un éxito y cuando los expertos en seguridad de vacunas destacaron lo problemáticos que realmente eran los resultados.

Incluso Hotez dijo que, “no está convencido de que realmente sea un resultado positivo”.

Según informó el sitio web Fort Russ News:

Los dos ejecutivos se embolsaron ganancias de casi 25 millones de dólares en un solo día laboral, antes de que los expertos pusieran en entredicho el éxito de la vacuna, eso provocó la caída de las acciones. FRN reportó los informes falsos, al citar un artículo escrito por Robert F. Kennedy Jr., que señalaba que los resultados de la vacuna de Moderna fueron un fracaso.

Los verificadores de datos falsos que trabajan para las empresas de redes sociales etiquetaron el informe de FRN como “información falsa” e insistieron en que las pruebas de Moderna habían sido un éxito. Al parecer, los inversores en biotecnología y farmacología, y virólogos de los que dependen, estuvieron de acuerdo con la evaluación de FRN”. 

El anuncio del ensayo de fase 1 de Moderna

El ensayo de fase 1 de Moderna para su vacuna mRNA-1273, dirigido por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) y defendido por el Dr. Anthony Fauci, jefe del NIAID, contó con la participación de 45 adultos sanos entre 18 y 55 años. Según el comunicado de prensa de la empresa del 18 de mayo:

“Ahora, los datos de inmunogenicidad están disponibles para el nivel de dosis de 25 µg y 100 µg…después de dos dosis (día 43) y en el nivel de 250 µg… después de una dosis (día 29)… Todos los participantes de 18 a 55 años (n = 15 por cohorte) en los tres niveles de dosis seroconvertidas el día 15, después de una dosis única.

En el día 43, dos semanas después de la segunda dosis, al nivel de dosis de 25 µg (n = 15), los niveles de anticuerpos de unión estaban en los niveles observados en el suero de convaleciente (muestras de sangre de personas que se han recuperado de COVID-19) que se analizaron en el mismo ensayo.

En el día 43, los niveles de anticuerpos de unión excedieron de forma significativa los niveles observados en suero de convaleciente, a un nivel de dosis de 100 µg (n = 10). Las muestras aún no están disponibles para el resto de los participantes.

En este momento, los datos de anticuerpos neutralizantes están disponibles solo para los primeros cuatro participantes en cada una de las cohortes de nivel de dosis de 25 µg y 100 µg.

De acuerdo con los datos de anticuerpos de unión, la vacunación de ARNm-1273 generó anticuerpos neutralizantes en los ocho participantes… Los niveles de anticuerpos neutralizantes en el día 43 estaban en o por encima de los niveles generalmente observados en suero de convaleciente”.

Una de cada cinco personas sufrió eventos sistémicos graves

Sin embargo, dos días después, 20 de mayo de 2020, el defensor de la seguridad de las vacunas Robert F. Kennedy Jr. advirtió que “los resultados de los ensayos clínicos… no podrían ser mucho peores”. Y escribió que:

“Fauci estaba tan seguro de la seguridad de su vacuna que desestimaba los estudios de hurones y primates (la empresa Moderna actuó de forma sospechosa al no informar sobre los datos de salud de sus estudios con ratones). Eso parece haber sido un error.

De las 15 personas usadas como conejillos de indias en la cohorte de dosis altas (250 mcg), tres de ellos sufrieron un “evento adverso grave” en los 43 días después de haber recibido la vacuna de la empresa Moderna.

Moderna no publicó su estudio de ensayo clínico o datos sin procesar, pero su comunicado de prensa, que estaba cargado de inconsistencias, reconoció que tres voluntarios desarrollaron eventos sistémicos de Grado 3 definidos por la FDA como “Prevención de la actividad diaria, y necesitaron intervención médica”.

La empresa Moderna solo permitió que su estudio incluyera participantes voluntarios excepcionalmente saludables. Una vacuna con esas tasas de reacción podría causar lesiones graves en 1500 millones de humanos si se administra en ‘toda la población mundial’. Ese es el límite que Gates ha establecido para terminar con el bloqueo a nivel global.

La empresa Moderna no explicó por qué solamente informó pruebas de anticuerpos positivas de ocho participantes. En particular, estos resultados son decepcionantes porque el obstáculo más peligroso para la inoculación aún está por verse; lo que complica las cosas en los participantes con infección por COVID silvestre.

Los intentos anteriores para desarrollar vacunas contra el COVID siempre han fallado en esta etapa, ya que tanto los humanos como los animales lograron una respuesta robusta de anticuerpos, y luego se enfermaron y murieron cuando se expusieron al virus silvestre”.

Un artículo del 26 de mayo de 2020 en las noticias de STAT cuenta la desgarradora historia de Ian Haydon, uno de los participantes del estudio que padeció los efectos secundarios graves, que requirieron su hospitalización.

Si bien, Haydon dice que aún confía en la vacuna, es importante reconocer que es una persona saludable 29 años de edad. Se recuperó de los efectos secundarios, que incluyeron fiebre alta, desmayos, náuseas, dolor muscular, y en general nunca se había sentido.

Solo imagínese lo que podrían hacerle esos efectos secundarios a una persona mayor, un bebé, un niño pequeño o alguien con un metabolismo comprometido o una enfermedad subyacente, como un problema cardíaco. Para ellos, las reacciones podrían ser mucho peores.

La prueba de seguridad de Oxford no usa un placebo inerte

Aquí, una pregunta que vale la pena indicar es que, si no hay mecanismos biológicamente plausibles para las reacciones a la vacuna, ¿por qué siempre ocurren en los ensayos?

Es importante destacar que, como señaló The Daily Mail, que informó la presentación del ensayo de vacunas de la Universidad de Oxford para una vacuna conocida como ChAdOx1 nCoV-19, la vacuna COVID-19 no se compara con un placebo verdadero (una sustancia inerte como solución salina), como es el estándar de referencia para la investigación de seguridad de medicamentos.

En cambio, se compara con una vacuna contra la meningitis. Tenga en cuenta que el uso de una sustancia activa, como otra vacuna, puede ocultar una cantidad desconocida de efectos secundarios. Esta solo es una forma en que los fabricantes de vacunas “engañan” en sus estudios de seguridad para minimizar la aparición de efectos adversos.

El fracaso de todas las vacunas previas contra el coronavirus

Robert F. Kennedy Jr. ha intentado explicar lo anteriormente expuesto, con respecto a los resultados del ensayo de fase 1 de Moderna, es la tendencia bien reconocida de las vacunas contra el coronavirus para causar una mejora inmunológica paradójica.

El desarrollo de la vacuna contra el coronavirus comenzó después de que estallaron tres epidemias del SARS, a principios del 2002. En China, Estados Unidos y Europa comenzaron a trabajar en una vacuna contra el coronavirus y alrededor del 2012, después de 10 años de desarrollo, había alrededor de 30 opciones prometedoras.

Según ha explicado Kennedy, las cuatro mejores opciones de vacunas fueron administradas en hurones, que son el análogo más cercano para comparar las infecciones pulmonares humanas. Kennedy expuso lo que sucedió después:

“Los hurones tuvieron una respuesta de anticuerpos muy buena, y esa es la métrica sobre la que la FDA autoriza las vacunas… Pero luego sucedió algo terrible. Esos hurones fueron expuestos al virus natural, y murieron. [Desarrollaron] inflamación en todos sus órganos, sus pulmones dejaron de funcionar y fallecieron.

Lo mismo sucedió en los años 60s cuando intentaron desarrollar una vacuna para el RSV, que es una enfermedad de las vías respiratorias superiores muy similar al coronavirus.

Esa vez, no la probaron en animales. Realizaron las pruebas en humanos. Creo que la probaron en 35 niños y sucedió lo mismo. Los niños desarrollaron una respuesta positiva de anticuerpos: fuerte y resistente.

Parecía perfecto, [pero cuando] los niños estuvieron expuestos al virus silvestre, todos se enfermaron. Murieron dos de ellos. Renunciaron a la vacuna. Fue una vergüenza para la FDA y los NIH”.

Las vacunas contra el coronavirus podrían presentar riesgos únicos

Al parecer, el problema es que los coronavirus no solo producen uno, sino dos tipos diferentes de anticuerpos: anticuerpos neutralizantes que combaten la infección y anticuerpos de unión que no pueden prevenir la infección viral.

Los anticuerpos de unión, son incapaces de prevenir la infección viral, y pueden desencadenar una “respuesta inmune paradójica” o “mejora inmunológica paradójica”. “Esto significa que todo parece estar bien hasta que se contrae la enfermedad, y luego el cuadro se agrava mucho más.

Como señaló Kennedy:

Las vacunas contra el coronavirus pueden ser muy peligrosas, y es por eso que inclusive nuestros enemigos, las personas que nos odian, Peter Hotez, Paul Offit, Ian Lipkin, explican que, ‘tenemos que tener muchísimo cuidado con esta vacuna'”.

Hoy en día, muchas de las vacunas contra el COVID-19 en curso, incluyendo la vacuna de Moderna, utilizan ARNm para indicarles a sus células que deben producir la proteína espiga de SARS-CoV-2, que es la glucoproteína que se une al receptor ACE2 de la célula. Esta es la primera etapa del proceso que usan los virus para ingresar a las células.

La idea es que al crear la proteína espiga de SARS-CoV-2, su sistema inmunológico comenzará a producir anticuerpos, sin enfermarlo en el proceso. Es posible que haya notado que el comunicado de prensa de Moderna específica “anticuerpos de unión” y “anticuerpos neutralizantes”. Es importante recordar la diferencia entre esos dos cuando lee estos resultados de prueba.

Una vez más, los anticuerpos de unión son los sospechosos de desencadenar una mejora inmunológica paradójica, y según Moderna, fueron los anticuerpos de unión los que “se observaron en los niveles percibidos en las muestras sanguíneas de las personas que se recuperaron de COVID-19”. En el momento de ese comunicado de prensa, los datos de 25 de 45 participantes mostraron este resultado “positivo” de anticuerpos de unión.

Mientras tanto, los datos de anticuerpos neutralizantes solo estaban disponibles para 8 de 45 participantes, y es probable que los anticuerpos neutralizantes sean los más importantes, si consideramos que son los que realmente luchan contra la infección. Considerando los problemas causados por los anticuerpos de unión en ensayos previos de vacunas contra el coronavirus, estos resultados no son nada reconfortantes.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.