En conferencia de prensa el pasado 23 de junio se hizo la presentación de la Alianza por Nuestra Tortilla, se hizo latente la preocupación por abandono del campo y por la calidad del maíz que se importa y el que se cultiva incluso en territorio mexicano. Las y los integrantes de cerca de 60 organizaciones señalaron que el objetivo es impulsar acciones para promover el consumo de la tortilla de maíz nixtamalizada y exigir al Estado que fomente una agricultura justa que abastezca a los campesinos con maíces nativos.

Y es que las tortillas de masa nixtamalizada son fuente de calcio, fósforo, hierro, zinc, calorías, fibra y proteínas, así como de vitaminas B1, B2 y B3. La nixtamalización aumenta hasta 30 veces la cantidad de calcio en las tortillas y hace que las proteínas, junto con la vitamina B3, se absorban mejor y más rápidamente.

En el recinto Fray Bernardino de Sahagún del Museo Nacional de Antropología la Alianza demandó que el próximo gobierno federal debe establecer una estrategia nacional de protección y promoción de la siembra de nativo toda vez que las cerca de 60 razas del grano mexicano se encuentran vulnerables; al tiempo que llamaron a las autoridades a proteger a la alimentación en México con el fomento del abasto de las variedades criollas.

“En México quieren darle la vuelta a la tortilla” de Inter Press Sevice se recuerda que el maíz es la base alimenticia de Mesoamérica, la región comprendida desde el centro de México hasta Costa Rica. En México crecen unas 60 variedades del grano, cuyos tipos blanco, amarillo, azul, rojo y bicolor, entre otros, sirven para elaborar  tortillas. Pero el consumo tortillero ha retrocedido a más de la mitad en México, pues pasó de 170 kilogramos anuales por persona, en los años 70, a unos 75 en la actualidad, debido al avance de la comida rápida y cambios en la alimentación.

Así lo difunde el portal Mexicampo en En defensa del maíz nativo nace: “La Alianza por Nuestra Tortilla”, cuando los voceros de la nueva iniciativa explicaron que la política neoliberal, puesta en marcha en México desde hace más de 23 años,  ha violentado los derechos humanos, bajo las actuales condiciones de producción, transformación y comercialización del maíz y la tortilla, por ello la decisión de construir una Alianza que sume voces y acciones en defensa de la tortilla.

En “Conforman la Alianza por Nuestra Tortilla”de la Jornada se desatca en voz de la investigadora Cristina Barros que es necesario contar con políticas claras y sustentables que hagan de la tortilla nixtamalizada un derecho y añadió que con uno por ciento del PIB se puede dotar de estas tortillas a toda la población del país. Además por irrupción de trasnacionales de alimentos que ofrecen otras opciones, el consumo de tortilla ha caído 40 por ciento y precisó que incluso las tortillas han cambiado, porque ahora más del 40 por ciento se elabora con harinas industrializadas y no con maíz nixtamalizado, así lo precisó Rafael Mier, de Tortilla Mexicana

El ejemplo más cotidiano de la mala calidad del maíz que llega a las mesas mexicanas son las tortillas industrializadas elaboradas con maíces modificados genéticamente, con harinas y sin atender el proceso ancestral que identifica a una tortilla fabulosa y bien hecha: la nixtamalización. Así lo destacó la nota “Identifica los tres ingredientes de la tortilla 100 por ciento nixtamalizada: maíz, agua y cal”de Newsweek Español

El maíz  que merecemos”de máspormás  refiere que todas estas diferencias se notan cuando las guardas en el refri. Las nixtamalizadas se honguean y endurecen pronto. Las industriales pueden durar meses sin alteraciones. Si quieres saber dónde comprar nixtamalizadas en la Ciudad de México, la Organización Consumidores Orgánicos creó un mapa colaborativo para identificar las buenas tortillerías (consumidoresorganicos.org).

La Alianza por Nuestra Tortilla recalcó que la buena tortilla es un patrimonio biocultural arraigada en las comunidades, en parcelas, solares y cocinas, en el corazón de la gente que le da vida; mujeres, hombres, ancianos, niños y jóvenes… proteger la tortilla nixtamalizada hecha con maíces nativos o criollos es parte de la defensa más integral de los territorios, el agua y otros bienes comunes. Así lo dio a conocer Enfoque Noticias a través de Organizaciones lanzan la Alianza por Nuestra Tortilla

Francia Gutiérrez de la Asociación de Consumidores Orgánicos, Cati Marielle del Grupo de Estudios Ambientales, la investigadora Cristina Barros, Rafael Mier, director de la fundación Tortilla de Maíz Mexicana, Yuri de Gortari y Edmundo Escamilla, de la Escuela de Gastronomía Mexicana, Hugo Núñez de Carnaval del maíz, y Malin Jönsson de Semillas de Vida, fueron los portavoces que presentaron la Alianza por Nuestra Tortilla.

Finalmente en el Bolg de la Sección Amarilla compartieron que además del Pronunciamiento se dio a conocer El Decálogo De Cómo Debe Ser La Tortilla Según Esta Alianza Por Nuestra Tortilla

“La tortilla nixtamalizada es insustituible, es un aval para la comida del presente y del futuro”, afirman, y agregan 10 palabras que la definen:

  1. Accesible
  2. Justa
  3. Comunitaria
  4. Multicultural
  5. Sana
  6. Nixtamalizada
  7. Libre
  8. Consciente
  9. Sabrosa
  10. Protegida