Por Arturo Sánchez Jiménez, La Jornada, 26 de octubre de 2017

Tras años de investigaciones, el científico del Instituto Politécnico Nacional (IPN) Miguel Ángel Villalobos López desarrolló biofertilizantes que, a diferencia de los productos comerciales, actúan en suelos áridos, con salinidad y mejoran el crecimiento de cultivos entre 50 y 70 por ciento.

La innovación desarrollada en el Centro de Investigación y Biotecnología Aplicada (CIBA) Tlaxcala, podría elevar la productividad de maíz y frijol en el campo mexicano, donde más de 70 por ciento de la superficie cultivable son zonas áridas y semiáridas, y aunque el riego artificial ha ayudado a impulsar la productividad, ha generado incremento de salinidad en los suelos.

Villalobos López señaló que actualmente el CIBA Tlaxcala cuenta con una colección de bacterias aisladas de suelos muy deteriorados, las cuales tienen alto nivel de tolerancia a la sequía y salinidad y han probado su eficacia para asociarse con diversos cultivos.

Desde hace tres años se ha probado con mucho éxito una parte de dicha colección en plantas de frijol cultivadas en invernaderos bajo condiciones de sequía y salinidad. El rendimiento mejoró al menos 50 por ciento.

Con el apoyo de agricultores de Nopalucan, Tlaxcala, se evalúa un grupo selecto de cepas en parcelas demostrativas de temporal que de manera natural presentan elevados niveles de salinidad.

El investigador politécnico comentó que entre los agricultores hay mucho ánimo y expectativas en torno a la próxima cosecha.

El primer paso para desarrollar los biofertilizantes es aislar las bacterias silvestres de suelos impactados por salinidad o sequía, después se mezclan las semillas con un cultivo bacteriano y se dejan reposar unos minutos antes de sembrarlas. Una vez plantadas se inicia la siembra y al asociarse a las raíces estimulan la fijación de hidrógeno.

FuenteLa Jornada
COMPARTIR
ACO
A favor de la salud, la justicia, las sustentabilidad, la paz y la democracia.