Por Mercedes López, Regeneration International y Juan Carlos Escalante, UNAM

Cabe destacar que la Sierra Gorda de Querétaro es la segunda área natural protegida del país más rica en biodiversidad, por los diferentes microclimas que engloba lo cual le permite contar con bosques de niebla, selvas húmedas y desiertos semiáridos, que resguardan gran cantidad de aves, mamíferos, árboles, insectos, hongos, reptiles, anfibios, orquídeas, helechos, musgos, salamandras, mariposas y peces, entre otros.

Antes de 1987, Pati era una mujer de clase alta, que se desempeñaba como maestra de música en Querétaro. Ella comenta que cuando iba a las comunidades de la Sierra Gorda, no podía cerrar los ojos a la pobreza y desorganización de las poblaciones de la zona, a la devastación y saqueo del medioambiente y de la biodiversidad, por lo que comenzó a “tocar puertas” entre sus contactos empresariales, gubernamentales y sociales para conseguir recursos que le permitieran brindar capacitación a las comunidades, desarrollar proyectos productivos y de regeneración de los bosques, así como comprar tierras para preservarlas.

En esos 30 años que, parafraseando al tango de que 20 años no es nada… luego de un trabajo empeñoso, comprometido y profesional, el GESG cuenta en la actualidad con 12 ranchos demostrativos en diferentes zonas del país, para mostrar cómo es posible recuperar bosques y tierras de cultivo, a través de la rotación de reses, logrando regenerar la tierra, alimentar al ganado de forma sana y recuperar el carbono a las tierras con prácticas ecológicas y sustentables.

Con el objetivo de fortalecer la autonomía económica y el empoderamiento de la población de la sierra gorda, el GESG se dio a la tarea de impulsar proyectos productivos en la región, contando con 75 de ellos hasta la fecha, de los cuales la mayoría son encabezados por mujeres. Uno de los más representativos es el de la conformación de la Ruta del Sabor, integrada por un grupo de fondas locales reconstruidas de forma artístico-ecológica, que impulsan la cocina tradicional de la región, y capacitan a sus dueñas en los diferentes aspectos de la industria de los servicios.

El grupo ha tenido también un papel importante en el desarrollo de talleres artesanales en la región, donde grupos organizados de mujeres y hombres elaboran obras de cerámica, bordados, envasados, tallado de piedras y diseño de joyas, así como productos para la belleza y la salud. Además de fortalecer la economía local y otorgar reconocimiento a los saberes tradicionales, los talleres también se imparten a  grupos visitantes y en diversas localidades.

Otra de las actividades importantes es el ecoturismo, mediante la conformación de una red de alojamientos en cabañas rústicas que ofrecen paquetes turísticos por diversas zonas de la región, para la observación de aves, hongos, bosques, proyectos agroecológicos, actividades las cuales son administradas por las comunidades de la región.

Las fiestas de la tierra también ocupan un lugar destacado, al brindar información de forma lúdica a la población de la Sierra Gorda de todas las edades, a través de juglares y grupos de teatro.

Pero sobre todo, el GESG logró que el gobierno del Estado de Querétaro pague una compensación a los dueños de tierras, ganado y productores que están desarrollando prácticas regenerativas de la tierra, por su contribución a la recuperación del carbono.

Es tal el impacto del trabajo de organización, capacitación comunitaria y educación ambiental, la cual se imparte desde temprana edad en las escuelas de la región, que actualmente algunas representantes de los municipios son exalumnas en materia de ambientalismo y sustentabilidad, y representan valiosas aliadas, que son funcionarias del gobierno del Estado y directoras de escuelas, además de las alcaldesas ya mencionadas, todas las cuales han facilitado los proyectos y procesos necesarios para la conservación de la biodiversidad.

En Centro Tierra, unos de sus principales destinos eco-turísticos y localización de las oficinas del GESG en la comunidad de Jalpan de Serra, cuentan con una amplia oferta educativa que incluye tanto diplomados y cursos en línea como cursos presenciales con temas como educación comunitaria y productividad, restauración y conservación de suelos, ecoturismo comunitario, gestión financiera y relaciones públicas, monitoreo social y ambiental y emprendimiento social entre otros. El calendario de cursos se puede consultar en: http://sierragorda.net/cursos-y-talleres/.

El Grupo Sierra Gorda, a su vez, forma parte de una red sustentable de conservación en el estado de Querétaro, llamada Alianza para la Conservación de la Sierra Gorda, integrada por organizaciones como Bosque Sustentable, Productos y Servicios Turísticos Sierra Gorda, Joya del Hielo y Viva Sierra Gorda. Juntas impulsan este laboratorio vivo de mejores prácticas culturales a favor de la Tierra.

Cabe destacar que como reconocimiento al trabajo desarrollado por Pati y su equipo, se le han otorgado varios premios nacionales e internacionales entre los que destacan el Rio Tino Prize for Sustainability (finalista); el PIF Bird Conservation National Award, 2008; Geoturism Challenge (BID) en 2010; Blue Marble, en 2011; Planeta Carbono Neutral en 2014; Champions of the Earth; Global Development Network y National Geographic.

Es indudable que el trabajo del grupo en los 30 años de su existencia ha avanzado a pasos agigantados. Sin embargo, poco se habría logrado sin el espíritu y la pasión por la naturaleza que ha guiado la labor de la maestra Pati, y que ha infundido a personas a su alrededor, así como su tezón y perseverancia para trabar relaciones y entusiasmar a las comunidades que pueblan la región a unirse a este proyecto por la Tierra.

Como verdaderos agentes de desarrollo, esto es, en el sentido más amplio, holístico del término, lo logrado por el grupo a lo largo de 30 años no ha sido producto de un proceso de formación profesional como los que abundan en el ámbito internacional en las grandes organizaciones para el desarrollo, sino de su convicción de que es necesario salvar a este planeta de los vicios de la modernidad encarnados en la búsqueda de la acumulación personal e interés individual.

Esperemos que el GESG sirva de ejemplo para muchas personas, individuales y colectivas, comunidades y pueblos, de que es posible revertir el deterioro que gradualmente, consciente e inconscientemente, se ha ocasionado en el mundo.

[1] Pati es una de las más importantes líderes ambientales en América Latina y fue la Directora Federal de la Reserva de la Biósfera Sierra Gorda, así como coordinadora de un proyecto GEF de conservación de la biodiversidad administrado por el PNUD, ámbitos desde los cuales apuntaló el trabajo de conservación y rescate de la zona.