Desde finales de la década de los 90, Colin Seis, un agricultor australiano, se ha dedicado a sembrar cereales en pastizales durante la época de lactancia de sus ovejas. Para sembrar el cereal, utiliza un taladro o perforadora, así evita el arado tradicional para sembrar. Esta técnica la llamó “Cultivo en pasto”. Así que obtiene dos cultivos en un mismo terreno, cosecha de cereales para alimento o forraje y carne o lana de borrego del pasto. Por lo que este sistema tiene un gran potencial para alimentar al mundo de manera sustentable.

Así inició todo…

Colin Seis, dueno del rancho Winona Australia, utiliza en cultivo en pasto para cultivar cereales y alimentar borregos. Imagen Por rancho Winona.
Colin Seis, dueño del rancho Winona Australia, utiliza en cultivo en pasto para cultivar cereales y alimentar borregos. Imagen Por rancho Winona.

La idea de cultivo en pasto, llegó de una manera peculiar a Colin. En 1993, Colin y su amigo Daryl Cluff, bebían cerveza y se preguntaron porqué los cultivos y pastizales se cultivaban por separado. Su respuesta: la tradición. Ya que se les había enseñado que los pastizales y cultivos se operan con procesos ecológicos diferentes e incompatibles. Ambos sistemas son necesarios y pueden alternarse a lo largo del tiempo, pero nunca se integraron. ¿Es cierto? ¿Incorrecto? Decidieron continuar bebiendo y discutiendo el tema.

Colin se planteó la pregunta porque observaba las hierbas nativas de su granja y comenzó a preguntarse si la naturaleza no tenía la intención de que las plantas anuales y perenes coexistieran. Evidentemente, la naturaleza quería maleza en su pasto, así que ¿por qué no un tipo diferente de plantas anuales en el pasto, como la avena? Sabía porqué a los cereales les gustaba correr carreras de 100 metros mientras que a los pastizales y algunas hierbas les gusta más correr un maratón. Estas son dos especies diferentes, dos tipos diferentes de atletas. ¿Es cierto? ¿Incorrecto? Continuaron con la discusión.

¿Y si esto sólo es una carrera? ¿Qué sucedería si los pastizales fueran una especie de cultivo de cobertura para las plantas anuales, manteniendo bajo control a las malezas pero permitiendo que las “corredores” de media distancia, como la avena, cebada o canola, crecieran mientras que los “corredores” de larga distancia esperaban su turno en la pista? Más a fondo, ¿qué pasaría si se realiza la siembra directa de cereales con perforadora sobre el pasto en su periodo de reposo? ¿Sería afectado?

Cuanto más tiempo pasaba y discutían del tema, más les intrigaba la idea. ¿Por qué no se pueden cultivar cereales en pastizales perenes? Como agricultores, ¿no podrían imaginar una manera de hacer que todas las plantas se llevaran armoniosamente? Si la naturaleza podía hacerlo, ¿por qué no? Fue entonces cuando la luz se encendió, dijo Colin.

“Tuvimos que estar borracho para pensar en algo parecido a un cultivo en pastizales”, me dijo Colin. “Pero una vez que estuvimos sobrios al día siguiente, decidimos darle una oportunidad a la idea”. Así es como comenzaron los cultivos en pastizales.

Beneficios del Cultivo en Pasto

Cultivo en Pasto. Los pastos nativos o silvestres se adaptan mejor a la zona y ayudan al crecimiento de los cereales. Por. Holy Goat Cheese
Cultivo en Pasto. Los pastos nativos o silvestres se adaptan mejor a la zona y ayudan al crecimiento de los cereales. Por. Holy Goat Cheese

Hoy en día, más de 2.000 granjas practican cultivos en pastizales en Australia, y muchos más alrededor del mundo. La idea continúa extendiéndose por muchos países. Aquí hay algunas razones de por qué es tan exitosa esta manera de cultivar:

  • Altos rendimientos de cultivos
  • Pastoreo sustentable y producción de animales en tierras de cultivo
  • Más forraje para el ganado
  • Altos niveles de captura de carbono en el suelo
  • Mayor retención de agua en el suelo.
  • Mejora en los ciclos de nutrientes del suelo.
  • Mayor biodiversidad y resiliencia, incluso en sequías.
  • Reducción de costos
  • Mejora económica por tener múltiples funciones en un terreno. Manejo vertical de la empresa.

El manejo de los pastizales es muy sencillo: si cultivas una planta anual (como un cereal) habrá mayor interacción ecológica en las raíces de los pastizales. Así se evita matar pastos antes de sembrar los cultivos, manteniendo los cultivos de cobertura para una mejor salud del suelo y protegerlo contra la erosión del viento y la lluvia.

Por otro lado, los agricultores obtienen dos productos, cereales y producción animal, en un solo terreno. Y pueden ser tres productos, ya que las semillas de algunas malezas pueden servir como un alimento potencial para los animales. Esta última opción, Colin la imitó de los aborígenes que han vivido en el área por cientos de años.

Para Colin, el valor social, ecológico y emocional de la agricultura regenerativa es lo que más importa. Para contar bien la historia, se necesita observar y analizar el pasado.

Una nueva granja

Cultivo en pasto. Por Farming Secrets
Cultivo en pasto. Por Farming Secrets

Cada vez que Colin da una conferencia, plática o taller, comienza con la historia de los errores de la agricultura australiana. Esta es su forma de poner en contexto el cultivo de pastizales y también de explicar porqué lo llama agricultura regenerativa. Ya que mucho de lo que ha sucedido en Australia, tanto en los cultivos y pastizales, no fue regenerativo.

La destrucción de las praderas de Australia comenzó hace 150 años, dice Colin, con un manejo inadecuado del pastoreo y, posteriormente, arando, para cultivar trigo para la población de la nación. El pastoreo excesivo, la siembra y la introducción de animales exóticos en la época colonial, incluyendo zorros, conejos, sapos y una variedad de especies de plantas agresivas, se combinaron para devastar el área. Los suelos fueron degradados, dejándolos con pocos nutrientes y la fauna autóctona en gran medida indefensa. La capa superficial del suelo comenzó a erosionarse, junto con el carbono y otros nutrientes, causando una disminución general en la salud del suelo y la productividad de los cultivos. Todo se aceleró con la introducción del tractor mecanizado en la década de 1920, y no de una buena manera. A esto siguió la aplicación generalizada de herbicidas, pesticidas y fertilizantes químicos en un intento desesperado por salvar lo que quedaba de la fertilidad del suelo.

Colin conoce esta historia de primera mano, lo vio ocurrir en su granja familiar de 800 hectáreas llamada Winona, ubicada a casi 300km al noroeste de Sydney.

El abuelo de Colin resistió los cambios industriales que estaban siendo impulsados por los agricultores australianos y las agencias gubernamentales. Lo estaba haciendo bien, dijo Colin. Su hijo, Harry, sin embargo, decidió probar algo llamado “nuevo estiércol”, que resultó ser una de las primeras versiones del superfosfato, en un intento de impulsar rendimientos. Su padre objetó, preguntando, “¿Qué tiene de malo el “viejo estiércol”?” El problema se intensificó lentamente después de que el padre de Colin compró un tractor. No lo sabía, pero el arado estaba desgastando el suelo, reduciendo especialmente el carbono. Así surgió un ciclo vicioso: menos fertilidad en el suelo significó más insumos químicos fueron necesarios para compensar la pérdida, así el ciclo siguió y siguió. Entonces la granja comenzó a fallar. Los costos seguían aumentando, la fertilidad seguía disminuyendo, la salinidad aumentaba, los árboles empezaban a morir.

La granja terminó siendo disfuncional y poco rentable. El suelo de granito en Winona se había compactado y acidificado. Los niveles de carbono orgánico habían caído por debajo del 1.5%. La capa superficial del suelo se había reducido a menos de 10cm de profundidad y el subsuelo se había vuelto salino.

En 1979, un incendio forestal quemó casi todo en la granja de Winona. Tres mil ovejas murieron, todos los edificios fueron destruidos, 32km de cercas quemadas, los árboles y pastizales murieron, y Colin terminó en el hospital con quemaduras.

“Lo peor de todo, no había dinero para recuperar las cosas, lo que significa que habíamos tocado fondo”, explicó Colin.

Rancho Winona utilizando cultivo en pasto, en las cuatro estaciones del año. Por Winona Farm
Rancho Winona utilizando cultivo en pasto, en las cuatro estaciones del año. Por Winona Farm

Cuando Colin se recuperó de sus quemaduras, decidió analizar la forma en que había estado practicando la agricultura. No era una crítica a su padre, que había seguido las reglas de la agricultura por el momento, sino más bien una comprensión de que las reglas mismas necesitaban cambiar. El fuego de repente creó la oportunidad de hacer precisamente eso. De las cenizas, Colin juró, surgiría una nueva granja.

El primer paso fue reconstruir físicamente la granja, que tomó dos años y mucha ayuda de los vecinos. El segundo paso era eliminar el uso de fertilizantes, herbicidas y pesticidas, porque no podían pagarlos. Los pastizales murieron. “Ellos eran adictos al fósforo”, dijo Colin. El tercer paso fue investigar los pastos nativos. ¿Podrían regresar? ¿Serían una buena alternativa? Su padre había luchado contra las malezas toda su vida, dijo Colin, y seguían regresando a pesar de sus esfuerzos por eliminarlos. Así Colin se planteó la siguiente pregunta: si los pastos nativos desean volver, ¿por qué no dejarlos? Al parecer, quieren estar en la granja.

El siguiente paso fue estudiar y analizar las ideas de Allan Savory, quien desarrollo una forma de imitar el pastoreo de los animales silvestres. Colin se resistió al principio pero no tenía otra opción. Rápidamente se dio cuenta de que este sistema sí funcionaba, sobre todo cuando llevaba sus ovejas a los pastizales. Este nuevo enfoque creó un largo período de transición con baja productividad, lo que reforzó la creencia de sus vecinos de que los pastizales nativos no eran tan productivos como los comercializados. Pero Colin siguió con su plan.

“Soy terco como mi papá y mi abuelo”, dijo Colin. “No estaba seguro si eso era algo bueno o no por un tiempo, pero al final funcionó.”

Cultivo en Pasto con avena en el Rancho Winona, Australia. Por The Conciuos Farmer
Cultivo en Pasto con avena en el Rancho Winona, Australia. Por The Conciuos Farmer

En 1990, la situación iba mejorando bastante, Colin podía ver los resultados en las condiciones del suelo y financieramente. Pero él sabía que no era suficiente para reparar los daños de la granja en Winona a lo largo de los años. Necesitaba una idea nueva. Ahí es como inició la plática con su amigo Daryl Cluff.

“Antes de que se desarrollara la agricultura industrial, las praderas y granjas del mundo contenían cientos de especies vegetales de todo tipo”, dijo Colin. “Al principio este sistema funcionaba con muy pocos problemas como enfermedades, ataque de insectos y malezas porque era un ecosistema equilibrado. El cultivo en pasto  ayuda a devolver el equilibrio. También ayuda a restaurar la salud del suelo con niveles altos de carbono y buena capacidad de retención de agua”.

Hoy en día, gracias al manejo holístico de cultivo en pasto y otras prácticas regenerativas, Colin puede catalogar la recuperación de la granja con gran detalle:

  • Conservación  de más de 50 especies de pastizales y hierbas nativas.
  • Ahorros anuales por disminución de insumos.
  • Aumenta los beneficios para una mayor cantidad de ovejas en el terreno, la calidad y cantidad de la lana.
  • Los rendimientos de cultivos en pasto pueden ser comparados con los rendimientos de cultivos convencionales  con 20 años de rendimiento de avena, con un promedio de 2.5 toneladas por hectárea.
  • No hay problema con plagas ni enfermedades en los cultivos o pastizales.
  • Aumenta el número de aves y animales nativos y la diversidad de especies.
  • Mejora la salud del suelo,  su estructura y capacidad de retención de agua
  • Mayor vida microbiana en el suelo, incremento de hongos y bacterias.
  • Aumento de un 150% de todos los nutrientes del suelo
  • Aumento del 203% del carbono orgánico en el suelo

Hoy en día, Colin y su hijo Nicholas tienen alrededor de cuatro mil ovejas en su granja en Winona y cultivan alrededor de 200 hectáreas de cultivo en pastos con centeno, avena y trigo.

 Cómo funciona

Avena creciendo en Cultivo en pasto. Por The Conscious Farmer
Avena creciendo en Cultivo en pasto. Por The Conscious Farmer

La clave para que funcione el cultivo en pasto es la relación entre las plantas de temporada fría (C3) y las de temporada cálida (C4). La diferencia es el número de moléculas de carbono y como afectan el proceso de formación de glucosa en la planta.  Las plantas C3, como el trigo, el arroz, la avena y la cebada, tienen un crecimiento acelerado al inicio de la producción y luego se vuelven menos activas o se adormecen a medida que sube la temperatura e intensidad de luz. Por otro lado, las plantas C4, como el maíz, el sorgo, la caña de azúcar y el mijo, no tienen tanta actividad hasta que las temperaturas se elevan lo suficiente para comenzar a crecer.

El cultivo en pasto utiliza esta interacción entre las plantas C3 y C4. Cuando una planta C4 permanece inactiva (durante el invierno), se siembran directamente las semillas de plantas C3 sobre el pasto C4. Con el inicio de la primavera, las plantas C3 comienzan a crecer. Si se maneja adecuadamente, y con una buena cantidad de lluvia, el cultivo C3 puede ser cosechado antes de que las plantas C4 comiencen su ciclo de crecimiento. La eliminación del cultivo C3 estimulará el crecimiento de las plantas C4 (debido a la reducción de la competencia). La mezcla de plantas de raíces profundas y no tan profundas también fomenta la obtención de agua a distintas profundidades en el suelo, lo que puede reducir la competencia y aumentar la productividad general.

Inicio de la técnica de cultivo en pasto. Por The Concious Farmer
Inicio de la técnica de cultivo en pasto. Por The Concious Farmer

Para comprender el proceso es fundamental comprender lo que está sucediendo en el suelo. Los cultivos de cereales C3 proporcionan azúcares a los microbios del suelo, tales como hongos, nematodos y protozoarios. Durante el tiempo en que las plantas C4 están inactivas, la fertilidad en el suelo mejora más rápido que sólo utilizando una pastura C4. Esto también acelera el ciclo de nutrientes, promueve un ciclo del agua, aumenta el contenido de nitrógeno  y añade materia orgánica al suelo, que puede generar humus. Además, el taladro  para la siembra se le da un poco de aireación al suelo, permitiendo que el oxígeno y el agua se infiltren.

Otra clave es utilizar animales de pastoreo para preparar el campo para las plantas C4 antes de perforar y sembrar. Los animales  pisotean la pastura permanente, lo que le da a las plantas C4 un “dolor de cabeza”, según Colin. Esto hace que las plantas C4 o pastizales vayan subiendo lentamente y así le dá oportunidad a las plantas C3 de crecer.

Al pastorear el pasto con muchas ovejas de una manera controlada por el tiempo, Colin puede mantener las plantas C4 o pastizales bajo control para que no crezcan demasiado pronto. Así evitar que sombrear las plantas C3. Los animales también pueden controlar las malas hierbas, generar estiércol para fertilizar, suministrar nutrientes orgánicos para los cultivos, y eliminar los residuos de la planta seca de los pastos.

Colin dice que el uso de ovejas es controversial en algunos sectores debido a una preocupación sobre la compactación del suelo. Esto es sólo un problema donde hay bajos niveles de cobertura vegetal  y basura, o cuando el suelo está muy húmedo. “Donde hay buenos pastizales perennes y cubierta de tierra”, dice Seis, “los pastizales cultivados muestran muy poca compactación ni problemas en la estructura del suelo”.

La siembra es un punto clave. Antes de cortar el pasto, debemos hacer una evaluación de su potencial. Estos son algunos consejos de Colin: pasar el pastizal de 7.5 a 10cm, utilizar la mayor cantidad de residuos orgánicos. Utilizar herbicida solamente si es absolutamente necesario para controlar las malezas. El equipo de siembra directa es más eficiente para obtener la profundidad correcta y el espacio entra hileras. Saber qué tipo de cultivos son los adecuados para el tipo de suelo. Realizar una prueba de suelo si es posible. Sembrar los cultivos hasta dos semanas antes de lo normal (los cultivos en pasto tardan más en desarrollarse. Evitar los fertilizantes tanto como sea posible, no deberían de ser necesarios. En el caso de Colin, comenzó utilizando las cantidades recomendadas y redujo su uso hasta un 70% con el paso de los años. Hoy en día utiliza poca cantidad de fertilizantes orgánicos.

Una recomendación más: nunca utilice el arado

Avena lista para la cosecha con la técnica de Cultivo en Pasto en el Rancho Winona, Australia. Después de la cosecha, se introducirán ovejas para que puedan alimentarse del pasto y restos de la cosecha. Por Winona Farms
Avena lista para la cosecha con la técnica de Cultivo en Pasto en el Rancho Winona, Australia. Después de la cosecha, se introducirán ovejas para que puedan alimentarse del pasto y restos de la cosecha. Por Winona Farms

Cuando se empieza a utilizar está técnica, los rendimientos de los cultivos son generalmente más bajos que con los métodos de agricultura convencional. Colin dice que esto sucede por producir dos o más productos en el mismo terreno, más toda la materia orgánica que se está acumulando en el suelo.

En 2010, la Universidad de Sydney llevó a cabo un proyecto de investigación sobre la granja en Winona y una granja vecina para evaluar los efectos del cultivo en pasto en comparación con el manejo convencional sobre la salud del suelo y la función del ecosistema. Bajo la dirección de Peter Ampt, el proyecto comparó pastizales de tamaño similar en cada granja. Éstos son algunos de los resultados de la investigación: los pastizales de Winona están compuestos de 83% de especies nativas de hierba perenne o permanente, mientras que los pastizales de la granja vecina contiene un 88% de las especies de malezas anuales. Existe una mayor interacción en el ecosistema de la granja de Winona. Los conteos microbianos del suelo mostraron que la granja de Winona tenía cantidades significativamente mayores de hongos y bacterias que en la granja vecina. Por último, los rendimientos de los cultivos fueron los mismos en las dos granjas, y la tasa de ganado ovino de Winona se duplicó.

En la conclusión de este estudio, Ampt y Sarah Doornbos escriben:

Los resultados del estudio muestran que la rotación de ganado y los cultivos en pasto que se practican en la granja de Winona pueden aumentar la cobertura vegetal perenne y los residuos orgánicos comparados con el sistema de pastoreo y cultivos convencionales. El aumento de la cobertura en el suelo y especies perennes, ayudan a tener mejor estabilidad, infiltración de agua y ciclo de nutrientes. Lo que a su vez nos lleva a mejorar las condiciones físicas y químicas del suelo, mayor crecimiento de las plantas, microorganismos y paisaje. También muestra que la rotación de ganado para pastoreo y cultivo en pasto puede mejorar la función de sistema, dando mayor estabilidad, infiltración del agua y ciclo de nutrientes. También muestra que el pastoreo rotacional y el cultivo de pastizales pueden mejorar la función del paisaje mientras se mantienen tasas de carga similares o mayores durante el año en comparación con el sistema convencional.

El estudio corroboró la intuición de Colin sobre lo que estaba sucediendo en la granja de Winona. ¡También demostró que no había estado tan borracho después de todo!

Y más buenas noticias…

Cosecha de avena utilizando cultivo en pasto. Con esta técnica evitamos utilizar químicos y fertilizantes, así beneficiamos el suelo. Por Winona Farms.
Cosecha de avena utilizando cultivo en pasto. Con esta técnica evitamos utilizar químicos y fertilizantes, así beneficiamos el suelo. Por Winona Farms.

Existen otras buenas razones para darle una oportunidad a los pastizales.

Los pastizales se pueden utilizar como una estrategia de restauración del suelo. Precisamente, Colin lo utilizó en la granja en Winona para convertir un terreno degradado, lleno de maleza, quemado e ineficiente para cultivos en un terreno ecológicamente sano y económicamente rentable. La técnica que utilizó fue rotando la cosecha de pastizales en la granja, generalmente cosechando un cuarto de la granja a la vez. Colin está convencido de que la misma estrategia puede ser utilizada en cualquier lugar similar con interacción de plantas C3 y C4. “Esta es una gran manera de reconstruir las praderas y puede hacerse en cualquier lugar donde haya suficiente lluvia para cultivar”, comenta Colin. En zonas áridas, se debe perforar con más cuidado y esperar que los rendimientos sean más bajos, especialmente en los primeros años. “También se puede hacer con caballos o motores eléctricos, supongo”, dice Colin.

No es bueno quemar el campo para hacer este trabajo, no hay que quemar nada. Es mejor utilizar el ganado para eliminar la maleza o plantas que no necesitamos.

Según la investigación realizada por Christine Jones, el carbono del suelo ha aumentado un 203% en  10 años en la granja de Winona en comparación con la granja vecina estudiada por Ampt. La granja vecina es propiedad del hermano de Colin que es un agricultor convencional. En el estudio se calcula que 171 toneladas de CO2 por hectárea han sido secuestrados a una profundidad de medio metro en la granja de Colin. Esto ha contribuido a un aumento dramático en la capacidad de retención de agua del suelo, que según Jones ha aumentado un 200% en 10 años y ahora puede almacenar más de 360.000 litros por hectárea con cada evento de lluvia.

Sucede lo mismo con otros minerales. En Winona se han observado los siguientes aumentos:

  • 227% más calcio
  • 138% más magnesio
  • 146% más potasio
  • 157% más azufre
  • 186% más zinc
  • 151% más fósforo
  • 122% más hierro
  • 202% más cobre
  • 156% más boro
  • 179% más cobalto

Otro beneficio es lo que algunos agricultores llaman apilamiento vertical. Esto significa que todas las secciones de la empresa se benefician y trabajan en conjunto. El cultivo en pasto es un ejemplo excelente.  También se reduce el costo de los cultivos a comparación de los métodos convencionales. El beneficio adicional es que se pueden utilizar los pastizales por 6 meses para pastoreo, comparado con la pérdida en la preparación del terreno para cultivo y manejo de malezas. Además, fomentamos el crecimiento de plantas perennes y una mayor diversidad de pastos después del cultivo. Esto significa que no hay necesidad de volver a sembrar los pastos, por lo que hay un gran ahorro de dinero.

 “La mejor manera de mejorar tus finanzas es mejorar el suelo”, comenta Colin.

No hay razones para que los cultivos en pasto no se puedan hacer de manera orgánica, así se le puede dar un valor agregado a los cultivos y productos de origen animal. La granja de Winona no cuenta con un certificado orgánico, pero es muy fácil utilizar el cultivo en pasto de manera orgánica.

Por todas estas razones, los cultivos en pasto se han extendido a más de 2500 granjas en Australia y otros países alrededor del mundo, incluyendo Estados Unidos, Noruega y Sudáfrica, según Colin. El principal obstáculo es que las especies de necesitan una estación de inactividad o latencia para que esta técnica funcione correctamente.  Este es un obstáculo principalmente en zonas tropicales y subtropicales. Otro obstáculo es la falta de pastos perennes por el pastoreo excesivo, la sequía o su combinación. Esto se puede solucionar si se siembran especies de pastos y se fomenta su crecimiento a través de los cultivos en pasto. Así los pastos tendrán más vigor y mayor producción de semillas una vez que se establecen.

El último obstáculo y uno de los más importantes somos nosotros mismos. Las prácticas antiguas y creencias, como el arado, son usualmente el principal impedimento para adoptar nuevas técnicas e ideas innovadoras. A veces, adoptar nuevas ideas y técnicas es necesario pero no fácil, afirma Colin.

 Fuente:

Pasture Cropping: A Regenerative Solution from Down Under

COMPARTIR