En el marco del Día Nacional del Maíz, la Alianza por Nuestra Tortilla realizó un evento conmemorativo en el Mercado Alternativo de Tlalpan el domingo 7 de octubre. Se llevaron a cabo diversas dinámicas para dar a conocer la problemática alrededor de la tortilla, desde la producción del maíz con que se elabora, hasta los retos que enfrenta el consumo.

Al presentar a la Alianza, Cati Marielle, de Grupo de Estudios Ambientales GEA, declaró:

La tortilla es probablemente el alimento más común en todas las mesas mexicanas, en el campo y en la ciudad. Para otros pueblos es el pan de cada día, pero aquí en México, es nuestra tortilla de cada día. Sin embargo, desde hace varias décadas estamos prácticamente obligados a consumir tortillas de muy mala calidad, principalmente en las ciudades, donde se va perdiendo el justo aprecio de lo que es una buena tortilla. Y para colmo, esas tortillas contaminadas con químicos y transgénicos ya también invaden las comunidades, desplazando las tortillas caseras hechas con buenos maíces.

La Alianza tuvo su origen en diálogos iniciados a raíz de la Campaña “Yo quiero mi tortilla 100% nixtamalizada” de la ACO. A partir de reuniones exploratorias para el trabajo conjunto, un grupo de organizaciones y activistas iniciamos a trabajar en equipo para defender Nuestra Tortilla. Durante el primer semestre de 2018 se llevó a cabo el Foro Hablemos de Tortilla, se produjo un decálogo de la tortilla que queremos y dimos a conocer nuestro Pronunciamiento.

Quienes formamos parte de la Alianza, hasta ahora cerca de 200 entes entre organizaciones y personas a título personal, advocamos por que la tortilla que consumimos los mexicanos cada día, cumpla, al menos, con las siguientes características:

  • Que sea hecha de maíces nativos, criollos, no transgénicos importados;
  • Libre de tóxicos aplicados a los maíces durante el cultivo, como el glifosato;
  • Y que sea nixtamalizada, de maíz criollo, sano y nixtamalizado.

Además, queremos una tortilla libre de aditivos. Durante la intervención de Fundación Tortilla en el evento, se analizaron diferentes clases de tortillas percibiendo su olor, textura, flexibilidad, sabor y color. Es inaudito que la industria nos venda tortillas azules que no son hechas de maíces azules, que usen colorantes y lucren engañando al consumidor. Es terrible que en las tortillas industrializadas comamos ablandadores, saborizantes y conservadores. Desde la Alianza, también queremos una tortilla libre de aditivos.

Como Alianza, hemos iniciado un profundo diagnóstico colectivo de lo que desde cada persona y organización venimos investigando, acompañando y viviendo en cada etapa de esta larga cadena, desde que las manos campesinas cultivan los maíces hasta que comemos la tortilla. En nuestros grupos de trabajo y en colectivo, también examinamos las opciones que consideramos factibles y que hemos de emprender para avanzar hacia un acceso de todas las personas a tortillas de buena calidad, sin agrotóxicos y sin transgénicos.

“Se trata de un trabajo de largo alcance, que por supuesto ha de crecer y enriquecerse; una tarea multinivel, desde la tierra hasta la mesa, que nos involucra a todas las personas, estemos donde estemos. Por ello, como Alianza por Nuestra Tortilla hacemos un llamado a toda la sociedad a reivindicar y exigir tortillas de calidad hechas con buenos maíces y nixtamalizadas, que son las que merecemos como pueblos del maíz en su tierra originaria; y a participar en las iniciativas colectivas de defensa de nuestros derechos individuales y colectivos, y en la protección de nuestros bienes comunes para un buen vivir.”

Invitamos a todos y todas quienes consumen tortilla a visitar nuestra página web en http://alianzapornuestratortilla.com/ y sumarse al movimiento.

COMPARTIR