Por Servindi, 20 de marzo de 2019, Traducción de Rosalía Briones.

Más de 23 mil científicos del mundo suscribieron una declaración de respaldo a las manifestaciones de los jóvenes ante el clima.

Se trata de la iniciativa Scientists4Future que reúne a investigadores experimentados en ciencia climática, desarrollo sostenible, biodiversidad y ciencias de la transformación, de nacionalidad alemana, austriaca y suiza.

La suscripción incluye a autores del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) y la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES).

“Sólo actuando de forma rápida y coherente podremos limitar el calentamiento global, detener la extinción masiva de especies vegetales y animales, preservar los fundamentos naturales de la vida y crear un futuro sostenible para las generaciones presentes y futuras” afirma la declaracion.

“Esto es exactamente lo que los jóvenes quieren lograr con el movimiento “Viernes por el futuro”. Ellos merecen nuestro total respeto y apoyo” concluye la declaración que reproducimos a continuación:

Declaración conjunta de científicos alemanes, austriacos y suizos sobre las manifestaciones para una mayor protección del clima – # Scientists4Future

Pressenza, 18 de marzo, 2019.- En la actualidad, muchos jóvenes se manifiestan regularmente a favor de la protección del clima y la preservación de nuestros recursos naturales de subsistencia. Como científicos, nos expresamos sobre la base de conclusiones científicas sólidas: esta preocupación está justificada, muy bien justificada. Las medidas actuales para proteger el clima, las especies, los bosques y la tierra distan mucho de ser suficientes.

El Acuerdo de París sobre el Cambio Climático de 2015 exige a los Estados, en virtud del derecho internacional, que mantengan el calentamiento global muy por debajo de los 2°C. Además, todos los países se han comprometido a limitar el calentamiento a 1,5°C.

Ahora es importante reducir rápidamente las emisiones netas de CO2 y otros gases de efecto invernadero a cero para 2040-2050 a más tardar en todo el mundo. Un descenso más rápido aumentaría la probabilidad de alcanzar 1,5°C.

Se espera que la combustión del carbón esté casi terminada para 2030 y que la combustión de petróleo y gas natural se reduzca simultáneamente, hasta que todos los combustibles fósiles hayan sido reemplazados por fuentes de energía neutras desde el punto de vista climático. Dada la justicia climática mundial, se espera que este cambio sea aún más rápido en Europa.

Incluso si todavía hay una necesidad de participación y discusión: ahora es el momento de actuar. Las dos no son mutuamente excluyentes. Ya existen muchas innovaciones sociales y tecnológicas que pueden preservar la calidad de vida y mejorar el bienestar humano sin destruir nuestros recursos naturales.

En todos los países de habla alemana no se ha logrado el alcance y la velocidad necesarios en la transformación de la energía, la nutrición, la agricultura, el uso de recursos y la movilidad. 

Alemania no alcanzará los objetivos de protección climática que ha establecido para el 2020 y el logro de la Estrategia Alemana de Desarrollo Sostenible para 2030 también se encuentra en grave peligro. Además, todavía no existe una ley eficaz de protección del clima. 

Austria se ha fijado objetivos en su estrategia climática y energética que no están en absoluto en consonancia con el Tratado de París y, para ello, no se han previsto ni las medidas necesarias ni los recursos financieros. Al mismo tiempo, el consumo de tierra por persona y año en Austria es el más alto de Europa. 

Suiza solo ha reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero ligeramente desde 1990; al mismo tiempo, las emisiones generadas en el extranjero han aumentado considerablemente. Durante el primer debate parlamentario sobre la revisión completa de la Ley de CO2, se eliminaron los objetivos nacionales de reducción y la reducción de las emisiones suizas tuvo que ser compensada en el extranjero. Después de todo, la ley ha fracasado por el momento.

Los jóvenes exigen justificadamente que nuestra sociedad se centre en la sostenibilidad sin mayor vacilación. Sin un cambio profundo y constante, su futuro está en peligro.

Entre otras cosas, este cambio significa que: estamos introduciendo nuevas fuentes de energía y energías renovables con la velocidad necesaria. Aplicamos sistemáticamente medidas de ahorro de energía. Y estamos cambiando fundamentalmente nuestra dieta, movilidad y patrones de consumo.

Los políticos, en particular, son responsables de la rápida creación de las condiciones generales necesarias. En particular, las acciones sostenibles y respetuosas con el clima deben ser sencillas y rentables, negativas y atractivas para el clima (por ejemplo, precios efectivos del CO2, eliminación de las subvenciones para actividades y productos perjudiciales para el ambiente, reglamentos de eficiencia e innovaciones sociales). Es esencial una distribución socialmente equilibrada de los costes y beneficios del cambio.

La enorme manifestación de los nuevos movimientos (“Fridays for Future” en Alemania y Austria, “huelga climática” en Suiza) demuestra que los jóvenes han comprendido la situación. Como científicos, no podemos sino subrayar enérgicamente su llamamiento a una acción rápida y coherente.

Como personas familiarizadas con el trabajo científico, y preocupadas por los desarrollos actuales, consideramos que es nuestra responsabilidad social informar sobre las consecuencias de una acción inadecuada.

Sólo actuando de forma rápida y coherente podremos limitar el calentamiento global, detener la extinción masiva de especies vegetales y animales, preservar los fundamentos naturales de la vida y crear un futuro sostenible para las generaciones presentes y futuras. Esto es exactamente lo que los jóvenes quieren lograr con el movimiento “Viernes por el futuro”. Ellos merecen nuestro total respeto y apoyo.

FuenteServindi
COMPARTIR
ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.