Por Alejandro Sánchez, El Heraldo de México, 23 de febrero del 2020.

Uno de los peores secretarios del gobierno de López Obrador es el de Agricultura y Ganadería, Víctor Manuel Villalobos, a quien ni siquiera los diputados de Morena ven con buenos ojos por la excesiva irresponsabilidad en la que ha incurrido en lo que va del sexenio, pero no se diga en los últimos seis meses a partir de volver a exhibir el contrabando de ganado proveniente de Centroamérica sin medidas sanitarias.

La salud de los consumidores está en riesgo porque desde los primeros minutos de ingreso clandestino al país, la reses caen en manos de una mafia que las regulariza mediante la compra en el mercado negro de certificados de salubridad, que gozan del reconocimiento de la Secretaría para hacer creer que cumplieron con las normas nacionales, a pesar de que los animales no son sometidos a ningún tipo de revisión sanitaria.

En octubre pasado dimos a conocer en esta columna los detalles de un video que exhibe el aparcamiento de una larga balsa en la orilla del río Usumacinta, del lado del municipio del Benemérito de las Américas, en Chiapas, y cómo los bovinos comienzan a descender uno por uno. Más de 60 bestias son guiadas en fila india para engraparles en las orejas, según se sabe, el registro sanitario. El cruce ilegal representa riesgos de un brote de tuberculosis y brucelosis.

El otro gran riesgo es el económico, pero sobre todo tiene en la antesala de la quiebra a ganaderos que se dedican a la crianza de ganado supervisados por Agricultura para cumplir con todas las reglas de salubridad. Se habla de más de 100 mil cabezas las que llegan de contrabando al mes. En noviembre, es decir, un mes después de que aquí se dieran a conocer detalles del tráfico ilegal, la secretaría de Agricultura de Villalobos supuestamente actuaría, mediante la firma de un convenio, junto con su par de Guatemala, para resolver el problema, pero hasta ahora nuestro gobierno no ha actuado.

El jueves pasado estaba programada una reunión del titular del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), Francisco Javier Trujillo, con diputados de la Comisión de Ganadería para promover políticas públicas que frenaran la introducción ilegal de ganado y se investigara la venta clandestina de los certificados sanitarios, pero el funcionario plantó a los legisladores.

Ante los problemas sanitarios y de ganado ilegal, los diputados pidieron la renuncia del titular de Senasica.

Tenemos muchos problemas sanitarios en México, hay muchísimo ganado introducido ilegalmente, y hoy teníamos una reunión con gente de Senasica y no se presentaron. ¿No les parece desolador?, dijo en video Eduardo Ron Ramos, presidente de la Comisión de Ganadería.

Una de dos, o Villalobos no trae las riendas de la dependencia ni de sus funcionarios o está coludido con el contrabando y venta en el mercado negro de certificados sanitarios.

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.