Por Corresponsal de IPS, IPS Noticias, 02 de abril del 2020.

“En vista de los efectos actuales de la pandemia covid-19 en el mundo, ya no es posible asegurar una celebración ambiciosa e inclusiva de la COP26 en noviembre de 2020”, declaró el presidente de la conferencia y secretario de estado de Negocios y Energía de Gran Bretaña, Alok Sharma.

La reunión, copatrocinada por Gran Bretaña e Italia, se preveía como una cumbre de líderes mundiales para ultimar la entrada en vigor un mes después del Acuerdo de París, que en 2015 estableció esfuerzos compartidos entre las naciones para combatir la crisis climática y sus efectos, con un mayor apoyo en ese sentido a los países del Sur en desarrollo.

El Acuerdo previó que todos los países deben hacer sus contribuciones nacionales para limitar el aumento de la temperatura en el planeta a menos de dos grados centígrados en promedio.

La COP26 aspira avanzar aún más, con la meta de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados y concretar iniciativas como un fondo de 100 000 millones de dólares para ayudar a los países en desarrollo en tareas de combate al recalentamiento planetario.

Sharma dijo que la nueva fecha de la COP26 se establecerá luego de consultas con las partes, y que espera que la reprogramación “garantice que todos puedan centrarse en las cuestiones que se debatirán, y dará más tiempo a que se lleven a cabo los preparativos necesarios”.

La presidenta de la anterior conferencia (diciembre de 2019), prevista inicialmente para realizarse en Santiago de Chile pero que terminó efectuandose en Madrid, Carolina Schmidt, dijo que la decisión de posponer la COP26 es “una medida necesaria para proteger a todos los delegados y observadores».

La secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), Patricia Espinosa, reconoció que covid-19 “es la amenaza más urgente a la que se enfrenta la humanidad en este momento”, pero agregó que “no podemos olvidar que el cambio climático es la mayor amenaza a largo plazo”.

Observó que, tras la actual pandemia y su impacto social y económico “el reinicio de las economías constituye una oportunidad para que los países se recuperen mejor, para incluir a los más vulnerables en los planes y para optar por una economía limpia, verde, saludable, justa, segura y resistente en el siglo XXI”.

El secretario general de la ONU, António Guterres, respaldó la decisión pues “cientos de miles de personas caen gravemente enfermas y muchas mueren a causa de la covid-19”, por lo que “la necesidad de suprimir el virus y salvaguardar vidas es nuestra prioridad”.

“La ciencia no ha cambiado con respecto al clima, las emisiones que producen efecto invernadero se ubican en niveles récord y sus impactos se multiplican y agravarán los desafíos socioeconómicos, que se intensificarán con esta crisis”, señaló Guterres.

Agregó que “ahora más que nunca es necesaria la solidaridad y la ambición de transitar hacia una economía sostenible, resiliente y baja en emisiones de carbón para limitar el calentamiento global a 1,5 grados Celsius para fin de siglo”.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.