Por Ángela Erpel Jara (Comp.)*, Biodiversidad en América Latina, 7 de enero de 2019

En Abya Yala (en lengua Kuna “tierra madura” o “tierra viva” o “tierra deflorecimiento”) – como se denominaba ancestralmente lo que hoy es Latinoamérica- se ha dado un movimiento feminista con una expresión altamente crítica al pensamiento social y político hegemónico, constituyéndose dentro de los movimientos sociales, como uno de los más propositivos y quizás el que más se ha reafirmado en los últimos años, debido a su alto nivel de incidencia en las políticas públicas, como en la toma de conciencia de las mujeres y las diversas identidades respecto a su ser como sujetas de derechos.

Es así como hoy, gran parte de las luchas feministas se han inclinado hacia una fuerte resistencia hacia el capitalismo voraz. La extracción de materias primas en volúmenes descomunales y sus graves consecuencias en el hábitat, la alimentación y la salud, convoca a las mujeres en torno a la creación de un cuerpo socio político que lucha por la sostenibilidad de la vida y por el buen vivir de los pueblos, lo que se ve amenazado por este modelo de “progreso y desarrollo” que borra paradigmas de vida ancestrales, imponiendo un modelo de cruel desigualdad.

En este compilatorio misceláneo, voces de mujeres diversas entre las que se encuentran feministas, mapuches, lesbianas, activistas, investigadoras, abogadas, todas activas participantes de la sociedad civil, plantean reflexiones sobre el impacto diferenciado del extractivismo y generan propuestas desde el feminismo para el cambio civilizatorio que ve al patriarcado y al capitalismo como una unión pactada que se construye a espaldas y sobre las espaldas de las mujeres.

Dos académicas feministas nos entregan una reflexión sobre la necesidad de pensar las acciones, Paola Bolados habla del “acuerparse” en las luchas con el fin de articular las luchas en un contexto de intensificación de la violencia hacia las mujeres. Iris Hernández enfatiza en que el extractivismo no es solo económico, si no que se entrecruza con otras dimensiones asociadas al saber y al ser.

Desde el activismo, Carolina Orellana, parte del Colectivo Mujeres en Zona de Sacrificio Quintero – Puchuncaví, nos entrega una mirada de las nefastas consecuencias de la contaminación y la repercusión en las vidas que habitan un territorio hoy dañado, antes fértil y sano. Desde el Valle del Elqui, Andre Apiolaza, del colectivo #ElquiSin Mineras, interpela al ecofeminismo y su propuesta alternativa, enfatizando en el equilibrio del planeta como eje principal de lucha feminista.

Dos mujeres mapuche, Beatriz Chocori Huenullanca y Cecilia Cayumán Ancalef, entrevistadas por María José Martínez, ponen el acento en el respeto a otras miradas y cosmovisiones de la tierra y el territorio, centrando su mirada en las experiencias ancestrales y cuestionando el concepto de “desarrollo” occidentalizado y los discursos hegemónicos coloniales que hay en el fondo de cada acción extractivista.

Finalmente, dos abogadas feministas, Karina Riquelme Viveros y AnaTimm, denuncian la presión que reciben las mujeres defensoras de territorios, el feminicidio extractivista y las amenazas que recaen sobre mujeres a quienes el peso de la monolítica ley masculina deja en un espacio gris de indefensión y estigma.

Porque la violencia hacia las mujeres tiene muchas formas y la destrucción de la tierra y el territorio es una de ellas, las feministas respondemos y nos ponemos en acción desde la palabra.

*Angela Erpel Jara. Coordinadora de Programas.  Fundación Heinrich Böll

Oficina Regional Cono Sur

Descargue el documento (PDF):

Mujeres en defensa de terri…

FuenteBiodiversidadla
COMPARTIR
ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.