El General Zapata “Caudillo del Sur” y la defensa de la tierra

Aniversario 100 del asesinato de Emiliano Zapata

Por Luis Langarica Arreola, Alainet, 9 de abril de 2019

El general Emiliano Zapata Salazar nació el 8 de agosto de 1879 en Anenecuilco, Morelos, dirigió al Ejército del Sur en plena lucha campesina contra los grandes terratenientes y en favor del reparto agrario, dentro del contexto del Movimiento de la Revolución Mexicana.

El 10 de abril de 1919, fue cobardemente masacrado a traición por Guajardo en Chinameca, Morelos; el 10 de abril de 2019, se cumplen 100 años de su fatídica muerte.

Sin embargo, hoy su espíritu cabalga de nuevo ante la lucha del campesinado en la recuperación de sus tierras y en alianza con los pueblos originarios que luchan por todo el territorio nacional contra el despojo y en defensa del territorio, el agua y la vida, la lucha no ha terminado, sigue hasta revertir las políticas que los gobiernos neoliberales aplicaron en toda el país; con Salinas de Gortari, reformaron el Artículo 27 constitucional, dando por terminado el reparto agrario y abriendo la terrible y tramposa enajenación de las tierras, es decir, las venta de los ejidos, causando graves daños a las comunidades indígenas y al campesinado ejidal, en cambio proporcionaron amplios beneficios a las concesiones mineras canadienses, estadounidenses y otros más, que contaminan el suelo, subsuelo y el agua; además de que éstas compañías mineras pagan una miseria de impuestos, dejando una tierra muerta e improductiva.

Con los tratados del libre comercio TLC –Canadá, Estados Unidos y México- tuvieron amplios beneficios estos dos países a excepción de México, que fue perdiendo soberanía alimentaria, además del empobrecimiento y la salida de muchos mexicanos del campo hacia las ciudades o al extranjero. Los pésimos, malos gobiernos tecnócratas y neoliberales quitaron perversamente toda ayuda al campo, el de esta tierra que nos da de comer, para que nuestros campesinos y campesinas se fueran a sembrar a los campos de los vecinos, Canadá y EE.UU.

A 100 años del deceso del General, se debe analizar que los tiempos han cambiado, en cuanto a los propósito, objetivos o finalidad que tenían los ejidos, éstos que, pasaron a nuevas manos, a nuevas fuerzas que sustituyeron la tan necesaria producción de alimentos a compañías inmobiliarias encargadas del desarrollo urbano, reduciendo considerablemente el medio rural.

Esta reducción de tierras cultivables trajo como consecuencia la casi extinción de los pequeños ejidatarios; razón por la que aparecieron nuevos terratenientes o agricultores ligados a los capitalistas transnacionales, grandes negociantes de las exportaciones de alimentos.

La falta de planeación en la agricultura provoca la escasez de productos tan elementales en el consumo interno, caso concreto del maíz y trigo, entre otros, que se tienen que importar para complementar el abasto nacional, cuando años atrás había autosuficiencia.

¿A qué se deben los nuevos cambios en la forma de producción? A varios factores: al adelanto científico-técnico, la producción es más rápida y con menos mano de obra, pero al mismo tiempo, aparece el monocultivo que amenaza el desgaste de la tierra que no produce sino a través de agro-fertilizantes cada vez más fuertes o en gran escala, algunos representan peligro para los consumidores, como el glifosato y otros.

El Partido Popular Socialista, seguirá pugnando porque en este nuevo régimen de gobierno, el de la Cuarta Transformación, se recupere y planifique lo que nuestro país requiere del campo mexicano, la ayuda consiste en hacer producir los ejidos y recuperando vastas regiones, para que los campesinos, comunidades indígenas y afrodescendientes cuenten con tierras fértiles aptas para las siembras, además de fertilizantes, semillas mejoradas (no transgénicas), agua y tecnología necesaria para la producción de alimentos saludables que habremos de consumir y, si hay excedente exportarlo.

Qué mejor manera de recordar a Emiliano Zapata, que luchando por la recuperación de la soberanía alimentaria y la producción agrícola a gran escala, garantizando el consumo interno y dejando sólo algunas importaciones como complemento.

FuenteAlainet
COMPARTIR
ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.