El chucrut o sauerkraut es un fermento de col lleno de probióticos que tiene muchos beneficios para la salud, ¡y además sabe riquísimo! Los productos fermentados como el chucrut, el kombucha o incluso el pulque (bebida fermentada mexicana elaborada a partir del néctar del agave) son una excelente fuente de probióticos y bacterias amigas que nos ayudan a sanar u optimizar nuestra salud intestinal y digestiva, refuerzan el sistema inmunológico y desintoxican el cuerpo.

¿Quieres aprender cómo hacer chucrut? Continúa leyendo y aprenderás paso a paso cómo elaborarlo en casa de una forma sencilla.

Proceso de elaboración del chucrut

Ingredientes y utensilios que vas a necesitar

Hacer chucrut realmente no tiene secreto y todo lo que vas a necesitar es una col, sal y utensillios básicos que se encuentran en todas las cocinas:

  • 1 col mediana orgánica (normalmente se hace con col verde, pero también puedes usar la col morada o hacer una mezcla de las dos)
  • 3.5 cucharadas de sal de mar sin refinar
  • 1 cucharada de semillas de alcaravea (opcional)
  • 1 cuchillo afilado (también sirve una mandolina o un procesador de alimentos)
  • Tabla de picar
  • Recipiente o bowl grande
  • Recipiente de vidrio con tapa que cierre herméticamente (esterilizado)

Recuerda que el proceso no es complejo, pero sí es importante que te asegures que los ingredientes, materiales y tus manos estén limpios.

Pasos para la elaboración del chucrut

1) Limpia la col y deshecha las hojas externas y corta cualquier pedacito negro o café que veas. Hacemos esto para minimizar todo lo posible la introducción de moho u otros organismos en nuestra fermentación.

2) Corta la col en 4 cuartos, retira la parte blanca del corazón (reservarlo a un lado) y córtala en tiras muy finas. Puedes usar un cuchillo afilado o bien una mandolina o un procesador de alimentos para ahorrarte tiempo. Cuando la col esté toda picada, colócala en un recipiente o bowl grande.

3) Agrega 3.5 cucharadas de sal de mar a la col. La sal se encarga de sacar el agua de la col y también evita la formación de bacterias patógenas.

4) Masajea con las manos con fuerza o machaca la col con una mano de mortero, durante unos 10 minutos o hasta que la col haya soltado agua.

5) Rellena el frasco de vidrio con la col hasta el principio del cuello, apretándola con la mano o con la mano de mortero para eliminar bolsas de aire y que quede bien compactada y sumergida bajo el liquido.*

*Si la col que has usado estaba muy fresca lo más normal es que haya soltado suficiente agua como para cubrirla. En caso contrario, es posible que tengas que agregar un poco de agua con sal para completar el líquido. Para prepararlo, disuelve 1 cucharadita de sal en un vaso de agua.

6) Colocar una hoja de col para que haga de aislante, presionar sobre ella, y colocar algo encima que actúe como un peso (por ejemplo el corazón de la col) para asegurar que toda la col quede sumergida bajo el liquido.

7) Cierra el frasco herméticamente con la tapa. Guardarlo en un lugar fresco donde no le de la luz del sol y deja fermentar entre 3 semanas y 3 meses (depende de qué tan agria te guste la col). Ten en cuenta que el tiempo de fermentación dependerá de la temperatura ambiente, a más calor más rápido el proceso de fermentación.

8) Durante los 2-3 primeros días, destapa el frasco una vez por día para dejar salir el gas que se va a estar creando con la fermentación. A partir de las 2 semanas de fermentación, prueba la col cada 3-4 días para asegurarte que está en el punto justo de fermentación y no tiene un sabor demasiado agrio para ti. El olor y el sabor agrio te dirán cuando la col ya está lista.

9) Cuando el chucrut tenga el sabor deseado, guárdalo refrigerado para detener el proceso de fermentación.

Variaciones de chucrut

Aunque el chucrut tradicional se hace solamente a base de col y semillas de alcaravea, puedes experimentar agregando otros vegetales, fruta, especias o hierbas de olor a la receta básica para darle un toque de sabor diferente, por ejemplo:

  • Chucrut con piña y jengibre
  • Chucrut con cebolla y manzana
  • Chucrut con zanahoria
  • Chucrut con chile
  • Chucrut con cúrcuma

Porción recomendada

Finalmente, una mención a cómo consumir el chucrut. En general, se recomienda consumir los alimentos fermentados frecuentemente, a diario si es posible, y en pequeñas cantidades: 2 cucharadas al día aproximadamente. Recuerda que este es un alimento probiótico muy potente, así que con una pequeña cantidad bastará: ¡2 cucharadas de chucrut contienen 10 trillones de bacterias probióticas!

Enhorabuena, ¡ya fermentaste tu primer lote de chucrut! Ya tienes una receta sencilla y saludable para acompañar tus platos: combina muy bien con ensaladas, carnes, en sándwiches, ¡básicamente con todo! Además de agregar un toque de sabor a tus platos, le estarás dando a tu intestino una inyección de probióticos enorme.

Y tú, ¿cómo preparas el chucrut? ¿Tradicional o agregas algún otro vegetal, fruta o especias? ¡Compártenos tus recetas y experiencias!

COMPARTIR
Meritxell Solé es Coordinadora de Ecoturismo en Vía Orgánica, San Miguel de Allende, México. Organiza y coordina recorridos guiados, actividades educativas y talleres en el rancho ecológico de Vía Orgánica para escuelas, universidades, particulares, campesinos y organizaciones con el objetivo de fomentar la alimentación y hábitos saludables, la producción orgánica y regenerativa de alimentos y el empoderamiento de las comunidades rurales.