Las ollas de barro han sido utilizadas por muchos años. Bill Mollison, uno de los fundadores de permacultura, comenta que este sistema de riego es el más eficiente del mundo en su serie de películas “The Global Gardener”. Desde hace varios años, este sistema de riego con ollas de barro se utiliza en camas de cultivo para tener un eficiente sistema de riego superficial.

¿Qué son las Ollas de Barro?

Olla de barro. Por Green Desert

Las ollas de barro se fabrican con arcilla en forma de botella o cónica que se entierra en el suelo. La parte superior o cuello de la olla va por encima de la superficie del suelo. Esta se llena de agua para el riego superficial de las plantas. Esta tecnología de riego es un método antiguo, se cree que se originó en el norte de África. Aunque hay evidencia de su uso en China desde hace más de 4000 años y todavía, hoy en día se utiliza en muchos lugares como India, Irán, Brasil y Burkina Faso, en África.

Las ollas pueden ser el método más eficiente para regar las plantas de manera local en zonas desérticas o semi-desérticas. Los pequeños orificios de las ollas no dejan que el agua salga rápidamente de la olla, pero la va liberando poco a poco. Cuando la olla es enterrada hasta el cuello en el suelo y lleno de agua, el barro crea un efecto en el que el agua es succionada por las raíces de las plantas. Esta fuerza de succión es creada por la tensión en la humedad del suelo y las raíces de las plantas. Las raíces de las plantas crecen alrededor de la olla de barro y jalan o succionan el agua que necesitan sin desperdiciar una sola gota. El uso de las ollas de barro disminuye potencialmente el desperdicio por exceso de agua y evaporación que es común en muchos sistemas de riego, lo que permite que la planta absorba casi al 100% el agua.

¿Cómo utilizar las ollas de barro?

Colocación de olla de barro. Por Bee Tree Pottery Blog
Colocación de olla de barro. Por Bee Tree Pottery Blog

Para usar las ollas de barro en un jardín, se deben enterrar en el suelo hasta dejar unos 5-10cm del cuello de la olla (idealmente el cuello de la botella es de vidrio para evitar la evaporación de la olla o cubrir la parte superior). La olla debe de llenarse de agua y tapar la parte superior, así evitamos la reproducción de mosquitos, que entre suelo o evaporación.

Dependiendo de factores como las necesidades hídricas de la planta, tipo de suelo y época del año, las ollas de barro pueden llenarse semanal o diariamente. El agua suele durar entre 24 y 72 horas antes de fluir completamente de la olla. Idealmente, las ollas deben de llenarse cuando estas están por debajo del 50%  con el fin de evitar la acumulación de residuos de sal a lo largo de las superficies de la olla que pueden prevenir problemas de infiltración.

Ventajas y desventajas

Olla de barro en el huerto urbano de Vía Orgánica
Ollas de barro en el huerto urbano de Vía Orgánica

Se realizó una evaluación para saber el contexto del movimiento del agua para la autosuficiencia, las ventajas encontradas fueron asombrosas. Aquí se menciona información sobre el estudio de AE Daka:

  1. Las ollas de barro usualmente son hechas por mujeres de comunidades rurales y/o hombres que crean empleo y oportunidades para las pequeñas industrias locales en zonas rurales. Esto ayuda a generar ingresos rurales para la seguridad alimentaria de las personas.
  2. Los precios son accesibles a nivel local en áreas rurales.
  3. Las ollas de barro ayuda a los agricultores a cultivar semilleros en la zona en vez de transportarlos de otros lugares. Las ollas son colocadas directamente en los semilleros antes de ser sembrado para poder colocar las semillas cerca de la olla para la germinación.  Siendo más estable la humedad del  suelo y germinación.
  4. Este sistema de riego es excelente para producción de hortalizas, huertos perenes y plantaciones de árboles. Se ha observado que las raíces de las plantas perennes que son leñosas pueden romper las ollas de barro pero es muy eficiente para establecer el cultivo.
  5. Se puede tener un ahorro de entre el 50-70% de agua, especialmente para producción de hortalizas. La pérdida de agua debido a la infiltración profunda que va más allá de la zona de la raíz se reduce y casi elimina.
  6. La humedad en el suelo está  siempre disponible casi a capacidad de campo, evitando un estrés hídrico.
  7. Este sistema reduce las posibilidades de exceso de riego.
  8. Se utiliza menor cantidad de agua y el riego es menos frecuente, reduciendo el tiempo para hacer el riego.
  9. No crecen tantas malezas ya que el riego es localizado y evitamos que crezcan.
  10. Se puede reciclar el agua de la cocina para rellenar las ollas de barro. Esto ahorra agua y reduce la demanda de agua.
  11. También hay un reducción en el uso de fertilizantes, ya que al aplicarlos en las ollas, se reducen el área de aplicación y la planta lo absorbe de la olla.
  12. No se crea la capa dura superficial del suelo, ya que no hay efecto del golpeteo del agua, el suelo queda bien aireado.
  13. Las ollas de barro pueden utilizarse en terrenos irregulares.

Por otro lado, las ollas de barro también tienen sus desventajas.

Si las ollas se dejan en el suelo durante el invierno donde las temperaturas son constantemente bajo cero, pueden romperse. Para lugares de clima templado, donde se puede cultivar todo el año, no hay problema de dejar las ollas. El uso constante de las ollas puede reducir su porosidad, esto depende del tipo de suelo. Se estima que las ollas tienen un periodo de uso de aproximadamente 5 años. A pesar de las eficiencias, su uso a través de la historia y fácil fabricación,  las ollas de barro son difíciles de encontrar en muchos lugares a nivel local. Además, existe información contradictoria e incompleta sobre el mejor tipo de forma, tamaño y materiales para las ollas.

Características y Uso de las Ollas de Barro

Albahaca en el huerto de Vía Orgánica. Riego con ollas de barro.
Albahaca en el huerto de Vía Orgánica. Riego con ollas de barro.

Muchas personas coinciden en que el tamaño óptimo y forma de la olla dependen de la planta que se vaya a regar. No hay investigaciones disponibles sobre el uso de las ollas con asociación de cultivos, ya que se debe conocer la porosidad y tamaño de la olla, al igual que las necesidades de la planta, tamaño y distribución de la raíz. Las ollas pequeñas son buenas para usarlas en macetas y cajas o huacales. Mientras que las grandes para jardines, huertos y camas de cultivo. Podemos deducir que las ollas que tienen un fondo plano con un cuello angosto son ollas para reducir la evaporación y contaminación. Estas ollas deben de ser más eficiente debido a que tienen mayor superficie y difusión del agua, por tanto, se necesitan menos ollas para regar un espacio. Se conocen ollas de 5-12 litros para regar cultivos de uva, jitomate, calabazas, entre otras. Se necesita mayor investigación del uso y eficiencia de las ollas a nivel mundial.

Por otro lado, no existe suficiente investigación sobre la distancia óptima entre las plantas y ollas de barro. La separación dependerá de la forma y tamaño de las ollas por lo que es un análisis amplio.  Existen investigaciones disponibles y explican la eficiencia y potencial del espaciamiento de las ollas con base en la estimación aproximada del radio de la olla.

Alcance del riego con Ollas de Barro. Por Permaculture News
Alcance del riego con Ollas de Barro. Por Permaculture News

En otro estudio, “Ollas de barro con una capacidad de 5 litros cada una y hechas por las mujeres rurales se instalaron en 0.5 m intervalos en las parcelas de estudio por enterrarlos hasta el cuello en los semilleros preparados” (AE Daka – 2001)

Fabricación de las Ollas de Barro

Fabricación de ollas de barro.
Fabricación de ollas de barro.

La fabricación de ollas depende principalmente de la disponibilidad de los materiales locales y tecnología. A continuación se describe la fabricación artesanal de las ollas en diversos lugares.

María, de Nuevo México, Estados Unidos, creó sus ollas de barro negras usando la base de un plato viejo (puki). Comenzó haciendo la primera pieza en forma de una tortilla en el puki, después María  utilizó arcilla para hacer un rollo largo de arcilla del mismo grosor.  Después, con las manos se unen las dos partes de arcilla para formar la base de la olla. Se agregan capas sucesivas de arcillas circulares hasta que se esté de buen grosor.

Las ollas están hechas de una mezcla de arcilla y arena, en proporción 4:1 y con una porosidad que va desde 10-15%. Las ollas son realizadas por mujeres de zonas rurales. Cuando las ollas están listas, se cocinan a fuego medio para que conserven su porosidad. Esto se hace con el fin de eliminar el hinchamiento y encogimiento de la arcilla, lo que podría causar la ruptura o agrietamiento de macetas. Se necesita mucha experiencia para saber qué tipo de arcilla es necesaria para que no se quiebre o agriete durante el proceso de calentamiento  y cuando se coloca en el suelo.

Riego con Olla de Barro. Por News Center
Riego con Olla de Barro. Por News Center

Las ollas se pueden realizar a mano o con un alfarero. Si no se tiene la arcilla adecuada, podemos aumentar la porosidad agregando en la mezcla otros tipos de arcilla, arena o aserrín. Utilizar hasta una porción de 1:4 para mejorar la porosidad. La cocción de las ollas en un horno cerrado debe alcanzar temperaturas superiores a 450°C, mientras que en un horno abierto en temperaturas entre 200 y 300 °C. La apertura de la olla determinará la evaporación, es importante considerar esto al fabricarlas.

Las macetas que utiliza María son de baja calidad con bajas temperaturas de cocción, son propensas a romperse o dejan salir muy rápido el agua. La arcilla roja tiene impurezas y una mezcla con paja o rastrojo mezclado (probablemente menos del 20%) y cocinado aproximadamente a 400°C que en los hoyos en los que se cocinan al aire libre.

Fuente:

Clay pots for garden irrigation

COMPARTIR