Redacción OINK-OINK, 17 de julio del 2019.

Antes de que te eches algo a la boca es importante saber qué estás consumiendo, por esoen nuestro país tenemos al GS1 México, el cual se encarga de administrar todo tipo de códigos con los que se comercializan en los mercados formales, para que así el consumidor sepa el origen de lo que está adquiriendo.

GS1 México usa un serial especial para las frutas y verduras, el cual usa el código PLU (Price Lookup), con el cual podemos conocer la naturaleza del producto, es decir, si durante su cultivo o proceso se usaron fertilizantes o se desarrolló completamente de una forma orgánica.

Pero el detalle que más debemos observar es el código que comienza con “8” y tiene en total cinco dígitos, pues esta etiqueta significa que es un alimento OGM (Organismos Genéticamente Modificados).

La Cofepris explica que este alimento también es conocido como Organismo Vivo Modificado (OVM) u Organismo Modificado por Ingeniería Genética (MIG), esto quiere decir que es un organismo creado por científicos, quienes han alterado el verdadero material genético mediante la implementación de técnicas de ingeniería genética con el propósito de conseguir características deseadas.

En México todo OGM que sea para uso o consumo humano como alimentos, salud pública o biorremediación debe tener la autorización por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) de la Secretaría de Salud para su comercialización e importación.

Cualquier persona que esté interesada en comercializar un producto OGM debe tramitar ante la COFEPRIS una solicitud para la autorización mediante el trámite COFEPRIS 09-13, debe incluir, por escrito, la información y requisitos a que se refiere los artículos 23 al 32 del Reglamento de la Ley de Bioseguridad de OGMs.

Es importante establecer que este tipo de alimentos puede solucionar problemas preocupantes para quienes los cultivan y consumen como plagas y temporadas más largas, pero en contra parte, nos enfrentamos a que los productos no muestren señales de descomposición afectando la salud de los consumidores.

Con información de Dinero en Imagen

ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.