Por Angélica Enciso L., La Jornada, 22 de enero de 2018

México comparte con Estados Unidos y Canadá las migraciones de la mariposa monarca y la ballena gris, especies que recorren miles de kilómetros para pasar el invierno en ecosistemas del país.

Aunque el cetáceo ya se salvó del riesgo de extinción, la ruta de la mariposa está amenazada, ya que en el ciclo 1996-1997 ocupó 18 hectáreas de bosque en la reserva de la biosfera y el año pasado tan sólo 2.91.

La mariposa sale del norte del continente para hibernar en los bosques de oyamel del estado México y Michoacán, pero en la ruta enfrenta la pérdida de sus sitios de reproducción debido a herbicidas y el cambio de uso de suelo en Estados Unidos, las variaciones climáticas extremas de Canadá y la degradación de los bosques en México, de acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

Turismo en ascenso

Gloria Tavera, directora de la región centro y eje neovolcánico de la Conanp, explicó que esta temporada las mariposas llegaron en tiempo; se ha observado buena densidad en las colonias establecidas y ya se realizan supervisiones para conocer con precisión las que se establecen, así como la superficie que abarcan.

Las colonias más visitadas por el turismo son Piedra Herrada, en Valle de Bravo, estado de México, así como el Rosario y Sierra Chincua, Michoacán, y ha habido alta afluencia de visitantes a los santuarios. Agregó que en las vacaciones de invierno se dio el pico más alto de visitas. Explicó que la actividad forestal autorizada en la región se detiene entre noviembre y marzo, ya que la atención se enfoca en servicios turísticos.

Mencionó que el año pasado la presencia de las mariposas abarcó 2.9 hectáreas, área menor a la de 2016 (4.1 hectáreas); no obstante, esto implicó una recuperación respecto de 2015, cuando fueron sólo 1.13 hectáreas.

A los lepidópteros no les ha afectado el frío, pues pueden resistir hasta menos 7 grados porque su metabolismo es más lento.

Indicó que a pesar de los frentes fríos, no se ha presentado contingencia en las colonias y sólo ha habido causas naturales de mortandad.

Las temperaturas en los santuarios son de 0 a 2 grados, no ha habido punto de congelación ni nieve o algo que las pueda vulnerar, apuntó.

En tanto, la ballena gris llega a la reserva de la biosfera El Vizcaíno, en Baja California, a la fecha se han registrado 213 ejemplares –147 adultas y 67 crías–, informó la Conanp. La temporada comenzó el 15 de diciembre y concluirá el 30 de abril; se prevé que a mediados de febrero se dé la mayor concentración. El año pasado, en toda la temporada arribaron 347 ejemplares, 199 adultas y hubo 109 nacimientos.

Las ballenas viajan desde el norte del continente a pasar el invierno en la reserva de la biosfera, donde se reproducen. Al nacer pueden pesar una tonelada. En su primera fase se alimentan de leche materna; una vez que terminan el periodo de lactancia las madres enseñan a sus crías a raspar el fondo marino para obtener otro tipo de comida, como crustáceos y peces pequeños de los pastos marinos.

Pueden llegar a medir hasta 16 metros y pesar entre 30 y 35 toneladas. El Vizcaíno ha sido catalogado como el mejor sitio del mundo para la reproducción y crianza de la ballena gris y está inscrito como Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad

FuenteLa Jornada
COMPARTIR
ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.