Artículo original de Shannon Brescher Shea 

Cuando nuestros jitomates cherry se tornan rojos cada verano, mi hijo los arranca inmediatamente y los pone en su boca. Él apunta a distintas plantas y orgullosamente declara “Esa es mía”, y ocasionalmente grita en pánico cuando su pequeña regadera se desborda cuando la está llenando con la manguera del agua de lluvia.

Es cierto que la horticultura con niños no siempre es idílica. Pero incluso cuando es caótico, puede ser tremendamente beneficioso. La investigación científica sugiere que estar cerca, en contacto con la tierra, puede mejorar la salud mental y física de los niños (as). Tener un huerto puede ayudar a los niños(as) a quemar energía extra y controlar sus impulsos, desarrollar sistemas inmunológicos fuertes y consumir voluntariamente más frutas y verduras, ¿qué más se puede pedir?.

Y a pesar de las noticias sombrías de los estudios que demuestran que los preadolescentes y los adolescentes pasan un promedio de seis a nueve horas al día frente a pantallas, más familias con niños(as) practican la horticultura ahora, que hace 10 años. Según la Asociación Nacional de Jardinería, la horticultura en los hogares con niños(as) aumentó en un 25% de 2008 a 2013, ya que las familias han descubierto los beneficios ocultos de este pasatiempo antiguo.

El efecto relajante de estar afuera

Incluso cuando mi hijo de 4 años de edad está rebotando en las paredes, se relaja visiblemente cuando nos dirigimos al aire libre tratando de evitar pisar las plantas delicadas. Del mismo modo, mi hijo de 1 año deja de lloriquear y se pone a dibujar en la tierra.

Mis hijos no están solos. La estimulación natural de estar afuera parece reponer las mentes agotadas practicando la autodisciplina. Re-energiza la parte del cerebro que controla la concentración, controla los impulsos y retrasa la gratificación.

Un estudio de 169 muchachas y muchachos en un barrio de Chicago, encontró que las muchachas que tenían un entorno más verde en sus apartamentos, tuvieron mejores resultados en las pruebas que midieron la autodisciplina. Del rango en los resultados de las pruebas, una quinta parte de la variación podría explicarse por las diferencias en el “verdor” del entorno de los niños.

Estos beneficios pueden ser aún mayores para los niños con trastorno por déficit de atención. Una encuesta de 96 familias preguntó a los padres qué actividades parecían disminuir los síntomas de sus hijos y cuáles parecían aumentarlos. Los padres eligieron consistentemente las actividades “verdes” como las que tienen un efecto positivo en los síntomas de su niño.

“La mayoría de nosotros tiene un déficit de naturaleza bastante significativo y sería más saludable si pudiéramos hacer frente a ese déficit gastando un poco más de nuestro tiempo en un escenario al aire libre”, dice Robert Zarr, fundador de Park Rx America y un pediatra en el Distrito. Park Rx America anima a los médicos y otros proveedores de salud a “prescribir” tiempo en la naturaleza.

Y ese tiempo en la naturaleza puede incluso permitirnos usar nuestros sentidos de nuevas maneras, dicen los expertos.

“Se trata de plantar la planta y verla crecer, pero también se trata de otras cosas”, dice Richard Louv, autor de “Last Child in the Woods” y cofundador de Children & Nature Network. “Se trata de mover las piedras. Se trata de tener las manos sucias y los pies mojados. Se trata de usar más de sus sentidos. Se trata de estar en el mundo. “

La horticultura combina los beneficios de estar al aire libre con la oportunidad de trabajar en un proyecto. Mi hijo de 4 años, orgullosamente riega los arbustos de moras azules y las hierbas alrededor de la cerca del jardín. Está construyendo su capacidad para concentrarse, así como su función ejecutiva, o la capacidad de manejar la información y reaccionar ante situaciones. Por ejemplo, aprendió rápidamente que su regadera se desbordará si no presta atención. Y los niños mayores pueden asumir la responsabilidad de su propio espacio en el huerto.

“Si la pequeña (o) tiene una experiencia individual creando su propio jardín, hay una magia especial para eso”, dice Louv.

Comer tierra puede ser bueno

Mi hijo de 1 año no tiene edad suficiente para hacer nada en el jardín, pero se une a nosotros de todos modos. Pasa la mayor parte de su tiempo jugando y tratando de comer la tierra. Cuando lo atrapo, levanta la vista con una expresión vagamente culpable y manchas sucias alrededor de sus labios. Suena desagradable, pero su ingesta de tierra en realidad puede ser algo bueno.

Las investigaciones sugieren que es esencial que los niños(as) pequeños desarrollen un “microbioma” saludable o un ecosistema microbiano personal. Aunque hay algunos microbios – bacterias, hongos y virus – que nos enferman, muchos más son esenciales para nuestra salud.

“El sistema inmune está ahí para actuar como un jardinero o un guardián del parque nacional”, dice Jack Gilbert, un microbiólogo de la Universidad de Chicago y coautor del nuevo libro “Dirt Is Good”(La tierra es Buena). “Está ahí para promover la abundancia y el crecimiento de bacterias buenas y actuar como una barrera para la generación de bacterias malas “.

No estar expuesto a suficientes microbios en la infancia, puede resultar en un sistema inmunológico subdesarrollado, que puede causar una serie de problemas, de acuerdo con Gilbert, incluyendo enfermedades autoinmunes, trastornos inflamatorios intestinales y alergias. Estar cerca de la tierra, en el jardín o de otra manera, puede ayudar a los niños a desarrollar ese microbioma saludable que ayuda a prevenir estos problemas.

“Agarrando tierra y poniéndola en la cara, no hay nada malo en eso”, dice Gilbert. “Exposición al ambiente exterior. . . puede ser extremadamente beneficioso para ayudar a su hijo(a) a desarrollar un sistema inmunológico funcional y su cerebro y su cuerpo de la mejor manera posible “.

Del jardín a la mesa

La participación activa en un jardín también puede hacer que los niños estén más dispuestos a consumir verduras, incluyendo variedades desconocidas. Mi hijo mayor es sin duda un comedor aventurero. Mi hijo de 1 año, por su parte, todavía no sabe la diferencia. Participar en la siembra, riego y especialmente la cosecha de verduras crea una conexión que no se puede obtener de un viaje al supermercado.

Esto parece ser una experiencia bastante común. Un análisis que analizó 14 estudios de programas de horticultura escolar, comunitaria después de la escuela, encontró que en 10 de ellos, los niños(as) comían más frutas y verduras después de participar en el programa.

Mateja R. Savoie-Roskos, autor principal de ese análisis y profesor asistente de nutrición, dietética y ciencia de los alimentos en la Universidad Estatal de Utah, anima a los padres a involucrar a sus hijos durante toda la temporada, desde sembrar y regar hasta la cosecha.

“Queremos que nuestros hijos sepan cómo crecen los alimentos y cómo conseguimos la comida que tenemos”, dice Savoie-Roskos.

Encontrando espacios para un huerto

Nuestra familia tiene suerte de tener un espacio dedicado al aire libre para las plantas. Pero incluso los padres que no tienen un patio trasero tienen opciones. La base de datos de espacios verdes de Park Rx America, que incluye cientos de ubicaciones en el área de Washington y miles en todo el país, tiene un filtro que permite a los usuarios encontrar parques con jardines comunitarios. También hay muchos jardines comunitarios de ejecución independiente, y los jardines de la escuela son cada vez más populares. A partir de 2013, más del 30 por ciento de las escuelas en los Estados Unidos tenían jardines, un aumento de alrededor del 12 por ciento desde 2006, según un estudio en el Journal of School Health. Los niños(as) incluso pueden llevar un poco de naturaleza a sus patios, a cualquier espacio que tengan en sus casas.

Ya sea en su pequeña parcela o como parte de un espacio más grande, la horticultura puede proporcionar a los niños(as) una variedad de beneficios que pocas actividades pueden darnos.

O como dice Louv: “Un jardín puede ser una entrada a un universo más grande”.

 

FuenteThe Washington Post
COMPARTIR